Cobos teme maniobras irregulares en Mendoza.

El vicepresidente Julio Cobos pidió anoche a los fiscales del Frente Cívico Federal que vigilen con máxima atención las elecciones locales ante una versión de que se distribuirían boletas falsificadas de su agrupación que podrían ser impugnadas.
"Lo que queremos es una elección transparente y que el resultado sea conforme a la voluntad popular", sostuvo, al concluir una reunión en Godoy Cruz donde dio precisas instrucciones ante eventuales anomalías a unos 300 fiscales, apoderados partidarios y delegados de las escuelas. Las indicaciones apuntan a "tener prevención, estar atentos y revisar todo el proceso electoral para que se desarrolle con normalidad y especialmente verificar que las boletas usadas sean las oficiales".

Cobos reconoció que "se corre el rumor" de distribución de boletas falsas que perjudicarían al frente UCR-Confe, pero prefirió restarle trascendencia a la versión: "Nosotros siempre pensamos bien y no queremos alarmar a la ciudadanía", dijo.

De a ratos su charla tuvo visos de docencia y en un momento no pudo con su genio y, con aires de profesor, les preguntó a los presentes si recordaban el número de lista de la agrupación: 503. "Deben controlar todas nuestras boletas hasta asegurarse que no estén rotas o tachadas", expresó, al pedirles que distinguieran entre las oficializadas y las que son susceptibles de anulación.

Más directo fue el presidente del comité local de Confe, Juan Carlos Jaliff, que acusó al gobierno del kirchnerista Celso Jaque. "Hay que estar atentos y esperar cualquier tipo de maniobra. Nunca hubo una desesperación tan grande de un gobierno por el temor de perder".

Comentá la nota