Cocina deja la función y traza un balance de su paso por la gestión

La directora de Parques y Paseos, Mabel Cocina, el 1 de marzo dejará su función. Habla de cierto desgaste y la necesidad de contar con tiempo para su vida personal. Trazó un balance de gestión y enumeró las cuestiones pendientes que aún restan hacer desde el Municipio en su área.
Una de mas funcionarias que más sobresalió de la era lunghista, a pesar de haber transitado por gestiones anteriores, resulta ser Mabel Cocina, la directora de Parques y Paseos que por la impronta del Intendente logró desarrollar con más vehemencia su profesión.

Sin embargo, las presiones que impone la cosa pública, con las debilidades que forman parte de un área comunal, la llevaron a decidir dejar el cargo.

En diálogo con el programa Examen Final de la Am 1560, la funcionaria que se despedirá del área el primer día hábil de marzo, indicó que por éstos días está preparando lo que resultará la continuidad de la dirección, dando los “lineamientos que ya venimos estableciendo desde años”.

Sobre el año que pasó, Cocina dijo que el 2008 fue “un año complejo”, básicamente “desde lo operativo, tuvimos una vacante de personal que recién la estamos cubriendo por estos momentos, seleccionamos una persona especializada en paisajismo, lo cual me parece que será un aporte muy importante para la parte verde”.

Insistió que a nivel operativo “tuvimos el desplazamiento de un capataz, lo que llevó a generar toda una movida interna en razón de designar interinamente nuevas personas. Ese reacomodamiento requirió de mucho esfuerzo, para llevar el trabajo adelante, poder seguir organizándonos, desde lo personal estar más horas desde la dirección, acompañando la salida de la gente y demás”.

La todavía funcionaria dijo que el balance de su paso por la gestión le resultó “muy positivo”, acotando que a ella le gusta “hablar de paisajismo, empezar a mirar a Tandil desde lo macro, desde la integración de los espacios verdes, seguir con los programas de red verde y reforestación, mejorar la atención de las demandas del vecino, y para eso hay que generar las estructuras y los espacio de trabajo adecuados”, entendió.

A la hora de los desafíos emprendidos, señaló que “todos los trabajos que hemos realizado fueron un fuerte desafío. Creo que Mapuche fue un gran desafío, Pioneros también, lugares nuevos que generaron para la ciudad un fuerte afluencia de visitas y que por ahí se pudo intervenir desde lo que llamamos parques temáticos. Conocer la parte histórica, investigar para poder generar los espacios, los simbolismos que hay en esos lugares hacen que uno tenga que vincularse y entrevistarse con gente especialista en los temas, lo que significó para mi un gran desafío y a la vez un gran aprendizaje”.

Sobre el trabajo en la comuna conducida por el jefe comunal Miguel Lunghi, sostuvo que “el intendente tiene una mentalidad muy abierta, que encanta todo lo que es los espacios verdes, que estén en muy buenas condiciones, y eso representa una alta exigencia en el nivel de mantenimiento, pero no sólo el corte de pasto, sino lo que a mi siempre me preocupó que es el trabajo de jardinería”.

TEMAS PENDIENTES

A la hora de responder sobre los temas que quedan pendiente en su cartera, señaló que aún queda mucho por hacer. “Los árboles de avenida Colón, la revalorización de la calle Yrigoyen con sus naranjos, que tiene una cosa patrimonial muy bonita, el parque lineal Franklin -Primer Junta, entre Pozos y Güemes, que son casi 20 cuadras, un tratamiento paisajístico integrador en el circuito semipermanente entre la Ruta N° 74 y la rotonda de La Porteña, que son casi 16 kilómetros de travesía, queda pendiente el Pinar de la Sierra (espacio entre el Camping y Pioneros), que no tuvo un desarrollo”, enumeró.

Cocina insistió en que “quedan muchas cosas pendientes y el Intendente en ese sentido lo tiene muy claro. Y estas cuestiones van a seguir adelante porque además es una demanda de la población. La gente lo desea y es importante realizarlo”.

Sobre el arbolado público consideró que es una cuenta pendiente importante. “Falta mucho en esa materia. Nosotros no teníamos una estructura interna específica para trabajar sobre el asunto, lo cual significa que desde el punto de vista profesional yo era la persona que debía hacer las inspecciones técnicas puntualmente por demandas de vecinos y establecer los planes de trabajo que lo hacíamos con nuestro personal en temporada de invierno cuando dejamos la rutina en la temporada estival. Esto significa que no hayamos avanzado con la rapidez que el vecino requiere, por lo que insisto que el tema arbolado y forestación es una cuenta pendiente”.

Sobre su ida, dijo necesitar estar con su familia, “quiero tener el tiempo para estudiar algunos temas que me interesan mucho, y creo que una vez que salga del condicionamiento que significa cumplir horarios y estar permanentemente ocupada con un trabajo podré hacer otras cosas que son de mi interés, inclusive viajar, que también es una cuenta pendiente personal”.

Comentá la nota