Cobos se acerca a empresarios y se muestra presidenciable

El vicepresidente recibió a la Comisión de Enlace, instó a dialogar y a preservar la gobernabilidad. Excluido del Consejo de las Américas, buscó su propio espacio
El vicepresidente Julio Cobos aprovechó una semana movida para el cúpula empresaria local para mostrarse cerca del sector. En dos reuniones reservadas con los principales referentes de bancos, industriales y productores agropecuarios, Cobos intentó tener su propio espacio vedado por el aislamiento oficial en el Consejo de las Américas y en el aniversario de la Bolsa de Comercio.

El primer encuentro con empresarios tuvo lugar ayer en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP), que preside el abogado Daniel Funes de Rioja. Estuvieron presente los miembros de la comisión directiva. Participaron Jorge Zorreguieta, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio), Héctor Méndez, titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, y el director de la Asociación de Bancos de la Argentina (Adeba), Norberto Peruzzotti. Sólo estuvieron ausentes Enrique Mantilla, de la Cámara de Exportadores y Carlos de la Vega, de la Cámara de Comercio, por superposición de horarios con el Consejo de las Américas.

El CICYP acostumbra hacer almuerzos con personalidades de la política. Pero lo llamativo fue la fecha escogida para la visita del vicepresidente, en el mismo momento en el que el oficialismo trataba de convencer a inversores desconfiados de que el país ofrece buenas oportunidades para traer capitales.

Además, Cobos almorzó el martes en la Asociación de Bancos de la Argentina (Adeba) con la cúpula de la entidad que reúne a las principales entidades financieras de capital nacional.

En las dos reuniones el vicepresidente se mostró como potencial candidato al 2011, aunque la postura fue siempre tácita y no explícita. También buscó diferenciarse de la administración kirchnerista haciéndose receptor de las principales críticas de la oposición y dando una imagen de equilibrio.

Según Cobos, lo importante es mantener el diálogo con todos los sectores pero instó a preservar la gobernabilidad y alertó que se requiere un esfuerzo colectivo para superar la crisis, que incluya al Gobierno. El vicepresidente no abandonó la cautela ni se apartó de un libreto cauto. También conversó con la la Comisión de Enlace rural, que le acercó las quejas de los productores acerca del veto presidencial a la baja de retenciones en las zonas más afectadas por la sequía.

Uno de los presentes en la reunión, aseguró a El Cronista que Cobos admitió mucha bronca justificada de parte de los sectores rurales, pero evitó hacer referencias personales a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Adeba acostumbra realiza almuerzos con políticos donde cada sector presenta sus problemas y eleva reclamos. La conclusión resultó poco alentadora: Cobos reconoció que no es mucho lo que él puede hacer más allá del poder de fuego que tengan sus legisladores en el Congreso.

El más activo en la reunión fue Biolcati, que explicó las razones por las que el sector rural decidió avanzar hacia un nuevo paro. Cobos se mostró interesado en la opinión de los demás sectores en relación al conflicto agropecuario. Ambos encuentros se hicieron con reserva y fueron exclusivos: hay dirigentes que temen represalias del Gobierno por acercarse demasiado al vicepresidente en rebeldía.

Comentá la nota