Cobos pidió consenso y no escatimó críticas

El Vicepresidente inauguró un local de los peronistas que lo apoyan. "Voy a soportar los agravios que se dicen", aseguró.
"Estoy fortalecido y seguro y voy a soportar los agravios que se dicen por ahí y que exceden lo institucional", sentenció ayer el vicepresidente Julio Cobos en relación a las críticas que le propinó esta semana el ex presidente Néstor Kirchner, a quien no mencionó.

Con reclamos al Gobierno nacional de "más recursos para las provincias" y al provincial de "búsquedas de consensos", Cobos volvió a Mendoza para inaugurar anoche la sede de Unidad Popular, el partido que nuclea en la provincia a la pata peronista del cobismo y que tiene como referente nacional al bonaerense Felipe Solá, quien también participó del acto.

Con una foto gigante en blanco y negro del histórico abrazo de Domingo Perón y Ricardo Balbín de fondo, Cobos subió al escenario montado en calle Mitre al 1.600 de esta ciudad, en las afueras de la casa de Unidad Popular.

Lo acompañaron cuatro dirigentes que, como él, son ingenieros y que representan al "frente Consenso Federal", que apunta a conformar Cobos junto con otros partidos para las elecciones legislativas del año que viene. Se trata de Solá, el diputado nacional por Mendoza Enrique Thomas, Patricia Gutiérrez (que coordina la oficina del Vicepresidente en la Casa Rosada) y el diputado provincial Guillermo Amstutz.

La primera crítica que lanzó Cobos apuntó a la realidad política local y, para eso, comparó la situación actual con su vínculo con Amstutz, con quien compitió por la gobernación en 2003 y le terminó ganando. "Se me viene a la memoria una época trascendental en mi vida, 2003.

Guillermo era candidato a gobernador por el PJ y yo por el radicalismo. Confrontábamos ideas y principios, sin agravios", dijo el Vicepresidente alzando la voz.

Después del repaso, expresó: "Quienes hemos gobernado Mendoza nunca hemos tenido mayoría en la Legislatura. Hay que buscar el equilibrio y el consenso. Debemos aprender que necesitamos un oficialismo que admite sugerencias y una oposición responsable".

Después de advertir que no contestará "agravios", le dio otro mensaje al kirchnerismo. "El país necesita más democracia. Hay que profundizar los respetos al federalismo para que a cada provincia y a cada municipio les lleguen los recursos que les tienen que llegar", subrayó.

Mientras las más de 200 personas que estaban en la calle lo aplaudían, Cobos bajó del escenario y siguió viaje para General Alvear. Los próximos oradores profundizaron los cuestionamientos a la Casa Rosada.

Solá acusó a la Nación de "deformar la realidad" y puso como ejemplo los distorsionados índices del Indec. Después, acusó: "Si en cuatro meses dividieron a los argentinos y bajaron su popularidad, ¿han conducido bien al movimiento peronista?", se preguntó.

Gutiérrez dijo que el Gobierno nacional "tiene sesgos totalitarios"; Thomas advirtió que su bloque en el Congreso se opuso al "centralismo autoritario". Amstutz cargó fuerte contra el gobernador Celso Jaque. "El Gobierno dice que hará 1.500 viviendas. Dejen de tomarnos el pelo; llegaron 30% menos de remedios de la Nación", se quejó.

Tanto Cobos como Solá, en declaraciones a la prensa, descartaron que, salvo Mendoza, ya hayan firmado un acuerdo electoral a nivel nacional. Es que en el bloque Unión Popular que integra Thomas, hay legisladores del origen más variopinto, como el macrista y ex duhaldista Juan José Álvarez (que estuvo anoche en el acto) o el adolfista Luis Lusquiños (que no vino).

Comentá la nota