Ya cobraban en la Caja, igual fueron a Anses

Unos 330 jubilados provinciales tramitaron entre 2006 y 2008 una jubilación tipo "ama de casa" para cobrar $ 770 extras.
Alrededor de 330 beneficiarios que cobran sus haberes en la Caja de Jubilaciones tramitaron también una prestación en la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), a través de una moratoria previsional que les permitió comprar aportes para acceder a otro ingreso.

Con esta solicitud, los pasivos provinciales violaron el principio de prestación única que rige tanto en el sistema nacional como provincial, y que indica que no se pueden cobrar dos prestaciones simultáneas, a no ser que sean una jubilación y una pensión o dos pensiones.

Lo grave es que para acceder a esta moratoria, este grupo de pasivos –o sus abogados– debieron completar una declaración jurada en la que se les pregunta si perciben algún otro ingreso y han respondido que no, condición necesaria justamente para ingresar a la moratoria.

Más grave aún es si se tiene en cuenta que el promedio de haber –al menos de un primer grupo de 39 casos investigados por la Caja– es de 4.890 pesos, 51 por ciento superior a los 3.229 pesos promedio que perciben los jubilados actualmente. El haber que lograron en la Nación es el mínimo, hoy de 770 pesos. Hay casos como el de Omar Candela, que tiene una jubilación de 11.573 pesos o el de Omar Sánchez, con 10.580 pesos.

La historia

La Secretaría de Previsión Social a cargo de Osvaldo Giordano inició, en abril pasado, un operativo para detectar presuntas incompatibilidades, como la de reingresar a la actividad privada, como cuentapropista o en relación de dependencia sin suspender el haber provincial (excepto profesionales) o la de cobrar un haber en Anses y otro en la Caja. Encontró 16.951 casos de superposición de haberes, de los cuales 984 serían presuntamente incompatibles. Unos 330 de éstos habrían accedido entre 2006 y 2008 a una jubilación de Anses a través de una moratoria.

La Caja puso en conocimiento de la Justicia penal muchas de estas situaciones y en algunos casos incluso hasta les ha suspendido el pago del haber. Este punto es controvertido porque la presunta defraudación se cometió contra Anses (que nunca cruzó los datos de quienes accedieron a la moratoria). La Caja argumenta que también se violó la ley provincial 8.024.

De qué se trata

Las moratorias previsionales fueron reflotadas por la Administración Federal de ingresos Públicos (Afip) en tiempos de Néstor Kirchner. Hubo dos: la ley 25.994 –que "cerró" en marzo de 2007– permitió que quienes no habían realizado aportes previsionales previos a diciembre de 2003 pudieran "comprarlos" declarando haber ejercido cualquier oficio hasta completar los 30 años requeridos. Esa compra se descuenta directamente de la jubilación, en cuotas fijas con bajo interés.

Esto permitió que muchos trabajadores informales completaran su historia laboral y accedieran a una jubilación mínima. Fue masivo el ingreso de las amas de casa. Hoy esa moratoria terminó, pero sigue vigente la 24.476, que permite "comprar" aportes entre enero de 1955 y setiembre de 1993. Así, de los 4.974.505 jubilados nacionales actuales, el 41,5 por ciento ingresó comprando total o parcialmente sus aportes.

Más allá de la discusión de cómo impactará esto en las cuentas de Anses, la Caja de Jubilaciones alerta sobre el impacto que estas moratorias han tenido en el sistema previsional provincial. Giordano advierte tres vías de impacto:

Para completar. Hubo casos de trabajadores públicos provinciales o municipales que tenían el mínimo exigido de 10 años de servicio en Córdoba pero no llegaban a los 30. Entonces, compraron años en Anses y lograron jubilarse en la Provincia, que paga mejor. Después de la reforma de 2008, la Caja no acepta años sin servicios efectivos.

Sin reducción. Muchos de los casi 20 mil que se fueron entre 2002 y 2005 lo hicieron con una jubilación ordinaria reducida, que permitía irse con un faltante de hasta seis años de aportes o de edad. Mientras tanto, el jubilado debía realizar el aporte personal del 18 por ciento como si continuara trabajando. Como ese aporte es caro, muchos optaron por comprar años en la Nación para llegar más rápido a la jubilación ordinaria.

Otra más. Y están los que directamente gestionaron un segundo haber.

Comentá la nota