Cobos se justificó y les pegó a Carrió y Fayad

El Vice se quejó porque lo critican a él cuando se reúne con adversarios y dijo que el intendente de Capital tiene un "encono personal".

Como todos los fines de semana, el vicepresidente Julio Cobos se puso al hombro la campaña del Frente Cívico Federal en Mendoza y salió a responder las críticas que le formularon por su reunión con el candidato de la Unión-Pro, Francisco de Narváez. "A mí no me va a condicionar nadie la agenda", dijo Cobos.

La advertencia fue dirigida sobre todo a Elisa Carrió, pero también a algunos hombres del radicalismo, como Gerardo Morales. "Yo necesito el respaldo del partido pero no para que me condicione".

Con el volumen de su voz más elevado que el habitual, insistió: "Para que les quede bien en claro: voy a seguir recibiendo a todos los políticos y a los argentinos en general, conforme a los atributos que tiene el Vicepresidente de la Nación".

El Vicepresidente fue cuestionado por el kirchnerismo y por la oposición como consecuencia del encuentro que mantuvo con el peronista disidente De Narváez el miércoles pasado, con quien se solidarizó por "la campaña sucia" que adjudicó al oficialismo. En cambio, lo apoyaron el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri y el senador radical Ernesto Sanz.

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, había afirmado un día antes que "Cobos es funcional a la impunidad en la Argentina" y ayer volvió a golpearlo, señalando que se puede solidarizar con De Narváez pero que "la foto fue innecesaria". Igual, dio por terminado el tema (ver aparte).

Además, Cobos consideró "lamentables" las expresiones del intendente radical de Mendoza, Víctor Fayad, para quien el Vicepresidente "es el padre Grassi de la política". Señaló que Fayad tiene un "encono personal" que lo convierte en "funcional a otros sectores políticos" y deslizó así sospechas sobre su relación con el gobierno peronista de Celso Jaque (ver aparte).

Con el mismo tono, Cobos sostuvo: "Cuando lo hace Carrió es plural; cuando Cobos lo recibe (a De Narváez) se produce un problema", en referencia al llamado que hace unas semanas hizo la líder del ARI al candidato bonaerense. Agregó: "Cuando la Presidenta se reunía con la Mesa de Enlace, estaba bien pero si lo hacía yo todo estaba mal".

El Vicepresidente hizo notar también que "en este país, todos los días hay que explicar por qué se hacen las cosas, cuando se hacen bien" y por lo tanto "es imposible construir un país sin la pluralidad, sin la participación de todos los sectores sociales".

La reunión de Cobos con De Narváez fue un golpe a las candidaturas de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, referentes del Acuerdo Cívico y Social, justo cuando las encuestas los muestran perdiendo adhesiones.

La lectura que se hace es que se trata de una suerte de "vendetta" porque Carrió y el radicalismo impugnaron listas municipales que presentó el Vice en la provincia de Buenos Aires, al mismo tiempo que es un mensaje a los Kirchner, al reunirse con el candidato que podría derrotar al ex presidente.

Claro que la postura de Cobos no debería sorprender tanto: él mismo dijo en una entrevista con Los Andes que su proyecto presidencial se apoyará en una pata peronista.

Comentá la nota