No les cobran a adjudicatarios del Plan Federal en 25 de Mayo

Fueron entregadas en octubre de 2007, luego dotadas del servicio de red cloacal que se concluyó hace poco más de un mes y ahora con algunas cuadras con cordón cuneta y mejorado en las calles.
Pero los adjudicatarios de las 160 viviendas del Plan Federal I, en la ciudad cabecera, y de las construidas en localidades del interior, no han pagado aún ninguna cuota. No porque se niegan, sino porque no se ha instrumentado el mecanismo de cobro.

Muchos municipios esperaban que con lo reunido por el abono mensual de los propietarios, podría emprenderse la realización de más casas. Sin embargo, el Gobierno nacional en lugar de implementar el cobro a través de las comunas, ofreciéndoles sino todo un porcentaje, lo giró a la Provincia.

La burocracia ha impedido que comience a hacerse efectivo el pago, por lo que los favorecidos por el sorteo han recibido hasta ahora viviendas sin costo.

No es la primera vez que planes estatales quedan sin cobrarse y entonces, el significativo regalo que eso constituye para algunos, implica la imposibilidad de acceder a programas similares a otros. Es que, insistimos, con la recaudación se podrían ir construyendo otras unidades habitacionales.

Suele ocurrir que dentro de un tiempo se liquiden las cuotas y en ese caso, posiblemente ya se habrán generado dos problemas: pérdida de tiempo cuando siempre hacen falta casas y el no acostumbramiento de los beneficiarios a aportar mensualmente una suma de dinero accesible, tal lo previsto cuando se inscribieron en el Plan Federal I.

Eso está sucediendo hoy con el barrio provincial Procasa realizado durante la gobernación de Eduardo Duhalde, ubicado en calle 201 de 30 a 32. Por años nadie abonó o muchos dejaron de hacerlo aparentemente por no recibir la documentación de cada cuota y en los últimos días les liquidaron una deuda de 6.000 pesos, pagaderas en 60 pesos por mes. Es sin duda una cifra muy accesible.

El problema lo tienen muchos que compraron a los adjudicatarios las viviendas y hoy se encuentran con que deben abonar esa suma cuando creían que las unidades estaban pagas.

Resulta imperioso que comiencen a cobrarse las casas del Plan Federal I. Porque es justo y, fundamentalmente, porque la recaudación permitiría volcar los recursos en más obras.

Comentá la nota