Cobos y Macri, una reunión secreta para hablar de acuerdos y del 2011

Avanzaron en una agenda común para el Parlamento y fijaron reglas para la pelea presidencial.
El lunes 7 de septiembre a la noche, Julio Cobos y Mauricio Macri coincidieron en el teatro 25 de Mayo para el estreno de la obra "Illia (Quién va a pagar todo esto)". Tres días después, el vicepresidente y el jefe de Gobierno porteño volvieron a mostrarse juntos en público al anunciar en el Senado un acuerdo opositor para revisar la ley de medios después del 10 de diciembre. En el medio de esos dos encuentros difundidos generosamente por la prensa, hubo una tercera cita, secreta, en la que Cobos y Macri hablaron de la próxima agenda legislativa y las elecciones presidenciales de 2011.

La reunión que hasta ahora no había trascendido se produjo el mismo 7 de septiembre, antes de la obra de teatro. Fue en el departamento de Macri, en Barrio Norte. Y participaron también el senador radical Ernesto Sanz y la ex vicejefa de gobierno porteño y diputada electa, Gabriela Michetti. Fue confirmado a Clarín por fuentes de ambos lados.

Allí, obviamente, se habló de la ley de medios que en esos días se discutía en la Cámara de Diputados y se empezó a definir el encuentro con Francisco De Narváez y otros dirigentes de la oposición que se concretó tres días más tarde en el despacho de Cobos en el Senado.

Pero, antes de ir a ver a Arturo Bonín en el papel del ex presidente Arturo Illia, también se abordaron otros dos temas más reservados. Cobos y Macri coincidieron en que es muy probable que la próxima elección presidencial los tenga como rivales. Cobos como candidato de una alianza que incluya también a radicales y socialistas y Macri -si finalmente se decide a competir por la Presidencia- a la cabeza de un frente con un sector del peronismo disidente.

En ese encuentro, quedó descartado cualquier tipo de acuerdo electoral entre ambos, pero se esbozó una suerte de pacto de no agresión para la campaña. Los dos suponen que Néstor Kirchner intentará ser de la partida. Por eso, el primer objetivo común consistiría en dejar al ex presidente fuera del balotaje. Y después, que gane el mejor. Si Kirchner consiguiera entrar en la segunda vuelta, el respaldo de Cobos o Macri parece cantado.

Esa tarde no se habló una sola palabra de las versiones que señalan a Michetti como posible compañera de fórmula de Cobos. Tampoco se hizo referencia a las bromas que ya circulan en círculos opositores sobre un binomio presidencial -no para 2011 sino para más adelante- compuesto por Sanz y Michetti.

La estrecha relación que entablaron Sanz y Michetti tiene que ver con el otro tema que se tocó en esa reunión secreta: la elaboración de una agenda común para llevar al Congreso luego del recambio del 10 de diciembre. Desde ese día, el senador mendocino y la diputada porteña se pusieron a trabajar codo a codo, con encuentros casi semanales.

El borrador en el que trabajan es, a la vez, modesto y ambicioso. Son sólo cuatro o cinco artículos de distintas leyes que, con el respaldo del resto de la oposición, intentarán modificar para asestarle un golpe al kirchnerismo.

El artículo que fija el número de integrantes del Consejo de la Magistratura, por ejemplo, es uno de los primeros puntos sensibles sobre los que piensan avanzar. La idea es aumentar el número de miembros para quitarle al oficialismo el poder de veto para la selección o para la destitución de los jueces.

La eliminación del artículo de la ley de Administración Financiera que le otorga los "superpoderes" al jefe de Gabinete para reasignar partidas presupuestarias, una iniciativa para devolverle autonomía al INDEC y una reformulación del reparto de impuestos entre las provincias son otras de las propuestas en las que ya existen principios de acuerdo.

Está claro que Cobos y Macri, y otros dirigentes opositores, pueden compartir muchas más cosas que una platea en una sala de teatro.

Comentá la nota