Cobos se lanzó para 2011 y ya se desató una fuerte polémica

El vicepresidente le dijo a Clarín que le encantaría medirse en un balotaje con Kirchner y generó reacciones de todo el arco político. Scioli, los radicales, la Coalición Cívica y hasta integrantes de la CGT salieron a hablar del mendocino.
Lo hizo con cautela, pero el reconocimiento del vicepresidente Julio Cobos de sus ambiciones presidenciales ya despertó polémica en el arco político.

"La ansiedad de algunos dirigentes no es la nuestra", replicó escuetamente el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, cuando se le consultó por la eventual candidatura del vice para 2011.

En la Coalición Cívica que lidera Elisa Carrió, los dichos de Cobos tampoco pasaron inadvertidos. La diputada Patricia Bullrich cuestionó que debería haber "una reflexión profunda" del vice de Cristina sobre su salida y regreso a la UCR y aclaró que en el Acuerdo Cívico y Social (espacio que comparte la CC con radicales y socialistas) "hay muchos candidatos, no solamente Cobos".

Desde las filas de la UCR, el jefe del bloque de diputados Oscar Aguad, coincidió con las afirmaciones que hicieron anteayer su par en el Senado, Gerardo Morales, y el diputado Ricardo Alfonsín, que manifestaron su confianza sobre un próximo gobierno radical. Pero insistió en que Cobos "deberá pedir licencia o renunciar al cargo". Y en tren de relativizar candidaturas, el diputado cordobés evaluó además que la prioridad de su partido es diseñar un "programa de gobierno", porque "vivimos votando nombres y no programas, y por eso fracasamos".

En una entrevista que publicó ayer Clarín, el vice dio señales contundentes de su intención de competir por el máximo sillón. "Me encantaría medirme en un balotaje con (Néstor) Kirchner o con el que sea", dijo convencido de que el santacruceño será candidato del PJ el año que viene. Y si bien pidió esperar por mayores definiciones a marzo o abril de 2011, sostuvo que está "dispuesto a romper el mito de que la UCR no puede gobernar".

Desde la derrota de Kirchner en las legislativas de junio, altos funcionarios del entorno del matrimonio gobernante confiesan -nunca en voz alta- que ven a Cobos como el candidato más firme de la oposición e incluso, como presidente. "El próximo turno no es para el PJ", repiten, acaso como estrategia para sacarle, al menos por unos cuantos meses, presión a las aspiraciones de retorno de Kirchner.

Pero la preocupación por una eventual derrota del PJ en 2011 solo es verbalizada por peronistas no kirchneristas.

Tajante, el secretario general del sindicato de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, advirtió ayer que no debe descartarse que Cobos sea presidente porque "el peronismo está anarquizado" y en consecuencia, "cualquiera puede ganarle".

El gremialista dijo que esto era una posibilidad "después de la experiencia del 18 de julio" de 2008, cuando el voto del vice tumbó el proyecto de retenciones móviles del kirchnerismo en el Congreso, lo que le hizo ganar inmediata popularidad.

"El problema es que el peronismo está disperso, anarquizado se puede decir, lamentablemente", insistió Lescano -del sector de los "gordos" de la CGT, distantes de la conducción del camionero hugo Moyano.

El cacique sindical compartió la mesa principal junto a Cristina en el "agasajo" que el Gobierno hizo en Olivos al sindicalismo ortodoxo hace una semana. Pero advirtió: "Hay muchas opiniones, se discrepa sobre la forma de gobernar de la Presidente, y eso puede traer consecuencias difíciles para el peronismo".

Comentá la nota