Código de Publicidad: Defensoría del Pueblo emitió recomendaciones

Mónica Felices, adjunta de la delegación, ya solicitó al Ejecutivo la puesta en marcha de la comisión asesora contemplada en la ordenanza. Pidió también reglamentar uso de cajones para el resguardo de cortinas de enrollar

A quince días de la plena vigencia del Código de Publicidad, la defensora adjunta del Pueblo, Mónica Felices, emitió una serie de recomendaciones ante su implementación. Además de instar al Ejecutivo a que ponga en marcha la comisión asesora de publicidad urbana, que está reglamentada por ordenanza, la funcionaria pidió al Municipio que autorice el uso de cajones de resguardo, fundados en informes técnicos, para cubrir rollos, aires y motores.

El informe redactado por Felices, que también fue girado al Concejo Deliberante, a la Secretaria de Planeamiento y a la Dirección de Inspección General, se sustenta en considerandos que se desprendieron de las denuncias de comerciantes en la Defensoría del Pueblo.

En la mayoría de los casos, “lejos de pedir prórrogas para la adecuación”, según aclaró la funcionaria, los reclamos se basaron en la “desprotección de los frentes” ante el retiro de las marquesinas. “Mucha gente no sabe qué hacer con los rollos, con los motores y los aire acondicionados”, introdujo la defensora, firmante de las recomendaciones.

Así que luego de pedir que se agregue al artículo 11 de la ordenanza municipal “el cumplimiento de lo normado para todos los edificios nuevos a construir”, Felices recomendó que a las construcciones existentes “que impliquen reformas estructurales y de importancia económica, en los casos de rollos y motores, se les permita un cajón de hasta 1 metro por 1 metro con el fin de proteger el sistema de accionamiento, que hace a la seguridad, sin que en su superficie se apliquen elementos publicitarios”.

Para eso, propone la defensora adjunta, los comerciantes deberían contar con el “aval fundado en un informe técnico de un profesional competente”, es decir, de un técnico o de un arquitecto que los habilite a colocar tal o cual reguardo.

El argumento que sustenta la recomendación es que “de la lectura de la ordenanza 20.276” se desprende “la omisión del tratamiento del recubrimiento de las cortinas de enrollar y sus motores, que no debe entenderse como elemento publicitario frontal ya que su función es el resguardo que permita un correcto funcionamiento de todos sus componentes y su estética en los frentes de los distintos edificios”.

Felices también justificó la sugerencia en lo “engorroso y costoso” de hacer reformas en las construcciones, cuando “las dimensiones de los rollos de cortina varían según la altura de la superficie que se debe cubrir, oscilando entre 40 a 80 cm. aproximadamente, por lo el cajón podría contemplar hasta un metro si el informe técnico lo fundamenta”.

Lo relativo a esta recomendación cierra con el pedido de que se “tenga en cuenta una reglamentación que contemple aires acondicionados, parasoles y otros elementos que no han sido incluidos en el presente Código de Publicidad”.

Que se “reglamenten los ploteos, estampados y otras técnicas similares” no contempladas en la ordenanza y que se “extiendan las zonas de exclusión de los llamados elementos publicitarios autoportantes”, entendiendo la igualdad ante la ley de los ciudadanos, son otras de las demandas de Felices.

COMISIÓN ASESORA ¿EN MARCHA?

En el cuarto artículo del informe, Felices solicita el “funcionamiento de la Comisión Asesora de Publicidad Urbana, con la inclusión de un representante del Colegio de Arquitectos”.

“Se verifica que dicha comisión no está en funcionamiento, tal cual lo indica la ordenanza. Y de ninguna manera debe aplicarse parcialmente una normativa vigente”, razonó la defensa adjunta.

Según el texto de la norma, a la mesa asesora deberían sentarse tres representantes del Municipio, un representante técnico del sector privado (Cámara de Empresas Publicitarias), un representante del Sindicato Único de Publicidad y un representante de la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP).

Entre sus funciones, se le asignaron actuar “como órgano consultivo para considerar propuestas no contempladas en el Código y que sea necesario analizar en forma particular”; poder “formular y considerar propuestas de actualización del Código elevándolas a consideración del Honorable Concejo Deliberante”; evaluar “la aplicación gradual, progresiva y consensuada del Código, dentro de los temas y plazos previstos” y determinar “corredores publicitarios clasificados en avenidas y arterias comerciales”.

PRÓRROGA POR 180 DÍAS

A pesar de que el Concejo Deliberante ya ha rechazado cuantiosas notas de diversas entidades que pidieron prorrogar el plazo de adecuación al Código de Publicidad, el concejal Carlos Arroyo no se hizo eco de esto y elevó un proyecto de ordenanza con este mismo objetivo.

En los argumentos de la iniciativa presentada el miércoles para diferir por 180 días la aplicación de la norma, el presidente de la Agrupación Atlántica sostuvo que existe “un gran número de comerciantes” que no cumplieron con la nueva normativa, debido a que “el Código fue puesto en vigencia de manera abrupta y no les dio tiempo a prever los gastos para el retiro de las cartelerías y marquesinas”.

Lo cierto es que la iniciativa de Arroyo tiene grandes chances de terminar en archivo, ya que según ha argumentado no sólo el oficialismo en el Concejo Deliberante sino también los funcionarios de las áreas correspondientes, la prórroga no es una opción por el tiempo ya otorgado para la adecuación.

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE
MÁS NOTÍCIAS SOBRE
X
Click en "Me gusta" para tener la información importante en tu muro