El Coco ya asumió.

Basile arranca el 15 pero ya está a full: ve partidos, habla muy seguido con Bianchi, con sus ayudantes y planifica el trabajo. No pidió un arquero, pero sí tres volantes.
Lo vi con muchísimas ganas". Así, Carlos Bianchi definió a Alfio Basile luego del primer contacto que tuvieron ambos, en el que el manager le ofreció el cargo de técnico de Boca. Bueno, se puede decir, a ocho días de que el Coco asuma oficialmente, que el Virrey no se equivocó con aquella apreciación. Los que conocen al DT dicen que está a full, motivadísimo, y contando los días para reencontrarse con los players. ¿Qué está haciendo mientras tanto? Ve muchos partidos (no se perdió Nacional-Estudiantes ni la final Vélez-Huracán), habla permanentemente con sus ayudantes para planificar la pretemporada y la gira por Europa, y, sobre todo, tiene un asiduo contacto con Bianchi. Con el manager hablan muchas veces durante el día y ya se encontraron en varias oportunidades en estas dos últimas semanas.

En esos diálogos con el Virrey, el Coco ya fijó postura en cuanto a los refuerzos. Le dijo que no quiere un arquero. Que su titular es Abbondanzieri y que antes de pedir un suplente, pretende ver en las prácticas a Javier García y Josué Ayala. Después, sí solicitó tres volantes, la zona más floja del equipo según su análisis. Si llega Insúa, igual quiere tres mediocampistas más: un ocho, un cinco y un volante por izquierda. En cuanto a la defensa, los dirigentes ya saben que él se imagina a Ibarra y a Monzón como laterales aunque se arreglaría con Roncaglia si el Negro no renueva su contrato. Y la llegada del Flaco Schiavi dependerá de la continuidad en el club de Cáceres y de Forlin, por quienes hay ofertas. Arriba está tranquilo. Quiere tener al mejor Palacio, si es que no es transferido. Sólo en ese caso preguntaría qué chances existen de traer otro delantero.

Si bien Basile mantiene una gran relación con Abel Alves, quien era técnico de la Reserva cuando dirigió a Boca en su anterior etapa, el Coco mandó al Ruso Ribolzi, uno de sus ayudantes, a Santa Fe para ver en vivo y en directo el partido de Boca contra Colón. Según allegados al entrenador, quedó muy conforme con la actuación del equipo y cómo reaccionó tras ir en desventaja y con un hombre menos. "Fue una señal positiva que recibió de parte de los jugadores", expresó alguien de su entorno íntimo.

Más allá del rendimiento en el cierre del Clausura, a Basile también lo tranquiliza el hecho de saber que el club le prometió hacer el esfuerzo para traer los jugadores que él quiere. "Extraño todo, el olor a césped, Casa Amarilla, el vestuario, las mañanas", dijo cuando lo presentaron. Igual, el Coco ya asumió.

Comentá la nota