Cobos despeja el camino que lo lleva de vuelta al radicalismo

Impulsa a hombres de su confianza para que accedan a la conducción partidaria.
No hay candidatura sin el partido", repite Julio Cobos sobre sus aspiraciones para suceder a Cristina Kirchner. Con la mirada en el 2011, el vicepresidente acelera su regreso al radicalismo a través del ingreso de hombres de su confianza a la conducción nacional. Más allá de las diferencias y resquemores con Gerardo Morales, avanzan las conversaciones para consensuar la reunificación y dejar el camino despejado para que, desde el año próximo, la UCR funcione como la "columna vertebral" de su proyecto para llegar a la Casa Rosada, una necesidad que cobra aún mayor fuerza con la reforma política anunciada por el kirchnerismo.

Cobos comenzó a impulsar una serie de reuniones con los principales referentes del radicalismo y esta semana hubo un encuentro para limar asperezas: el vicepresidente con su ladero Mario Meoni -intendente de Junín- y tres de la vieja guardia: Leopoldo Moreau, Federico Storani y Enrique Nosiglia; Morales -titular del Comité Nacional- con Ricardo Alfonsín, Ricardo Gil Lavedra, Mario Negri y Angel Rozas. "Conversaron sobre políticas de Estado y partidaria, estrategia parlamentaria desde diciembre y otros temas. Quedó muy conforme", contó un hombre cercano a Cobos.

El avance hacia la reunificación no aparece exento de internas. El senador Ernesto Sanz, también presente en el encuentro, reúne el consenso de los dos grupos para suceder a Morales al frente del partido, el 4 de diciembre. "Prefiere seguir como jefe de bloque del Senado. Ya se pronunció a favor de la continuidad de Gerardo", dijeron cerca de Sanz. Cobos resiste un nuevo período del jujeño: primero impulsó a Raúl Baglini, ante el fracaso apoyó a Sanz y si no prospera lo del mendocino, intentará con otro nombre. La discusión forma parte de la desconfianza entre Cobos y Morales, y la resistencia del titular de la UCR a "entregarle" el partido. "El próximo conductor va a ser de la resistencia", dijo en privado, por los que "bancaron el partido en estos años de crisis", pase de factura repetido.

En los últimos días, el diputado cobista Daniel Katz mostraba contento, en el Congreso, el pedido de reafiliación aceptada por la mesa de la convención provincial, dominada por Moreau y Storani. Sin embargo, Daniel Salvador -titular del Comité bonaerense que responde a Morales- cruzó al "diputado nacional electo por el Frente para la Victoria" en un comunicado y le quitó validez a su regreso hasta el voto de las dos terceras partes de los integrantes de la convención. Fue para marcar la cancha y para evitar que Katz integre ya el bloque radical y pueda votar por la continuidad de Oscar Aguad como jefe de bloque. El cordobés es apoyado por Cobos, mientras Morales prefiere a Alfonsín. .

Desde el sector de Morales aseguraron que apoyarán la reunificación, aunque "con reglas y sin apuro". Así blanquearon la intención de frenar el regreso inmediato de Katz, Meoni, Héctor "Cachi" Gutiérrez y Mario Barbieri, entre otros. En el caso de Cobos, en principio "expulsado de por vida", se mantiene la idea de que vuelva cuando deje de ser vice. "Acá trabajamos con la Coalición Cívica y el Socialismo, en el Acuerdo Cívico y Social", dicen cerca de Morales, en respuesta a los coqueteos de Cobos con De Narváez y sectores del macrismo.

"El imagina algo parecido a lo que hizo en Mendoza, un frente con el socialismo, el peronismo disidente y otros", responden desde el cobismo. El vice participará el 30 de un homenaje a Raúl Alfonsín, en el Cementerio de la Recoleta, pero no del acto partidario que armará Morales por la tarde. La reunificación llevará su tiempo.

Comentá la nota