Coimas en el Senado: De la Rúa será sometido a un juicio oral

Coimas en el Senado: De la Rúa será sometido a un juicio oral
Es porque un tribunal confirmó su procesamiento por pago de sobornos.
La Cámara Federal penal porteña confirmó ayer el procesamiento dictado por el juez Daniel Rafecas contra el ex presidente Fernando de la Rúa por el presunto pago de coimas a senadores opositores durante su gobierno para la aprobación de la ley de reforma laboral.

El fallo fue firmado, con argumentos distintos, por los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun. De esta manera, el ex presidente irá a juicio oral junto con los otros ocho acusados que esperan el momento de sentarse en el banquillo de los acusados.

El ex presidente no contestó ayer los llamados de Clarín para conocer su opinión sobre el fallo. Allegados a él dijeron que se encuentra de viaje por Europa y que estaría regresando hoy al país. El ex presidente estuvo de vacaciones en París junto a su familia y la cantante colombiana Shakira, novia de su hijo Antonio.

De la Rúa será juzgado por la presunta comisión del delito de "cohecho activo", esto es por haber pagado supuestamente coimas. En ese mismo rol están procesados su ex secretario de Inteligencia Fernando de Santibañes y su ex ministro de Trabajo Fernando Flamarique. Por "cohecho pasivo", es decir como "cobradores" de esas coimas, están procesados cinco ex senadores justicialistas.

Rafecas había dicho que De la Rúa tuvo el "conocimiento" y el "control" de la maniobra supuestamente ejecutada para ganar la voluntad de los legisladores opositores a cinco meses del inicio de su Gobierno, en mayo de 2000. "Esto fue un acto de gobierno", dijo ayer una fuente para sintetizar el fallo.

En ese punto coincidieron ayer los camaristas. Irurzun valoró especialmente los testimonios prestados entre 2006 y 2007 por el ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez -este episodio detonó seis meses después su renuncia-, el ex senador Antonio Cafiero, el ex jefe de Gabinete Rodolfo Terragno y el periodista Joaquín Morales Solá.

"No desconozco la sensibilidad institucional del caso sometido a nuestra revisión -escribió Farah-, pero esta delicadeza se compone por otro aspecto que refiere a la confianza del pueblo en sus instituciones, en el respeto de las reglas que las definen, en el juego limpio en materia de reparto de cargas y beneficios sociales".

La defensa del ex presidente apuntó a desacreditar la reunión en la Casa Rosada en la que se habría ordenado el pago de las coimas. Rafecas la situó el 30 de marzo en base al relato del arrepentido ex secretario parlamentario Mario Pontaquarto, la ubicación de los teléfonos celulares de los imputados y la marcha de las negociaciones para la aprobación de la reforma que el justicialismo resistía.

Así, mientras Farah ratificó el criterio del juez, Irurzun no dio por probado ese encuentro. Este último camarista también sostuvo que si bien el dinero pudo haber salido de la Secretaría de Inteligencia ello no prueba que haya salido de las arcas del Estado.

Al ex presidente no le cerraban los horarios de activación de esos celulares y, según sus números, jamás podrían haber estado los acusados en los lugares que el juez los situó y haber participado de la reunión en la que De la Rúa habría dicho "eso arreglenlo con Santibañes", por los supuestos pedidos monetarios de los senadores.

Ahora esto será discutido en el juicio, que podría llevarse a cabo a fines de 2010 o principios de 2011. "Es el ámbito que garantiza el más amplio conocimiento y discusión de las versiones exculpatorias", dijo Irurzun al decidirse por confirmar el procesamiento del ex presidente y avalar el paso de la causa a la etapa de juicio oral. De la Rúa está acusado de haber "ordenado o al menos no haber impedido" el pago de las coimas, de las que tenía "pleno conocimiento".

Comentá la nota