Cobos, con el dedo en la llaga K: la caja

La iniciativa que impulsa el vicepresidente se basa lo que aplicó como gobernador en Mendoza. La primera experiencia de traspasar fondos de la Nación a las provincias se ensayó en la década de los '90, durante el primer mandato de Menem. Entonces se transfirieron programas sociales, hospitales y escuelas.
Si algo le faltaba a Julio Cobos para demostrar su oposición al Gobierno era atacar a los Kirchner por uno de los costados que más les duele: el manejo de fondos. El vicepresidente exigirá ahora que Cristina Kirchner traspase todas las partidas nacionales vinculadas con obra pública, salud, educación y vivienda al manejo directo de las provincias y los municipios.

"Debemos establecer un presupuesto para un país federal de verdad. No podemos seguir admitiendo un centralismo total en el manejo de recursos, porque, si no, jamás terminaremos con la situación de provincias y municipios ultradependientes del poder central", expresó Cobos al diario La Nación al explicar que, en lo inmediato, presentará un proyecto de ley para descentralizar los recursos de la Nación y convocar a los gobernadores a una suerte de "acuerdo de coordinación fiscal".

El proyecto de Cobos contemplará un estudio detallado del presupuesto para la redistribución de recursos nacionales y de impuestos, de acuerdo con el índice de coparticipación. La intención del vicepresidente y candidato presidencial en 2011 es la de "generar fondos para las provincias sin la necesidad de entrar en el interminable debate de la reforma de la ley de coparticipación". La iniciativa prevé un esquema de premios y castigos y de metas específicas por cumplir por parte de las provincias. Cobos trabaja junto con técnicos y dirigentes políticos del radicalismo en la redacción de este texto.

En el traspaso de fondos de la Nación, Cobos estima que habrá unos 20.000 millones de pesos de fondos que controla hoy el Gobierno y que podrían manejar en el futuro las provincias y municipios. Allí se contabilizan los fondos que hoy distribuyen el Ministerio de Salud, el de Planificación Federal y el de Educación, más las partidas provenientes de algunos impuestos como el del cheque y de los polémicos ATN que maneja el Ministerio del Interior. La sumatoria de fondos que prevé el proyecto de Cobos coincide con una evaluación que hizo la Asociación Argentina de Presupuesto (Asap).

La iniciativa que impulsa el vicepresidente se sustenta en el modelo que Cobos aplicó como gobernador en Mendoza. En marzo de 2006 ofreció a los municipios una suma de 47 millones de pesos, es decir, 17 millones más que los que hasta ese entonces distribuía a las comunas. En noviembre de ese mismo año, Cobos anunció el envío a la Legislatura provincial el proyecto de ley del Fondo de Infraestructura Municipal, que se armó calculado los montos presupuestados para cada año en relación la coparticipación municipal y nacional, las regalías petroleras, la recaudación sobre los ingresos brutos y la recaudación del impuesto inmobiliario.

"Si queremos vivir en un país federal de verdad, la Nación debe abrir los recursos a las provincias y dedicarse a planear estrategias de gestión a largo plazo", se entusiasmó Cobos al comentar el proyecto que tiene en carpeta. Argumentó que esto sólo se podrá lograr mediante "un gran acuerdo de coordinación fiscal con los gobernadores y el Congreso".

En Mendoza, Cobos instruyó en su momento al Ministerio de Hacienda para que transfiera en forma mensual y automática los fondos a los municipios. Pero se exigió que las partidas tenían que ser usadas sólo para obra pública, bienes de capital o insumos destinados al mantenimiento de las obras.

Cobos logró que el proyecto se aprobara en la Legislatura de Mendoza en menos de un mes. No parece ser la misma suerte que tendrá su iniciativa en el Congreso nacional. En el ámbito nacional el vicepresidente chocará con una fuerte resistencia de la Nación y de los legisladores kirchneristas que no quieren que el Gobierno se desprenda del manejo de caja, menos en la antesala de un año electoral.

Según trascendió, Cobos viene dialogando el tema con algunos gobernadores, incluidos algunos peronistas, que ven con buenos ojos la iniciativa. No son pocos los gobernadores del PJ que se habían entusiasmado con una promesa de la Casa Rosada de modificar la ley de cheque para recibir más fondos coparticipables de ese impuesto a cambio de un apoyo de sus legisladores al presupuesto o a la Ley de Medios. Pero el Gobierno giró la prórroga de la ley de cheque sin modificaciones y las provincias seguirán recibiendo menos del 15% de la recaudación de este gravamen.

En el interbloque de diputados del PJ disidente se entusiasmaron con la propuesta de Cobos. Por lo menos tres diputados del PJ disidente confiaron a La Nación que conocían la idea de Cobos y que ellos también propondrán una iniciativa similar a partir del 10 de diciembre, cuando cambie la mayoría legislativa.

La propuesta de Cobos busca posicionarlo en su carrera presidencial. Pero también es cierto que acorrala aún más la situación de Cobos desde el punto de vista institucional: lo pone en una situación de enfrentamiento directo en el manejo de fondos con la misma administración a la que pertenece.

Comentá la nota