La 503: la cocina de un jingle clave en la campaña de Cobos

La 503: la cocina de un jingle clave en la campaña de Cobos
En 30 días la estrategia ideada por Gustavo Videla logró ubicar detrás de la figura del vice a distintas fuerzas políticas. La respuesta de una nena de dos años fue decisiva.

La música sonó hasta el cansancio. Se escuchaba en colegios, transportes de pasajeros y casas. Donde uno menos la esperaba, allí estaba. En una campaña que no tuvo grandes iconos ni propuestas, sobresalió de manera particular la musiquita "de la 503", el número que identificó a la lista del cobista Frente Cívico Federal. Un jingle ideado por Gustavo Videla y el equipo de Imaga Ideas de Comunicación, marcó la diferencia según los propios publicistas.

La intención fue simple según su creador: "Construir y anclar en la sociedad mendocina en escasos 30 días la imagen simbólica del Frente Cívico Federal" y trasladar la impronta de Julio Cobos a sus candidatos. "La gente quería votar a Cobos pero en el cuarto oscuro no iba a estar. Entonces debimos resolver cómo trasladar esa intención de voto a sus candidatos. Para eso lo tenían que encontrar fácilmente. Y era en la 503", explicó Videla.

En la carrera electoral que concluyó el domingo 28 de junio en general no se produjeron grandes innovaciones en materia publicitaria. Pero entre todo el material televisivo y radial de difusión que llegaba a quienes iban a emitir el voto, hubo una pieza que se volvió clave en la estrategia marketinera ante el inmenso poder de penetración que hubo en la población.

"El jingle fue una pieza clave en la estrategia desarrollada a lo largo de toda la campaña", aseguró Videla. El principal objetivo a cumplir por el equipo de Imaga era uno solo: resumir la idea de un frente electoral compuesto por varios partidos políticos y que tenía a Julio Cobos a la cabeza, en una sola imagen.

"Teníamos que construir una identidad y para eso nos basamos en dos recursos. El jingle y la cromática con el rojo y el blanco. Todo apuntaba a que se recordara de manera fácil. Por eso nos concentramos en el número de la lista y no el nombre del frente", detalló. Además sostiene que la canción de la 503 le "imprimió amabilidad" a lo que es un deber cívico. "Necesitábamos un latiguillo que convirtiera la elección en un hecho amable, divertido y se logró", enfatizó.

El jingle que penetró de manera sorpresiva no fue producto de grandes discusiones o largas jornadas de reflexión. Sólo bastó un llamado telefónico para que fluyera y se plasmara en el papel.

"Ya lo traía en la cabeza y se puede decir que se los cantaba a mis compañeros. Entonces Julio (Cobos) llamó y nos dio el número de lista. Algo que lo esperábamos ansiosamente, ya que en eso nos íbamos a basar estratégicamente. Ahí fue cuando me senté a terminar la letra. Fue una noche en la oficina (ubicada en la calle Colón de Ciudad) a las dos de la madrugada. Lo escribí y dije, listo. Apagué las luces, cerré todo y me fui a dormir", relató Videla, que trabaja para las campañas del cobismo desde 2005.

Entre los secretos que esconde el jingle, se puede destacar la actitud de una persona que fue la encargada de dar el voto positivo una vez que lograron armonizar letra y música. Pero esa decisión que finalmente jugó un papel preponderante a lo largo de la campaña, no quedó a merced del Vicepresidente o algún integrante del comité de campaña. El visto bueno estuvo en manos, o mejor dicho en los pies, de una pequeña de dos años.

"Cuando llegó a la pieza la escuchamos con Martín, mi socio, y su hijita de 2 años que estaba al lado se puso a bailarla de forma espontánea. Nos miramos y dijimos: funciona", relató el publicista.

A partir de ese instante se encarriló una idea que, con el correr de los días, provocó un corte transversal y se impuso en la campaña. "Buscábamos la repetición, con una letra sencilla, pero realmente nos sorprendió el efecto; la gente lo hizo propio", reconoció.

Para el creador la demostración de que caló hondo en la gente terminó de afirmarse "cuando un ministro se tomó el tiempo para hablar del jingle, más allá de las críticas. Eso nos hizo sentir muy bien. Vimos que funcionaba porque puso nervioso al adversario", añadió.

Entre las anécdotas que dejó esa melodía, la situación vivida por Ricardo Mansur es digna de recordarse. Al parecer, al diputado nacional electo el jingle de la 503 casi lo saca de las casillas: "Cuando regresaba de una recorrida le dijo al chofer de la combi (algo exaltado): 'Por favor, ya, apagá eso'. El conductor se dio vuelta y con cortesía le respondió: ?Hace 15 minutos que está apagado'. Se ve que lo tenía dando vuelta en la cabeza como loco", confesó Videla.

Ante el comentario generalizado sobre la similitud entre el jingle y un tema de los Auténticos Decadentes, Videla se desentendió: "No lo sé y no es relativo y en todo caso sería un homenaje para ellos después del éxito que tuvo". En su visión tiene mayor relevancia el hecho de que "la 503" haya estado compitiendo en la plaza de Maipú cabeza a cabeza con la marcha peronista.

"Eso sí es un honor, con toda la trayectoria y la historia que tiene la marcha", se ufanó.

Comentá la nota