“A Cobos lo expulsaron y ahora lo están llamando”

Función: la diputada, recientemente expulsada del radicalismo, consideró que en la legislatura no deben apartarla porque “he cumplido con la función que me corresponde”. Para Petitti, su abultada deuda sigue siendo una “cuestión privada” e insiste con que no falseó los datos de su declaración jurada, a pesar del informe del TdC que la desmiente. Ahora, no quiere hablar de los prestamistas.
“A (Julio) Cobos lo expulsaron y ahora lo están llamando”, dijo ayer la diputada provincial Silvia Petitti, el día después de que el Comité Provincia de la UCR dispusiera echarla del partido. La legisladora repitió que “no mentí” en la presentación de la declaración jurada al asumir su cargo y consideró que cumplió su función en la legislatura como argumento para intentar sortear la posible destitución que tratarán sus pares.

Como legisladora he cumplido la función que me corresponde. He participado de todas las comisiones, he trabajado puntualmente, de mi función pública no tienen nada que decir”, se defendió.

En declaraciones a Plan B (Radio Sonar), añadió que “de mi vida privada, puedo decir que estoy concursada, que también esto es legal. Perdí todos mis bienes personales y la justicia decidirá cual es mi situación legal”.

“Los acreedores que se acerquen y vengan serán reconocidos como tal y el resto no. Es así un concurso preventivo. Lo único que puedo decir es que como legisladora no pueden decir nada en mi contra”, insistió la diputada.

-¿Mintió en su declaración jurada? -se le consultó.

-No mentí. Sino no la hubiera ratificado en diciembre, cuando el Tribunal de Cuentas me envió una nota.

-¿Entonces su deuda no sería tan abultada como se sabe, sino de 60 mil pesos, algo normal?

-Mi declaración es de diciembre de 2007. De ahí en más puedo haber contraído alguna deuda que no esté en la declaración jurada. Yo no tengo que rectificar nada.

-¿Le da vergüenza la situación?

-A mí no me da vergüenza ninguna situación por la que estoy atravesando. Estoy tranquila porque mi situación está en manos de la justicia.

-Usted se presenta como una víctima ¿No la entendieron en el Frepam?

-No se si me presento como víctima. Soy una persona de carne y hueso con los problemas que tiene el resto de las personas. Vendí todo para hacer frente a las dificultades económicas de mi familia, que son personales. No tengo propiedades, sólo mis dos autos. Estoy alquilando en tres lugares, Santa Rosa, Buenos Aires y Pico. Soy una persona común y normal que me puedo concursar. No entiendo porqué me tienen que expulsar ¿Por qué tengo una deuda con particulares? Que se presenten y les voy a pagar.

-¿La deuda es con prestamistas privados?

-Eso no lo voy a contestar. La gente que está reconocida como acreedor está en el concurso.

-¿Por qué no lo puede decir si, como Usted dice, es tan transparente su accionar?

-No tengo nada que ocultar. Porque te podés acercar a la Justicia y retirar a quien reconozco como acreedores.

-Pero es mejor preguntarle quienes son directamente a la diputada que adeuda el dinero.

-Yo soy funcionaria pública, pero no le debo nada al Estado. Es una deuda personal, una familia con nombre y apellido, con otras personas. Soy una persona que me fundí, que vendí todo para pagar. Yo vendí todo de buena fe para poder pagar. ¿Cual es la historia? ¿Una persona que se funde?

-El asunto es si usted mintió en su declaración jurada.

-No mentí en mi declaración jurada.

-¿Entonces la deuda la acumuló a posteriori de que elaborara la declaración jurada?

-No tengo que decirlo. Está todo en la justicia. Es el órgano superior que determina las obligaciones, la gente que se acerca y se reconozca como mi deudor, a esa gente se le va a pagar.

-¿Son prestamistas? ¿Fue víctima de la usura?

-No voy a contestar.

-¿La dejaron sola en el radicalismo?

-Sí, me han dejado absolutamente sola. Pero esto no significa que voy a dejar mi banca. Es personal y voy a trabajar por el pueblo pampeano. Yo no le robé nada ni al pueblo pampeano ni a nadie. Vendí todo para poder pagar, si eso es deshonesto, no se dónde está la honestidad.

Comentá la nota