Cobos recibe a Macri, De Narváez y el radicalismo por la ley de medios

El vicepresidente se reunirá con dirigentes de la oposición, que le pidieron una audiencia; además se sumarán Solá, Michetti y un representante de la Coalición Cívica
En plena discusión del proyecto de ley de medios, el vicepresidente Julio Cobos recibirá hoy al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, a Francisco De Narváez y a dirigentes del radicalismo para hablar sobre la iniciativa que impulsa el Gobierno.

Fuentes cercanas al vicepresidente dijeron a lanacion.com que los dirigentes de la oposición le enviaron un pedido de audiencia por la polémica iniciativa.

Del encuentro -que será a las 16 en la oficina que Cobos tiene en el Senado- participarán también la diputada electa Gabriela Michetti, el diputado Felipe Solá y dirigentes de la cúpula de la UCR y de la Coalición Cívica.

Conversaciones. Las hasta hoy reservadas conversaciones de dirigentes de la oposición en torno a la iniciativa comenzaron el lunes, en el estreno de la obra Illia en el Teatro 25 de Mayo, de Villa Urquiza. En ese lugar, Macri y Cobos esperaron a que se apagaran los flashes para conversar sobre el proyecto del Gobierno.

"Los dos coincidieron en que hay que discutirla después de 2010", contó a LA NACION uno de los hombres más cercanos a Macri.

Después de eso, De Narváez tomó un papel activo en las negociaciones. En las últimas 48 horas se comunicó telefónicamente con Cobos para acercar posiciones, admitieron cerca del empresario.

Pero el cobismo y Unión Pro no son los únicos involucrados en la estrategia que se teje en el más alto nivel de la cúpula opositora.

En el mismo teatro estaba el jefe de la banda de la UCR en el Senado, Ernesto Sanz, que se convirtió en el negociador por el radicalismo. Además, los peronistas disidentes empezaron los contactos con el senador Carlos Reutemann para incluirlo en el acuerdo.

Todos ellos comparten objeciones a la ley, la impotencia frente a la avanzada oficial y hasta su incertidumbre sobre los votos que posee el kirchnerismo en el Congreso. Pero quizá su mayor coincidencia sea la convicción de que la ley debería ser tratada después del recambio legislativo.

No es la primera vez que Cobos desafía a la Casa Rosada y sorprende reuniéndose con los referentes más prominentes de la oposición. El 10 de junio pasado, en el último tramo de la campaña electoral, recibió a De Narváez en su despacho para "solidarizarse" por su imputación en la causa por el tráfico de efedrina. El gesto le valió durísimas críticas, tanto de la Casa Rosada como de sus aliados del Acuerdo Cívico y Social (ACyS), que tildaron la movida de "poco feliz".

Comentá la nota