Cobos busca bajarle el tono a su pelea con la cúpula radical

Envió un mensaje conciliador y pidió posponer el debate sobre su candidatura.
Los radicales pasan estos días inmersos en uno de los juegos que más los apasionan: las internas. Las consecuencias del voto (esta vez positivo) de Julio Cobos a favor de la remoción de Martín Redrado del BCRA provocó todo tipo de cruces, acusaciones y críticas entre los dirigentes orgánicos del partido y los cobistas. Consumidos los primeros chispazos, ambos sectores iniciaron un operativo de reconciliación que podría recién materializarse, como no podía ser de otra manera en la UCR, tras los largos conciliábulos que se darán el jueves que viene en una reunión de legisladores que se hará en San Nicolás.

Ayer, volvió a ser la senadora Laura Montero la mensajera de Cobos, esta vez para calmar las aguas que él mismo ayudó a agitar. Pidió "bajar el perfil de la candidatura (del vice)" para el 2011, con la premisa de trabajar en "cuestiones de fondo". Y planteó la necesidad de acordar de temas a debatir en el Congreso.

Montero había sido quien el jueves echó leña al fuego -a pedido del vicepresidente- replicando con dureza las críticas que el referente del anticobismo, el senador Gerardo Morales, formuló contra Cobos por votar con el Gobierno en el caso Redrado.

Aunque todavía la idea no fue hecha pública, Cobos y su equipo quieren proponerle al Comité Nacional de la UCR la conformación de una mesa de acción política, integrada en partes iguales por representantes de la cúpula partidaria y del cobismo, que podría tender puentes entre ambos sectores. En el equipo del vicepresidente hay preocupación por sacar a Cobos del medio del fuego cruzado en el que quedó por su actuación en el conflicto del Banco Central y preservar así su candidatura para el 2011 por el radicalismo.

Por eso, no gustaron las declaraciones de Ernesto Sanz, mendocino y jefe del Comité Nacional: "Ni Cobos, ni yo, ni nadie es el candidato de la UCR", dijo el jueves.

Por lo que pudo saber Clarín, la conducción no recibiría de buen agrado la propuesta del cobismo armar, ya que de otra manera estarían aceptando compartir las decisiones con el vicepresidente.

En cambio buscarán que de ahora en más la relación entre el Comité y Cobos pase a través de los bloques parlamentarios. Los radicales orgánicos consideran que en el Congreso conviven todos los sectores y es el ámbito donde se pueden acordar posiciones. Ese mecanismo -que será puesto a prueba en el seminario de dos días en San Nicolás- les permitiría tender puentes con Cobos sin quedar comprometidos con sus posturas personales si, como sucedió en el dictamen por la remoción de Redrado, toma posiciones diferentes a las del partido.

Tanto Sanz como el secretario general de la UCR, Jesús Rodríguez, quieren ser los arquitectos del acercamiento a Cobos, aunque con condicione, mientras que el jefe del bloque de senadores, Gerado Morales, es quien más lo combate. Unos dicen que trabaja para la candidatura presidencial de Ricardo Alfonsín, otros creen que fogonea al propio Sanz.

En San Nicolás estarán los principales dirigentes de los dos sectores antagónicos: confirmaron su presencia Sanz, Morales, y los cobistas más destacados, como Montero y el diputado Daniel Katz. Cobos no fue convocado, pero estará presente en todas las conversaciones de pasillo.

Comentá la nota