Cobos insiste: quiere a Baglini al frente de la UCR nacional

El Vicepresidente también mencionó a Sanz como otro posible candidato. Cree que hay "viento a favor" para que el partido sea una alternativa en las elecciones de 2011.

El vicepresidente, Julio Cobos, no vaciló ayer en mencionar dos nombres que, a su criterio, son idóneos para asumir la presidencia de la Unión Cívica Radical nacional y consolidar la reagrupación partidaria: los también mendocinos Raúl Baglini y Ernesto Sanz,

"Se trata de figuras que han demostrado exhaustivamente su capacidad para esta responsabilidad", dijo Cobos, aunque reconoció que en el caso de Sanz hay una incompatibilidad con su cargo en la conducción del bloque nacional de senadores.

"De ahí que Baglini podría liderar el proyecto que va a necesitar el radicalismo y ser una figura convocante para relacionarse con otros partidos. Lo veríamos con buenos ojos", dijo tratando de no mostrar una actitud autoritaria, razón por la cual dejó abierta la puerta a otros criterios respecto de quien deberá encarnar la conducción radical.

El Vice participó ayer al mediodía de una reunión destinada a analizar la problemática de la vivienda, junto a integrantes de la Fundación Consenso para el Desarrollo Argentino (CODA) que conduce su ex ministra de Economía y legisladora nacional Laura Montero.

Allí, Cobos hizo un análisis optimista de la situación del radicalismo, en sintonía con lo expresado el viernes por un grupo de dirigentes mendocinos que se reunieron en San Rafael encabezados por César Biffi, Sergio Bruni, Armando Camerucci y Eduardo Giner, entre otros, quienes a la vez que ratificaron la vocación frentista con otras fuerzas, exhibieron su decisión de que en el partido se genere un proceso de reunificación abierto, democrático y sin personalismos.

Cobos destacó ayer la necesidad de que "el radicalismo recupere la institucionalidad que se perdió con la intervención de muchos distritos" y dijo que hay una clara vocación de la actual conducción partidaria de llamar a elecciones.

El líder radical, al calor del resultado electoral del 28 de junio, no vaciló en señalar que esta actitud dirigencial es una buena señal y que el partido se está encaminado "con viento a favor" a ser una alternativa de gobierno en las próximas elecciones, en las cuales él ya está anotado como precandidato presidencial.

Respecto de la posición del Confe, Cobos consideró que se dan las condiciones para que se integre.

Reiterando expresiones propias, el ex gobernador mendocino sostuvo que las causas que generaron la intervención partidaria y el consecuente traslado de miembros de la UCR hacia el Confe ya no existen.

"Fue un recurso electoral necesario pero que ya es pasado, razón por la cual hoy todos los radicales deben intervenir activamente en este proceso de integración y de reorganización partidaria", resaltó. Añadió sin embargo que subsanados los inconvenientes "está en la decisión de este sector seguir manteniendo ese espacio o sumarse al radicalismo".

Por lo pronto, señaló que se está trabajando intensamente para que el radicalismo, en forma orgánica, vaya al Frente Cívico: "Aquí se define el futuro del radicalismo". Y puntualizó que el acuerdo que hubo fue con una intervención "y ahora queremos que se acuerde con las autoridades orgánicas".

Señaló que para eso se necesitan figuras que entiendan la situación y, al mismo tiempo, la mayor cantidad de afiliados que lleven a la UCR al Frente Cívico "que es como se van a enfrentar las elecciones del 2011", expresó Cobos.

El Vicepresidente convalidó por otra parte, las expresiones de la dirigencia mendocina cuando destacó en el Sur la aspiración de conducir los destinos de la UCR a partir de las elecciones internas convocadas para el 22 de noviembre a través del compromiso de diseñar un plan estratégico para el próximo decenio, "del que carece hoy el gobierno y el partido oficialista".

Contribuyó también al optimismo de Cobos el cambio en la actitud adoptada por Fayad, quien depuso sus críticas al ex gobernador e incluso aseguró que ahora aspira a que se logre una mesa de conducción unificada del partido tratando de evitar las elecciones internas.

Comentá la nota