Cobos no pisó la Casa Rosada y a Pampuro le tocó la Ley de Medios

El vicepresidente eligió ejercer la titularidad del Poder Ejecutivo desde su despacho en el Congreso. No firmó decretos ni resoluciones y sus reuniones estaban previstas en su agenda de senador. Lo único que alteró la rutina fue un llamado a Scioli, por el violento conflicto en la planta de Terrabusi. Pampuro se hizo cargo del Senado en una semana agitada.
Lo único que mantiene la relación de Julio Cobos con el Gobierno es el deber institucional. El viaje de Cristina Fernández a Estados Unidos lo depositó una vez más al vicepresidente a cargo del Poder Ejecutivo. Pero fue casi una formalidad. Cobos no pisó la Casa Rosada, ejerció su función desde el Congreso, no firmó decretos ni resoluciones y sus actividades estuvieron relacionadas a su agenda como senador, no como presidente en funciones. Tampoco habló con nadie del Gabinete.

El vicepresidente actuó como aquel que no quiere ir a un lugar al que no ha sido invitado y, aunque se mantuvo al margen por cuenta propia, el Gobierno se ocupó de demostrarle un destrato. Cristina aprovechó que Cobos no iba a tener injerencia en el Senado y giró a la "Casa" el proyecto de Ley de Radiodifusión, con media sanción de Diputados. Aunque para algunos esto fue una casualidad, otros sostienen que estaba fríamente calculado. Y para colmo parece que la intención de aislarlo de la discusión al mendocino no finaliza ahí. La norma podría tratarse en el recinto de la Cámara alta cuando Cobos esté posiblemente otra vez al frente del Ejecutivo, por el viaje de la presidenta por India y China, entre el 12 y el 19 de octubre, aunque esto aún no fue confirmado. Para que eso no ocurra, el oficialismo debería continuar la semana entrante con las audiencias y obtener dictamen el mismo viernes justo no bien terminen las audiencias.

El vicepresidente, durante la semana a cargo del Ejecutivo, recibió a George B. Moseley III, profesor de la Universidad de Harvard y consultor en salud, quien explicó algunas de las propuestas de cambio del sistema de salud de Estados Unidos, reforma que impulsa el presidente Barack Obama.

También recibió a profesionales brasileños que le presentaron el modelo del Programa de Alimentación para el Trabajador (PAT). El vice se reunió además con los integrantes de la bicameral encargada de organizar los festejos del Bicentenario. Y dialogó con Ricardo Alfonsín sobre temas del radicalismo.

La única actividad que se salió de esquema fue un llamado que Cobos le hizo el viernes al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, preocupado por la represión en la fábrica de Terrabusi en General Pacheco. Según fuentes cercanas al vicepresidente, Cobos quería saber cuál era la situación en la planta, el estado de los heridos y detenidos. Pero además, en un tramo de la conversación, el vice y el gobernador dialogaron sobre el "impuestazo" al campo. El mandatario provincial le explicó los alcances de lo votado por la Legislatura. Se sabe que Cobos y Scioli han mantenido siempre una relación cordial y el mendocino quiso tener un gesto institucional en medio del conflicto con los trabajadores de Terrabusi.

Mientras tanto, en otro rol, el presidente provisional a cargo del Senado, José Pampuro, tampoco cambió mucho su rutina. Pero atravesó una semana agitada marcada por las negociaciones con la Casa Rosada y la oposición por el tratamiento de la Ley de Medios en el Congreso.

Pampuro, que pasa un promedio de 12 horas dentro de la Cámara alta, fue junto a Miguel Angel Pichetto el protagonista de la discusión. Y le espera una semana complicada, en la que intentará terminar con las audiencias para empezar con el tratamiento en el recinto.

Comentá la nota