Colapsó el playón municipal de autos retenidos por infracciones

Personal municipal y de la Provincia controló el exceso de consumo de alcohol en los conductores y como resultado fueron incautados alrededor de 60 vehículos cuyos conductores no pasaron el test.

La gran cantidad de automóviles secuestrados el fin de semana por los controles de alcoholemia hizo colapsar el depósito de la Dirección de Tránsito marplatense, por lo que numerosos vehículos debieron ser estacionados en calles adyacentes al predio municipal.

El momento de saturación fue a la mañana aunque con el correr de las horas la situación se fue aliviando al decrecer el número de vehículos retenidos cuando sus propietarios pagaron las multas y los retiraron.

Solamente entre el domingo y ayer la Municipalidad y la Provincia, en operativos conjuntos, secuestraron unos 60 vehículos cuyos conductores no pasaron el test de alcoholemia. Así, el playón destinado a estacionar vehículos infractores se desbordó y hubo que ubicarlos en las calles 25 de Mayo, España y Jujuy.

Los controles de alcoholemia fueron anunciados convenientemente y se intensificaron el primer fin de semana de enero, no obstante lo cual el número de infractores detectados fue importante. A lo largo del día la Municipalidad puso énfasis en que los conductores realizaran el trámite judicial para retirar los vehículos, porque "la situación es caótica".

"Los vehículos deberán ser retirados por una persona autorizada, previo paso del infractor por el Juzgado de Faltas", explicó el director de Tránsito Juan José Arteaga. No obstante, Arteaga sostuvo que se observa en las calles "una mayor conciencia" de parte de los automovilistas a la hora de no conducir si se ingirió alcohol.

“Continuamos trabajando en el control de los excesos y siempre sobre la madrugada -explicó el funcionario municipal-. Si bien es muy prematuro hablar de estadística se percibe cada vez más la conciencia de los automovilistas de evitar conducir si han tenido algún tipo de ingesta de alcohol. Si tenemos en cuenta que hoy (por la madrugada de ayer) hemos secuestrado 31 vehículos, significa que un alto porcentaje de los inspeccionados estaba en condiciones. Ayer (por la jornada anterior) en un mismo período de tiempo, sólo 12 conductores inspeccionados dieron positivo al test de alcohol en sangre”.

Operativos conjuntos

Los controles los realizan en forma conjunta personal municipal de tránsito, de la Policía Bonaerense y la Subsecretaría de Atención a las Adicciones, dependiente de la cartera sanitaria provincial.

También colaboró en forma personal en los operativos Ana Serrano, directora de programación a cargo del Registro Provincial para la Comercialización de Bebidas Alcohólicas (ReBA).

Según la ley vigente, no puede conducir un vehículo particular una persona que tenga más de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre. Tampoco pueden circular los motociclistas que tengan más de 0,2, mientras los conductores de transporte público y de carga deben exhibir un nivel cero de alcohol en sangre para transitar.

Si se detecta que el conductor superó esos límites los vehículos son acarreados y trasladados a un playón municipal, que en el caso de Mar del Plata colapsó por el alto número de infractores. El gobierno bonaerense subrayó que "conducir bajo los efectos del alcohol u otras sustancias tóxicas disminuye la capacidad de reflejos, atención y coordinación".

Los controles de alcoholemia y otros operativos de contralor vial buscan prevenir accidentes de tránsito en rutas bonaerenses, teniendo en cuenta que, según la organización Luchemos por la Vida, 3.195 personas murieron en 2008 por esta causa en la provincia de Buenos Aires.

Paralelamente, el gobierno bonaerense envió a la costa atlántica especialistas en adicciones para la atención integral gratuita de personas que ingresen con cuadros de intoxicación por drogas y alcohol, especialmente menores de edad y jóvenes.

Comentá la nota