Cobos avanza con su idea de una consulta popular por su mandato

Uno de sus principales operadores políticos en Mendoza confirmó que pretende que se decida con el voto si sigue o no en el cargo, ante las presiones del kirchnerismo. Piden que lo convoque el Gobierno. Si no es así, dicen que no renunciará.Por: Rafael Morán

El vicepresidente Julio Cobos se ocupó el fin de semana de instruir a sus seguidores sobre la estrategia a desplegar, como consecuencia de la fuerte tensión que mantiene con la presidenta Cristina Kirchner. Por ahora, apuntala la idea de avanzar con una consulta popular en las próximas elecciones parlamentarias a fin de establecer si sigue o no en el cargo para el que fue elegido.

La versión, anticipada ayer por Clarín, fue confirmada ayer a este diario por Alfredo Cornejo, intendente del departamento mendocino de Godoy Cruz y uno de los arquitectos de la Concertación que ganó los comicios en 2007. "Si desde el Poder Ejecutivo se niegan a llamar a un plebiscito, entonces Cobos no renunciará", aclaró.

Cornejo admitió también que "no se ha pedido formalmente" al Ejecutivo que adopte esa convocatoria, pero tampoco negó la posibilidad de que se lo haga en los próximos días o que, en todo caso, se intente plantear el debate en el Congreso. El intendente reveló que ayer en la mañana habló con Cobos y que éste le pidió que atendiera las consultas periodísticas sobre el tema, con lo cual quedó explícito que las declaraciones de Cornejo están en sintonía con el pensamiento íntimo del vice.

También coinciden con las expresiones del intendente de Junín, Mario Meoni, divulgadas ayer por Clarín. "Cobos sólo va a renunciar si se lo pide la gente, que fue la que lo puso donde está", afirmó Meoni. A su vez, Cornejo agregó un condimento filoso: "Lo que se busca es la renuncia de Cobos o que siga como un empleado administrativo dependiente" de la Presidenta, señaló.

Las diferencias entre Cristina y Cobos llegaron a un punto crítico la semana pasada, mientras el mendocino estaba a cargo de la presidencia. Cobos ocupó inesperadamente su despacho de la Casa Rosada, a la que no iba desde julio, luego de su demoledor voto "no positivo" que acabó con la intentona kirchnerista de imponer un nuevo régimen de retenciones al campo. Además, continuó impulsando su reingreso, y el de sus seguidores, a la UCR. Dicen que el fastidio de la Presidenta -que estaba en el norte de Africa se tradujo en un llamado a sus senadores para que no le llevaran el texto de la sancionada ley que devuelve al Estado el manejo de las jubilaciones, frente al temor de que Cobos pudiera vetar la norma, aún cuando el propio vicepresidente se ocupó de salir rápidamente a negar esa posibilidad.

"No vemos otra herramienta que un plebiscito", declaró Cornejo. Y aprovechó para disparar contra el matrimonio Kirchner al sostener que "lo que están haciendo con el vicepresidente es un atropello" y por lo tanto "hay que terminar con las permanentes embestidas" que le propinan desde la Rosada.

"Cobos es vicepresidente porque así fue votada la alianza que ganó las elecciones del año pasado", puntualizó el intendente. Destacó que ahora se lo cuestiona porque dialoga con la UCR y que, precisamente, se lo convocó a participar de esa Concertación como radical.

La presión que mete el kirchnerismo sobre Cobos quedó expuesta la semana pasada, cuando el titular del PJ, Néstor Kirchner, dijo en un acto que "todas las mañanas" su esposa le recrimina haberle colocado a Cobos en la vicepresidencia.

Esa expresión siguió a un encuentro que Kirchner mantuvo con el gobernador mendocino Celso Jaque y los intendentes peronistas de la provincia. Allí les expresó que Cobos debe ser derrotado aquí en los comicios de 2009, una empresa por el momento complicada, sobre todo, si avanzan las negociaciones de unidad entre el cobismo y el radicalismo ortodoxo. Aseguran que Kirchner les prometió recursos para obras públicas. "Mándenme una lista", pidió.

Comentá la nota