Código Contravencional: Nuevas críticas a la posición del concejal Marcelo Ciccola

"En materia de inseguridad están sucediendo situaciones demasiado graves como para que personas con responsabilidad institucional se dejen tentar por el estúpido instinto de la mediocridad destinado a esbozar consignas impostoras", dijo el ex concejal Facundo Arnaudo.
Por estos días, el Presidente del Concejo Deliberante, al referirse a la situación de inseguridad dijo públicamente: "la realidad social de la ciudad y el país determinan que necesitamos más mano dura y más restricción a los derechos individuales"..." "tampoco hay que ser tan garantista, porque hay veces que la realidad social prima sobre las garantías constitucionales".

Es de esperar que sólo estemos ante un simple accidente verbal donde la escasa imaginación política ha llevado a este joven proveniente del derecho, a repetir premisas agotadas y peligrosas. En lo personal no creo que el edil pertenezca a un núcleo de intolerancia, no es al menos lo que parece transmitir su persona, simplemente pienso que ignora lo que dice y las consecuencias que sus dichos pueden tener. Considerando su investidura es igualmente grave.

El uso de la palabra en un nivel institucional siempre persigue definir algo, de ahí que si el concejal no aclara y rectifica sus dichos, estamos ante un problema muy delicado.

Demás está decir que todos los argentinos estamos necesitados de vivir en paz y tranquilidad, pero no es la paz ni la tranquilidad de los cementerios la que se pretende alcanzar; es la paz y la tranquilidad del empleo, de la salud, de la educación y de la inclusión de todos los argentinos. Para ello deben trabajar quienes tienen responsabilidad de gobernar.

La reforma del Código Contravencional impulsada por el Estado Provincial para combatir la inseguridad parece ir en sentido contrario. Las facultades que otorga a la policía para detener prácticamente a cualquier persona son inadmisibles.

Como bien dijo el Dr Ares, "…en lugar de atacar a las mafias que manejan decenas de mercados ilegales que generan violencia, la circulación de armas en el mercado negro, el tráfico de drogas, la corrupción policial y otras cuestiones centrales, apunta los cañones del aparato estatal en una "intolerancia selectiva".

Toda cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones, debería reflexionar sobre ello el novel presidente del cuerpo.

Comentá la nota