*Más coherencia y menos demagogia, sería útil

*Más coherencia y menos demagogia, sería útil
El antipático cargo que figura en algunas facturas del gas que cobra en la región Camuzzi, rechazado rápidamente por políticos y defensores del pueblo, es el que conforma el fondo del que se sacarán los dólares para que las empresas no despidan trabajadores. Muchos no saben esto, otros lo saben pero lo disimulan. Y todos contribuyen a la confusión general.
Lo que más distingue la situación lamentable de la producción energética en el país es la ignorancia casi ofensiva que ostenta la mayoría de los periodistas, políticos, funcionarios y correveidiles varios al respecto. Sea culposa o inocente esta ignorancia, dos posiciones comunes y masivas han revelado hasta qué punto se "guitarrea" con el tema: la fácil oposición a pagar el cargo creado para el gas caro que se importa (o cualquier otro gas caro), y la también fácil adhesión sin cortapisas a la "solución" que "inyectará millones de dólares" del Estado nacional para que "no haya ningún despido" de los "compañeros petroleros".

Ocurre que son cuestiones contrapuestas. Efectivamente, negarse a pagar el cargo tarifario, ocasionará que no se integre el fondo fiduciario del que se sacará la plata para darle a las empresas para que no despidan trabajadores.

Aunque suene antipático, esa es la realidad, ya que el gobierno nacional no inventará el dinero que hace falta, ni lo sacará de otra parte que no sea de ese fondo.

La gente que sabe del tema, lo dice claramente. Por ejemplo, el subsecretario Héctor Mendiberri, funcionario neuquino ex YPF y muy ducho en estas cuestiones, lo dijo con todas las letras este miércoles, y la propia oficina de prensa gubernamental lo difundió.

Dijo Mendiberri que para revertir la (muy mala) situación en el sector gasífero, el gobierno nacional había creado por Decreto 2067/08 (es decir, el año pasado) el Fondo Fiduciario "para atender las importaciones de gas natural y toda aquella necesaria para complementar la inyección de gas natural que sean requeridas para satisfacer las necesidades nacionales de dicho hidrocarburo, con el fin de garantizar el abastecimiento interno y la continuidad del crecimiento del país y sus industrias".

El fondo que se había creado en 2008, recién comenzó a aplicarse como cargo en las facturas de gas después de las elecciones del 28 de junio, por obvias razones explicables desde la demagogia habitual en Argentina.

Dijo Mendiberri que a partir de este fondo "se colectará una cantidad aproximada de entre 300 y 350 millones de dólares para ser destinados específicamente a la cuenca neuquina".

Para acceder a esto, "las empresas deberán presentar los planes correspondientes a la secretaría de Energía de la Nación y a la de Recursos Naturales en la provincia, que controlarán la ejecución", dado que "el fin de este fondo es aumentar la rentabilidad de las empresas, pero en forma indirecta ya que lo van a tener disponible pero comprometido para inversiones para el sector", explicó.

Es decir que los 350 millones de dólares que se promete "inyectar" a las empresas, salen del cargo que –por ejemplo- los concejales y diputados neuquinos, incluidos los del MPN, pretenden que no se cobre para no perjudicar a los usuarios.

En fin, un poco de mayor coherencia y de menor demagogia se agradecería.

Comentá la nota