Cobraron los empleados, pero los legisladores deberán esperar

Cobraron los empleados, pero los legisladores deberán esperar
La repentina marcha atrás del vicegobernador obligó a liquidar con los viejos valores los sueldos. Varios parlamentarios fueron en vano ayer a los cajeros automáticos. Después de tres meses de percibir $ 7.500, los 49 representantes volverán a cobrar $ 5.000 en bruto.
No sólo la anulación del aumento de un 50% en las dietas les generó un dolor de cabeza a los 49 legisladores. También deberán soportar una demora de un par de días para percibir sus ingresos mensuales. Ayer, por ejemplo, cobraron sus haberes los empleados del Poder Legislativo; sin embargo, en las cuentas bancarias de los parlamentarios aún no se acreditaron los sueldos. La demora obedece a la necesidad de liquidar las remuneraciones con los nuevos valores, producto de la resolución firmada el martes por el vicegobernador, Juan Luis Manzur.

Tal como publicó LA GACETA, en noviembre el propio presidente de la Cámara firmó un decreto interno mediante el que elevó las dietas de los parlamentarios de $ 5.000 a $ 7.500 en bruto (sin descuentos de ley). Ese fue el primer paso para equiparar los haberes de los legisladores a los de un ministro del Poder Ejecutivo ($ 9.000) mensuales. Sin embargo, tras la difusión pública del incremento y luego de una reunión con el gobernador, José Alperovich, el vicegobernador anunció que dejaría sin efecto la polémica medida. “Nos informaron que hay demoras administrativas, porque se debe liquidar la dieta con los viejos valores. Estimo que el lunes estarán disponibles los fondos”, reconoció, apesadumbrado, un referente del bloque oficialista Tucumán Crece, que pidió reserva de su nombre.

La equiparación entre el salario de un ministro del Poder Ejecutivo y los ingresos de un legislador fue estipulada tras el retorno de la democracia en el país. Incluso, las normas vigentes avalan la pretensión de los parlamentarios.

El primer antecedente corresponde a 1983. En plena transición del Gobierno militar, el por entonces gobernador Mario Fattor sancionó la Ley Nº 5.577, mediante la que fijó gastos de representación para los legisladores similares a la retribución de un ministro. Esta norma fue declarada caduca el año pasado, con la sanción del Digesto Jurídico. Los valores fueron luego actualizados en 1995.

El 9 de octubre de ese año, Ramón Bautista Ortega dispuso los salarios básicos para el personal superior, que aún se mantienen vigentes. Para ministros, fiscal de Estado y legisladores, corresponden $ 3.081, mientras que para gobernador $ 3.557 y vice $ 3.318 No obstante, el vicegobernador y un funcionario de primera línea del Gobierno perciben $ 9.000, producto de un decreto firmado en enero de 2006 por el actual gobernador, que llevó el tope a ese número a partir del pago de una sobreasignación del 75% por el cargo. En cambio, la dieta de los legisladores se mantuvo inalterable hasta la finalización de la gestión del vicegobernador Fernando Juri. Apenas asumió, en uso de sus facultades constitucionales (artículo 68 de la Carta Magna, Manzur fijó los ingresos en blanco de los 49 parlamentarios en $ 5.000.

En este punto también se produjo un cambio durante la reforma de la Constitución, concretada en 2006. La Carta Magna de 1990, en su artículo 64, disponía que toda ley que aumentare dietas no podía entrar en vigencia sino después de una elección para legisladores, con excepción de los derivados por la devaluación de la moneda. Por dieta, la Constitución del 90 entendía a cualquier suma de dinero, cualquier asignación en especie, cualquiera que sea la denominación con que se las mencione, que en razón de sus funciones reciba el legislador, cuyo conjunto no podrá exceder la remuneración acordada al vicegobernador.

Comentá la nota