Cobos y Morales se reúnen hoy para avanzar en el acuerdo

Cobos y Morales se reúnen hoy para avanzar en el acuerdo
El pacto ya comenzó a generar roces dentro del radicalismo y del mismo cobismo. Sin embargo, todos coinciden en la importancia de construir un frente opositor a Kirchner y Jaque.
El acuerdo entre cobistas y radicales continúa sobre rieles y la reunión entre el vicepresidente Julio Cobos y Gerardo Morales -presidente del Comité Nacional de la UCR- se concretará hoy por la tarde en Buenos Aires.

Sin embargo, los intereses en juego pueden hacer interferencia por lo que ya se ha comenzado a percibir el malestar entre algunos miembros tanto del radicalismo como de Confe que no fueron invitados a la mesa del pacto pero que no niegan la necesidad de la construcción de un frente político.

El domingo, Los Andes anunció que ambos partidos formarán un frente con el objetivo de consagrar una lista común de candidatos, sin diluir -por el momento- al nuevo partido de Cobos. Los resquemores no tardaron en aparecer debido a que tanto desde el radicalismo -con Roberto Iglesias como principal opositor- como desde Confe -representado por su presidente, Juan Carlos Jaliff- ven que sus ideas comenzaron a hacer agua.

Iglesias -enfrentado desde 2005 con el vice por el acercamiento de éste a Néstor Kirchner- no desconoce la importancia de construir un frente opositor al kirchnerismo, pero ve en este pacto un mero "reparto de cargos" en lugar de una búsqueda de coincidencias que deberían darse en el seno del partido.

"Cualquier tipo de conciliación implica que las partes debatan sobre las bases que tienen en común, ya que los problemas llegan cuando se está en el gobierno", apuntó el ex gobernador y coincidió con Raúl Vicchi, presidente de la línea a la que pertenece -Convergencia- y diputado provincial.

"Sin menospreciar a ninguna figura, creemos que primero el radicalismo debe discutir sus estrategias hacia adentro, antes de acordar cargos electivos con otros partidos" puntualizó al mismo tiempo que instó a no cometer los mismos errores que ya se evidenciaron con la Alianza en la época de De la Rúa así como con la más reciente Concertación de Cobos y Kirchner.

"Incluso esto es peor porque no se ha dado la discusión sobre las recientes equivocaciones ni sobre lo que se pretende hacia adelante", completó Iglesias.

Aunque aseguró que ya no participaría de ese acuerdo porque no ha tenido ni voz ni voto, afirmó que tanto él como sus seguidores darán sus batallas dentro del partido y en consonancia con la Carta Orgánica que los rige. "Si hay discusión o elección interna vamos a participar y a aceptar si ganamos o perdemos", afirmó.

Por su parte, el interventor de la UCR y uno de los impulsores del acuerdo, Carlos Le Donne, aseguró que la discusión se trasladará a políticas de Estado y voluntades programáticas.

En consonancia con algunos rumores que circularon por estos días, el interventor duda de que haya quienes se opongan al pacto ya que "se está en contra o a favor de crear un frente contra Jaque y contra Kirchner". Según él, el partido está dispuesto a fortalecerse y unirse en ciertos criterios para después tratar de firmar el ya encaminado acuerdo.

La vida del nuevo partido

Un poco más cerca de los tejidos que realizan Cobos y Morales pero todavía sorprendido por la noticia, Jaliff siempre ha sido proclive a un acuerdo entre ambos partidos y no uno en el que la agrupación que preside se convierta en una línea interna del radicalismo.

Para el presidente de Confe, existen complejidades jurídicas para lograr la viabilidad de establecer un sistema de elección de candidatos y de autoridades partidarias en el radicalismo así como la resolución de la vuelta de Julio Cobos a la UCR, quien fue expulsado cuando se alió al kirchnerismo.

Por otra parte, para él no sería fácil comunicarle a los 15.000 afilados de su partido que ahora serán parte de otro. Aunque eso no sucederá, al menos por ahora ya que Cobos no pretende darle punto final a Confe sino seguir construyendo desde ambos partidos.

De todas maneras, Jaliff -que representa una de las líneas de pensamiento entre los seguidores de Cobos- reforzó la vocación y la decisión política de que radicales y cobistas trabajen a la par. Pero su idea no es la de dar la imagen de un acuerdo que quede sólo en lo electoral sino de comenzar a elaborar estrategias conjuntas tanto en la Legislatura a partir de este año como en el Congreso de la Nación. "Lo otro (por los cargos) va a discurrir naturalmente", advirtió.

Con una postura diferente, Alfredo Cornejo -intendente de Godoy Cruz y también miembro de Confe- no ve la diferencia entre acordar por fuera o por dentro del partido ya que ambas extracciones se asumen como radicales, seguidoras de Cobos y tienen vocación de unidad. "Queremos al radicalismo unido para lograr un apoyo a Cobos por los embates que está recibiendo así como para enfrentar las elecciones en conjunto", exclamó.

Con respecto a la posibilidad de que la gente de Convergencia se oponga al arreglo, Cornejo afirmó que existen reglas y mecanismos internos para dirimir los conflicto. "El que pierde debe atenerse a la decisión de la mayoría", expresó ofuscado por las voces que puedan alzarse en contra de una futura unión partidaria.

Comentá la nota