Cobos apuesta a plebiscitar su figura con la elección en Mendoza.

El Vice buscará que los votos en su provincia sean un mensaje al Gobierno y a sus competidores internos, Carrió y Binner. Considera que la UCR se unificará detrás de él.
Desde el 29 de junio, Julio Cobos enfrentará el desafío de erigirse como candidato opositor siendo vicepresidente, superando en la contienda a sus aliados circunstanciales, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y el gobernador socialista, Hermes Binner. Para alcanzar esos dos objetivos, toda su estrategia descansa en Mendoza, donde apuesta a conseguir un triunfo electoral que, declaraciones mediante, buscará convertir en un plebiscito sobre su figura. Cobos cree que si alcanza la victoria en su provincia frente a los candidatos kirchneristas, su estirpe opositora quedará ratificada y sus pergaminos de presidenciable revalidados ante los integrantes del Acuerdo Cívico.

Para ello, la mesa de decisiones políticas que integran unos pocos dirigentes de su entorno íntimo ya decidió los pasos que el vice dará después de las elecciones. De obtener un triunfo inapelable en Mendoza, su primer movimiento será plantear públicamente que los votos cosechados en la provincia en 2007 eran suyos y no de Cristina Fernández de Kirchner, como suele advertir el oficialismo cada vez que resurge el pedido de renuncia al vicepresidente. Pero los kirchneristas no serán los destinatarios únicos de ese mensaje. Cobos también intentará demostrarle a todo el arco político -incluidos sus socios-que su figura pesó en la última elección presidencial.

El hecho de que esa eventual comprobación esté anclada sólo en Mendoza no alcanzará, según el vice, para empañar la estrategia. Uno de sus dos competidores internos, Binner, también tendrá sólo resultados distritales para mostrar en la carrera por la candidatura presidencial del frente opositor no peronista. Su otra rival, Carrió, le significará una pelea más compleja, para la cual Cobos sabe que necesitará aliados internos.

Para desplazarla, el vice apuesta al apoyo unificado de la UCR. Está seguro de que en 2011 el partido buscará una figura radical a la que apoyar y no ve competidores fuertes que puedan sacarle ese lugar. En la mesa chica de decisiones del cobismo lo dicen sin eufemismos. "En 2011 el radicalismo va a venir al pie", aseguró una fuente cobista en diálogo con El Cronista. Las resistencias de algunos sectores del partido no parecen ser materia de preocupación. "Si Gerardo Morales quiere ser gobernador en Jujuy va a querer en la boleta al candidato que más arrastre", graficó el dirigente, mostrando confianza ciega en los sondeos que muestran al vice posicionado entre los políticos con mejor imagen.

Con la estrategia diseñada, Cobos debe ahora ganar en Mendoza. Para asegurar la ajustada ventaja que muestran las encuestas, recorrerá la provincia en 48 horas junto a sus candidatos. Será un cierre de campaña con grandes objetivos.

Comentá la nota