Cobos tildó de "hipócritas" a quienes lo acusan de traidor

Aunque todavía no lanzó de manera oficial su precandidatura por la Presidencia, ya habla como candidato.
Transcurridos casi tres años de la intervención a la UCR mendocina, el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, retorna a la casa radical ahora bajo la conducción del cobista César Rodolfo Biffi, que asumió el cargo hace poco más de 20 días. Luego de mantener una reunión de fin de año con los principales dirigentes boinablancas de su provincia, Cobos ingresó al despacho presidencial del Comité para recibir a El Ancasti, a quien concedió una entrevista para hablar de diversos temas de actualidad. Y aunque afirmó que aún no lanzará su candidatura presidencial, durante la distendida conversación habla de sus propuestas y proyectos frente a una eventual Presidencia en 2011.

Mesurado en sus respuestas, sólo reacciona ante el mote de "traidor", calificativo propiciado por los principales referentes del kirchnerismo, visión a la que también adhieren ahora los duhaldistas, ya en plena campaña.

"Ya lo vienen diciendo desde la votación de la otra vez. Actué en un momento muy difícil del país e hice todo lo posible para no tener que desempatar. Lo que a mí me molesta es la hipocresía, porque todos por lo bajo me dicen: la verdad Cobos, que salvó esto o aquello y mantuvo la paz social. Pero en los discursos se agarran de otra cosa. Yo hipócrita no soy. A nadie le gusta que lo agravien", sostuvo el Vicepresidente.

Y prosigue: "No creo que sea bien visto por la sociedad el agravio. Hay que recuperar valores, el respeto al maestro y las instituciones. Si quienes conducen son los que descalifican me parece que no ayudan a cambiar estos valores culturales".

Armado de la oposición

- ¿Se siente respaldado por el radicalismo después de todo lo que pasó?

- Sí, demasiado bien. Logramos unificar el partido, que era mi intención. Logramos una conducción bastante plural que representa un equilibrio entre todos los sectores internos. Los radicales somos respetuosos del disenso y la pluralidad.

- ¿Seguirá esperando para lanzar su candidatura?

- Ya voy a definir mi candidatura. Por ahora soy una figura que tiene sentido de pertenencia dentro del radicalismo. En el caso que fuera, me gustaría competir con alguien. Ésta es la forma de ganarse un lugar y respeto. Las internas abiertas movilizan. El justicialismo ya lanzó un par de candidatos. En el radicalismo puede haber dos o tres candidaturas. Hay que ver los respaldos que se vayan reuniendo.

- Sin embargo, usted es el candidato visible de la oposición para los precandidatos del PJ.

- Las internas abiertas son para agosto de 2011 y todo es muy dinámico. El tema deberá resolverse después de marzo o abril de 2011. El radicalismo tampoco puede concentrarse en una única figura; pueden haber otras alternativas. Hay que esperar y ver cómo evolucionan los acontecimientos con el transcurrir de estos meses.

- ¿Entre esas figuras están Ricardo Alfonsín?

- Sí. Alfonsín, Hermes Binner, Carrió... dentro del espacio hay varios actores. Y las definiciones deben ser por espacios políticos. Tiene que darse una definición general.

- ¿La UCR será la columna vertebral de la alianza opositora?

- Y sí. Somos un partido nacional histórico. Salvo el socialismo, las otras expresiones afines salieron del radicalismo. En Diputados y en Senadores tenemos el bloque mayoritario de la oposición. La UCR en su conjunto debe impulsar la plataforma. Hay que ver cuál es el mejor candidato, y no necesariamente, debe ser de la UCR, sino que tiene que reunir el mayor consenso de la gente.

Respuesta a Duhalde

- Duhalde descartó de plano la construcción de un frente electoral con usted...

- En el 2003 el radicalismo presentó una fórmula integrada por un peronista y el justicialismo kirchnerista hizo lo propio. Ya se intentó. Sí creo que puede haber una oferta electoral de espacios afines, como la del radicalismo, socialismo y el sector de Carrió. Ahora lo que estamos buscando es un ordenamiento. Es imposible que nos juntemos: Duhalde irá por el PJ y yo por la UCR.

Comentá la nota