Cobos quiere poner "en funciones al Congreso lo antes posible"

Cobos quiere poner "en funciones al Congreso lo antes posible"
El vice convocó a una reunión de jefes de bloque y pidió sesionar en febrero.
Habla mucho el jefe de Gabinete, habla mucho ..." Entre la tranquilidad y algunos gestos de preocupación, a metros de la puerta de su despacho en el Congreso, Julio Cobos les respondió en tono medido a Cristina Kirchner y a Aníbal Fernández, contó que habló con Martín Redrado, remarcó su intención de "poner en funcionamiento el Congreso lo antes posible" y convocó para una reunión de jefes de bloque del Senado para el lunes por la tarde.

Unos minutos antes, en el interior de su despacho, hubo un momento más distendido. Con un grupo de radicales, entre ellos el senador Gerardo Morales, su asesor Raúl Baglini y los diputados Ricardo Alfonsín, Daniel Katz, Ricardo Gil Lavedra y Gustavo Cusinato, analizaron los embates del kirchnerismo. Definieron como una "locura" la escalada que tomó la saga con Redrado, las acusaciones "conspirativas" y la versión sobre la fórmula con Ricardo Lorenzetti, a la que definieron como una "operación". "Es como el cuento de Pedrito y el lobo: hablan y hablan, pero nadie les cree", soltó uno de los presentes, y generó carcajadas. En definitiva, a Cobos no le cayó tan mal haber tenido que suspender sus vacaciones ante un conflicto que le devolvió protagonismo. "Estoy actuando de buena fe para destrabar una situación complicada, innecesaria. Para encontrar una solución y llevar paz y tranquilidad", diría después, con términos que remitieron a su papel con la resolución 125.

En la reunión se propusieron contrarrestar la "victimización" del kirchnerismo con una propuesta para que, con el superávit comercial de este año, el Tesoro y no el Banco Central compre dólares para pagar vencimientos de deuda pública. "Lo estamos estudiando, es para no tocar reservas y evitar el riesgo de embargos. Y que no digan que ponemos palos en la rueda", confió uno de los asistentes.

Luego, ante la prensa, el vicepresidente insistió en la sesión que había pedido para el 3 de febrero en la Cámara que preside, y agregó que "sería bueno" anticiparla. Cobos presentó su iniciativa para "justamente colaborar con la decisión del Ejecutivo" y así respondió las críticas de la Presidenta y el jefe de Gabinete. "Hay un dictamen dividido del decreto que afecta las reservas, y la Constitución dice que debe ser tratado con urgencia. Voy a darle trámite lo más rápido posible y no se trata de ninguna actitud conspirativa. Todo lo contrario: impedir el tratamiento en el Congreso sería dilatar las cosas", argumentó, en referencia a los dos dictámenes (con ocho firmas cada uno) sobre el decreto para crear el Fondo del Bicentenario. La bicameral de control de los DNU volverá a reunirse el miércoles para tratar el que pretendió remover a Redrado (todo indica que habrá otro "empate" en esa instancia) y luego las dos Cámaras definirán la validez de ambos. Para rechazarlos, la oposición tendrá que imponerse en los dos cuerpos.

Cobos contó que habló por teléfono con Redrado ("solicito la garantía de un debido proceso, nada más") y aclaró que Miguel Pesce lo hizo "con mi secretario privado". Y evitó pronunciarse de modo explícito sobre el DNU para desplazar al titular del BCRA, aunque aseguró que la decisión de Cristina "necesita de un consejo previo, aunque no sea vinculante". También contó que no se comunicó con el kirchnerista Eduardo Fellner, su par en la Cámara baja. Los bloques de la oposición en Diputados ya le habían enviado una nota a Fellner para pedirle una sesión y ayer reforzaron la presión al exigirle una reunión de Labor Parlamentaria (entre los jefes de las bancadas) para el lunes, como en el Senado.

A la defensiva, el kirchnerismo buscó ganar tiempo de diferentes maneras. En la Cámara Alta, Miguel Pichetto -titular K- salió a rechazar la iniciativa de Cobos. "No puede convocar a Labor Parlamentaria mientras el Congreso está en receso. No vamos a asistir", adelantó. En Diputados, voceros de Fellner comunicaron que el jujeño "llamará a una reunión informal con los jefes de bloque para el jueves", e insistieron en el carácter de "informal" para diferenciarse de Cobos: "No es Labor Parlamentaria porque la Presidenta no prorrogó las sesiones ordinarias ni convocó a extraordinarias".

Comentá la nota