Cola de 100 metros para cargar la tarjeta

Tras una espera de aproximadamente una hora, durante toda la jornada de ayer los usuarios del transporte, podían acceder a cargar su tarjeta magnética y poder movilizarse
Los mayores contratiempos, por supuesto lo sufrieron los turistas que desconocen el sistema o no tienen la información adecuada sobre la dirección de las bocas de carga. El problema también se vivió sobre las unidades, dado que la gente que ascendía no tenía tarjeta o no tenía dónde cargarla.

La atención fue ininterrumpida en el polirrubro durante toda la jornada. Una de las empleadas que no daba abasto a recargar las tarjetas. Los usuarios formaron una cola de hasta 100 metros, que se iniciaba en Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos al 1675, prolongándose por esa misma vereda hasta la altura del 1700, es decir entre Peatonal San Martín y Rivadavia.

La espera se hacía interminable, muchos turistas no daban crédito a lo que observaban, y el tiempo que se perdía oscilaba en una hora, ya que era el único lugar de carga, prácticamente en toda la ciudad, siendo el radio céntrico el más afectado.

Una estimación grosera, consideró (sólo ayer) que más de 10.000 personas, resultaron afectadas por una política de transporte, que ha sido abandonada por las autoridades municipales, a tal punto que los concesionarios debieron judicializar varios temas, y han pedido en las últimas la rediscusión del contrato, algo natural cuando los mismos de prolongan por varios años.

El intendente Gustavo Pulti, guarda una especial predisposición a confrontar cómo único método, llegando incluso a mencionarse firmemente en que Verónica Heuorquebié, titular de la Comisión de Transporte de la oposición hasta el 10 de diciembre, sería designada a cargo del área respectiva en el Departamento Ejecutivo, lo cual era observado con evidente desagrado por concejales de la UCR, que sospechaban de una medida para envolverlos en un conflicto en ciernes, prácticamente todos los meses.

Para Pulti el transporte urbano de pasajeros, es como el campo para Kirchner. Nada bueno se puede esperar, ya que las decisiones apuntan sólo a complicar al sistema, precisamente por la falta de política en la materia. Todos saben que cuando las cuerdas sólo se estiran, se terminan cortando.

Comentá la nota