Cobos admitió que por presión del Gobierno avaló errores en la Ley de Medios

En la discusión por la fe de erratas, reconoció que apuró el envío de la norma al Ejecutivo por un pedido que le hizo el jefe de Gabinete a las 3 de la mañana. "Fue un gesto", dijo el Vice
El vicepresidente Julio Cobos quedó en el ojo de la tormenta ayer cuando el Senado debatía la posibilidad de tratar sobre tablas un proyecto para obligar al Ejecutivo a dar marcha atrás con la promulgación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Fue ante la arremetida de legisladores opositores, quienes cuestionaron con vehemencia el procedimiento administrativo por el cual se incluyó en el texto una fe de erratas que no pasó por el recinto. El mendocino debió reconocer que cuando envió la ley sancionada a la Casa Rosada, esa corrección acompañaba al texto. Sin embargo, insistió en que él no tenía conocimiento del hecho.

"No había sido notificado yo de la fe de erratas. Ni yo ni el senador Pampuro", subrayó antes de entrar en la confesión. Fue durante la respuesta que dio a la senadora Liliana Negre de Alonso, quien había planteado una cuestión de privilegio para quejarse por la rapidez con que la ley se corrigió, imprimió y elevó al Poder Ejecutivo. El enojo de la puntana empujó a Cobos a pedir la palabra para explicarse. "El jefe de Gabinete vino acá a las tres de la mañana. Habló conmigo y me dijo que la Presidenta, que como ustedes saben tengo mis diferencias (con ella), pero no por eso no voy a tener un gesto, iba a esperar que yo remitiera la ley... que como salió con el texto original, tuve ese gesto, nada más", describió.

Inmediatamente, el oficialista César Gioja lo inquirió: "¿Y junto con la ley, envió usted la fe de erratas?". Cobos titubeó. "Bueno, (la fe de erratas) iba con las correcciones del caso", debió conceder el vicepresidente.

Apenas terminó de explicarse, el oficialismo anticipó que no aceptaría discutir el proyecto del opositor Samuel Cabanchik sobre tablas, quien proponía rechazar las modificaciones introducidas por la fe de erratas. "Las correcciones son de una nimiedad absoluta", subrayó el oficialista santacruceño Nicolás Fernández. El jefe de su bancada, Miguel Pichetto, completó: "Esto es un recurso para invalidar ante las cámaras esta ley". Y argumentó que fue un "instrumento válido" la fe de erratas que Diputados envió al Senado mientras allí se debatía el texto, para corregir la correlación de dos artículos que fueron mal insertados en el proyecto (el 95, que mencionaba la fiscalización de los gravámenes a los titulares de medios y remitía al artículo 88, que en realidad se refería al plan técnico de frecuencias; y el 124, que aludía a la creación del Consejo de los Medios Públicos y enviaba al 116 pero debía redirigir al 126, que habla sobre el reglamento de ese consejo).

La oposición necesitaba de los dos tercios de la Cámara para imponer su iniciativa, pero sin los senadores del oficialismo le resultó imposible conseguir ese número. "No se lograron los dos tercios, pasamos a otro tema", cerró el debate el vicepresidente Cobos.

Comentá la nota