Cobos hizo un llamado a la unidad de la UCR en el homenaje a Alfonsín

Propuso construir "un país distinto" y envió señales a otras fuerzas afines.
Los radicales podrán decir que Raúl Alfonsín lo hizo. En la inauguración del busto que custodiará su féretro en la Recoleta y frente a una multitud reunida en el cementerio, el vicepresidente Julio Cobos convocó ayer a la unidad partidaria para "la construcción de un país distinto". Fue el paso que le faltaba dar al vicepresidente para tender un puente definitivo de regreso a la UCR, con el propósito de erigirse en su carta fuerte para las presidenciales del 2011.

Ocurrió a 26 años del florecimiento de la primavera democrática. Una fecha que el calendario político fijó como el día de la autoestima radical por el triunfo que obtuvo el último prócer partidario, fallecido hace hoy siete meses.

Los históricos Hipólito Solari Yrigoyen, Mario Brodersohn y Florentina Gómez Miranda se cruzaron camino al mausoleo con radicales de última horneada como el humorista Nito Artaza, senador electo, y el ruralista Ulises Forte, a punto de debutar como diputado. Entre las tumbas de apellidos tradicionales y guareciéndose del sol calcinante deambulaban Enrique Nosiglia, Leopoldo Moreau, Luis Cáceres, Mario Losada, y hasta extrapartidarios como el socialista Roy Cortina y la titular del INADI, María José Lubertino, única funcionaria kirchnerista.

El clima de emoción y nostalgia no privó a Cobos de avanzar en insinuaciones de campaña. Por ejemplo, cuando habló de generar proyectos "con los que estamos y otros que no están", en directa alusión a las fuerzas afines al radicalismo. O en el momento de plantear un ránking de políticas de Estado, donde pobreza, igualdad, educación y salud ocuparían los primeros lugares. "Para que recuperemos la esperanza", dijo.

"Cuando se habla de defender la Constitución, los consensos y el federalismo se está hablando de Alfonsín", afirmó, con la autoridad de quien recibió del ex presidente, en su lecho de enfermo, la bendición para volver a la UCR tras la súbita popularidad que le dio el voto contrario a las retenciones.

"Gracias estimado Julio por tu disposición a trabajar para la reparación de la Unión Cívica Radical", le dedicó en el cierre Ricardo Alfonsín, hijo del ex presidente y diputado electo. Antes, el jefe del Comité Nacional, Gerardo Morales, rival interno de Cobos, también le dedicó un saludo gentil.

El discurso de Morales distó del tono evocativo que habían utilizado quienes lo precedieron, Juan Nosiglia -hijo del ex funcionario alfonsinista y titular de la Juventud Radical- y Carlos Mas Velez, presidente del Comité Capital.

El senador jujeño echó leña al fuego que arde en la relación entre la oposición y el Gobierno. Comparó el autoritarismo armado al que le puso el pecho Alfonsín para conducir la transición a la democracia con SDLqnuevas formas de alteración del orden constitucional que se están utilizando en la región". Y sin disimulos mezcló en la misma bolsa a la Venezuela de Hugo Chávez con la gestión de los Kirchner, a la que endilgó "el uso de los pobres como rehenes políticos" y "la falta de respeto a los poderes del Estado y el debilitamiento de las instituciones de la República, con la imposición de los superpoderes".

El costado más emotivo del acto lo aportó Luis Brandoni, quien habló en nombre de los amigos de un ex presidente al que todos catalogan de "amiguero". El actor y ex diputado aseguró que Alfonsín "nos dio los días más felices de nuestras vidas".

El más aplaudido, por lejos, por Ricardo Alfonsín, quien más tarde protagonizó otros dos homenajes a su padre: el que organizó la Legislatura porteña frente al edificio donde vivió el ex presidente, en la Avenida Santa Fe y el acto de la UCR frente al Comité Nacional.

Comentá la nota