Cobos tendrá poca capacidad para incidir en el debate

Su papel en el Senado se limita a girar el tema a las comisiones; no puede convocar audiencias
El kirchnerismo se entusiasma en las últimas horas con un trámite rápido y conciso del proyecto de ley de radiodifusión en el Senado, el cual podría decidirse en menos de un mes a contar desde el momento en que la iniciativa sea girada por la Cámara de Diputados para su tratamiento en revisión.

Esto es así porque la posibilidad de que el vicepresidente Julio César Cobos pueda dilatar el debate del proyecto hasta que asuma la nueva composición de las cámaras parlamentarias el 10 de diciembre es más un deseo de la oposición que una realidad concreta.

Más allá de tener la facultad de disponer cuáles serán las comisiones a las que sería girado el proyecto para su debate, el presidente del Senado no tiene la facultad de decidir la convocatoria a audiencias públicas, tal como pretenden Mauricio Macri y Francisco de Narváez, entre otros referentes de la oposición.

Esta es una potestad de las autoridades de las comisiones, tal cual lo establece el artículo 112 del reglamento del Senado, y según el esquema que se maneja por estas horas todas las que podrían tomar intervención en el debate son presididas por senadores kirchneristas.

De hecho, si se da por válido que Cobos pretende girar el proyecto a las comisiones de Presupuesto y Hacienda; de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión; de Legislación General, y de Educación y Cultura, todas están conducidas por senadores oficialistas.

Tres de ellos son kirchneristas convencidos y presiden las respectivas comisiones. Se trata del correntino Fabián Ríos (Presupuesto y Hacienda) y los entrerrianos Pedro Guastavino (Legislación General) y Blanca Osuna (Educación y Cultura).

La cuarta comisión -Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión- es presidida por el jujeño Guillermo Jenefes, que ya anticipó que pretende darle un "debate amplio y plural" al proyecto, pero que quedaría en minoría ante sus compañeros de bancada.

Además, hasta el momento, el legislador, cuya familia política es propietaria de medios en la provincia norteña, nunca votó en contra de una iniciativa impulsada por la Casa Rosada.

Limitado

En este escenario, todo parece indicar que la posibilidad de Cobos para dilatar el debate concluye en el momento de decidir el giro a comisiones del proyecto de ley.

Además, para la oposición, en las últimas horas el vicepresidente se encargó de deslizar que no tomará esa medida de manera unilateral, sino que buscará consensuarla en una reunión de la Comisión de Labor Parlamentaria, en la que participan los presidentes de todos los bloques, según se pudo saber.

Un cambio de actitud que, según confiaron los voceros del propio Cobos, responde al impacto que generaron en el mendocino las quejas que recibió de parte de sus socios radicales por haber prestado su despacho para organizar una suerte de multipartidaria opositora al proyecto oficial.

La otra posibilidad que podría tener Cobos de incidir en la discusión sería ante un eventual empate, como el que ocurrió en la votación sobre las retenciones móviles al agro, el año pasado. Esta vez, el vicepresidente ya advirtió que votará por el rechazo al proyecto del Gobierno.

Comentá la nota