Coca Cola: Cambiemos, pero de mentira nomás

Coca Cola: Cambiemos, pero de mentira nomás

El 23 de abril de 1985 la Coca Cola cambió su centenaria fórmula. La reacción del público es negativa. El fracaso fue total y debió retornar casi de inmediato a la tradicional.

Cuando la Coca Cola alteró por primera vez su fórmula, que en los inicios compró a un farmacéutico que quería curar con ella dolores de cabeza, se produjo una reacción negativa considerable en los consumidores que la hizo asomar al abismo

En medio de la “Guerra de las Colas” con Pepsi, lanzó al mercado estadounidense su New Coke, con la que pretendía reemplazar a la gaseosa con que en los 100 años anteriores dominó el mercado

“El gran sabor nuevo”. “Mejor que nunca”. “Lo mejor sólo puede mejorar”. El 23 de abril de 1985, carteles con estas leyendas empezaron a inundar los comercios, a la par que las latas y botellas de la nueva Coca reemplazaban a las de la vieja en Estados Unidos. Ese mismo día empezó una agonía corporativa para una de las empresas más grandes del mundo.

Hubo quienes entraron en pánico, y acopiaron montones de Coca Cola en su sabor clásico. En el sitio de la compañía, recuerdan que un hombre en San Antonio, Texas, gastó mil dólares de una vez para asegurarse una buena provisión. Pero las reacciones más usuales comenzaron a ser directamente agresivas.

Roberto Goizueta, en ese entonces jefe de la empresa llegó a recibir una carta en la que le pedían un autógrafo porque “la firma de uno de los ejecutivos más estúpidos de la historia de Estados Unidos va a valer una fortuna en un tiempo”.

Setenta y nueve días después, agobiada por quejas y reclamos, la Coca Cola anunció el retorno del viejo sabor, como “Coca Cola Clásica”, en coexistencia con la “Nueva Coca”.

Los voceros de la empresa indicaron que resucitaron el antiguo sabor ante las críticas a la nueva bebida. Se espera que la versión original esté disponible en todo Estados Unidos dentro de dos semanas.

La “Nueva Coca”, rebautizada luego como Coca II, languideció hasta morir en 2002.

Coment� la nota