Cobra fuerza la idea de postergar una semana el reinicio de las clases

Aunque la decisión final será tomada por el gobierno provincial recién pasado mañana, crece el consenso para postergar el reinicio de clases en Santa Fe. La viceministra de Salud, Débora errandini, estimó "altamente probable" que la inactividad se extienda al menos otra semana.
La medida no está en estudio porque se enfrente un peor panorama ante la gripe A, sino por todo lo contrario: en los últimos días las consultas e ingresos hospitalarios bajaron a la mitad y se cree que el distanciamiento escolar funcionó como un factor determinante.

"Venimos documentando una caída en las consultas del orden del 50 por ciento y creemos muy posible que haya una estrecha relación entre esa tendencia y el distanciamiento que provocó la inactividad en las aulas", explicó ayer la funcionaria. Es más, Ferrandini aclaró que la suspensión de clases (que arrancó una semana antes de lo previsto para el receso invernal) no buscó tanto "proteger a los niños", como "frenar la diseminación del virus".

Transmisores

El punto es que los chicos son, potencialmente, grandes transmisores de la enfermedad: por la cantidad de relaciones interpersonales que sostienen (ni qué hablar cuando hay 35 en una misma aula), por la proximidad corporal que caracteriza a esos vínculos y porque al enfermarse generan una mayor carga viral (los virus se reproducen más). Por ello es posible establecer como hipótesis que en el descenso de las consultas e ingresos hospitalarios por cuadros de gripe A haya tenido mucho que ver la suspensión de clases.

Igualmente, "hay que monitorear si por estos días no se produce un rebote de la enfermedad", advirtió Ferrandini, para lo cual se esperará hasta mitad de la semana para estimar qué impacto epidemiológico podría tener un eventual retorno de la actividad a las aulas.

De todos modos, hay consenso sobre el hecho de que el vaciamiento de los ámbitos educativos resultó una medida efectiva para poner un freno a los contagios y, en esa línea, todo hace pensar que una semana más de inactividad escolar vendría bien.

"Es una noción que en general todos compartimos, pero habrá que ver qué pasa en cada región de la provincia", dijo la viceministra. Por ahora, lo que aparece como "altamente probable" es que el receso se prolongue otra semana, lo que además alejaría el regreso a las aulas del pico del invierno.

Salud lleva la batuta

El retorno a las aulas o la extensión del receso será estricto resorte del Ministerio de Salud provincial. El de Educación sólo seguirá lo que dictamine esa cartera. De hecho, ante la primera confirmación de un cuadro de gripe A en una escuela de Rosario (la Stella Maris de Fisherton), el 1º de junio pasado, Salud recomendó cerrar la sala a la que concurría la nena enferma.

Nuevos casos llevaron a la suspensión de las clases por 14 días en ese colegio y, de inmediato, cada vez más escuelas empezaron a cerrar sus puertas por tener alumnos contagiados. Por eso, cuando llegó a haber una gran cantidad de colegios con la actividad suspendida en toda la provincia, Educación resolvió paralizar la actividad a partir del 29 de junio.

En principio, vacaciones de invierno incluidas, los chicos iban a volver a las aulas el 27 de julio. Pero esa fecha está en estudio, con altas posibilidades de que quede finalmente dentro del receso extendido y de que los chicos vuelvan a la escuela ya entrado agosto.

Comentá la nota