Coinciden Moyano y Yasky por el BCRA

Los jefes de la CGT, Hugo Moyano, y de la CTA, Hugo Yasky, coincidieron en las últimas semanas en criticar la política "neoliberal" que se aplicaba, según ellos, en el Banco Central bajo la presidencia de Martín Redrado. Sin embargo, dentro de ambas centrales obreras hubo diferencias internas sobre el tema.
En forma tajante, Yasky enfatizó ayer que había que "terminar definitivamente, a través de un nuevo ordenamiento legal, con la mentira de la autonomía del Banco Central, que nunca fue autónomo de los intereses de los grupos económicos".

Sus afirmaciones muestran una sintonía con las declaraciones de Moyano, quien el mes pasado había destacado la creación del Fondo del Bicentenario y sumado su apoyo al reemplazo de Redrado.

Para Yasky, la designación de Mercedes Marcó del Pont como presidenta del Banco Central "rompe con la tradición de estas últimas décadas de poner al frente de ese organismo a tecnócratas salidos de las incubadoras del neoliberalismo".

Menos enfático que el camionero, apoyó al Gobierno: "Ahora, si hay decisión de profundizar el avance, se está frente a la oportunidad de iniciar en el terreno económico y financiero, el desmantelamiento del andamiaje jurídico-legal implantado durante la dictadura militar".

Moyano, en el único pronunciamiento que emitió la CGT durante la crisis, sentenció a la oposición por no defender "el nivel de las reservas que ellos liquidaron cuando fueron gobierno en beneficio de la usura financiera internacional".

En tanto, el diputado de la CTA, Claudio Lozano, dijo a LA NACION que "no hay darle un cheque en blanco al Gobierno", y calificó de "personal" el comunicado de Yasky y que no fue aprobado por la mesa de la CTA.

"El Gobierno violentó la autonomía del BCRA para pagar con reservas la deuda externa y no ponerlas al servicio del desarrollo", dijo el diputado. Agregó que la designación de Marcó del Pont -elogiada por Yasky- fue "funcional al Poder Ejecutivo", y fustigó al vicepresidente del BCRA, Sergio Chodos, de quien dijo el diputado que fue "denunciado por maniobras ilegales en el Anses, cuando era titular Amado Boudou", el actual ministro de Economía.

Enfrentados con Moyano, los "Gordos" y el "barrionuevismo" no hablaron de Redrado ni se pronunciaron sobre el Fondo del Bicentenario. "Moyano quiere quedar bien con los Kirchner. Pero nadie sabe si el dinero con que quiere la Argentina pagar la deuda externa volverá a través de inversiones o será un pozo negro que se perderá en el camino", graficó un sindicalista.

Comentá la nota