La UCR y el cobisno se miran

El fin de semana político tuvo el protagonismo central de la dirigencia radical y del cobismo que eligieron a Mendoza para enviarse mutuos mensajes sobre sus intenciones y perspectivas.
El fin de semana político tuvo el protagonismo central de la dirigencia radical y del cobismo que eligieron a Mendoza para enviarse mutuos mensajes sobre sus intenciones y perspectivas.

La UCR tensó sus músculos y realizó un acto el viernes en Guaymallén, donde el titular del comité nacional, Gerardo Morales, y los legisladores top Ernesto Sanz y Oscar Aguad, propiciaron la reunión y el regreso de los emigrados y los defenestrados. Siempre, -no se cansaron de reiterarlo- con la condición de que el que regrese haga profesión de fe de los ejes radicales que sostiene la Convención nacional de Mina Clavero.

En la reunión de la calle Alem y en el acto bajo la lluvia, se dejó entrever cierta ambigüedad sobre si se quiere que vuelvan todos, incluso el vicepresidente, o si se buscará el acuerdo programático con el partido que ha fundado recientemente en ex gobernador mendocino.

Lo que sí se aprecia es que la discusión en torno a esas dos alternativas u otras que surjan será durísima, “al estilo radical”, como admitió Morales en el comité ante periodistas. En la rivera cobista, mientras se observa un lento desgranamiento de concertadores que regresan al viejo partido, se lanzan mensajes también confusos.

El sábado Cobos encabezó la ceremonia de cambio de nombre: ya no es Concertación Ciudadana, si no Consenso Federal. Allí dijo que no piensa volver a la UCR pero señaló que los que lo siguieron “nunca dejaron de ser radicales”. Jaliff, por su parte, defiende la entidad del Confe, partido que preside.

Comentá la nota