El cobismo se mostró unido y confiado en su último acto.

El Vice y sus candidatos culminaron la caravana en Guaymallén.Sanz dijo estar orgulloso de ser "gente de Cobos" y Mansur aseguró que va al Congreso con "las manos libres".
Recorrieron más de 1.300 kilómetros por toda la provincia asegurando que "todos los mendocinos son iguales y valen lo mismo". Pero los candidatos del Frente Cívico reservaron el final de la "Caravana por una Mendoza de verdad" para Guaymallén, uno de los departamentos clave en la elección del domingo próximo. Los cobistas cerraron su campaña electoral tratando de transmitir un mensaje de unidad en un acto ante unas 800 personas.

La intención era mostrar un contraste con lo que pasó hace dos años, cuando la UCR fue dividida en las elecciones y el justicialismo ganó. "Hemos superado nuestras diferencias y hoy estamos más unidos que nunca", repitió varias veces Julio Cobos."Estoy orgulloso de ser hombre de Cobos", dijo Ernesto Sanz.

Los cumplidos entre los dos líderes del Frente Cívico no eran improvisados, pues las antiguas disputas entre ambos fueron la base de las críticas a esa nueva alianza. Claro que el esquema de unidad presentado tiene afuera al intendente de Capital, Víctor Fayad, y un apoyo tácito de RobertoIglesias.

El presente y el futuro

En el cierre de campaña no hubo muchas críticas directas a Jaque y Cobos repitió su discurso de candidato nacional: criticó el centralismo de Buenos Aires y remarcó que el país debe basar su modelo en la educación.

"Argentina va más allá de la General Paz y el conurbano bonaerense", dijo. Y para pedir el voto, recordó su voto "no positivo" en el Senado que lo posicionó en el escenario político nacional."El 17 de julio votamos por la paz; ahora vamos a votar por la esperanza, por el respeto, por el diálogo", aseguró.

Los radicales dicen estar confiados en ganar la elección gracias a la mala imagen del Gobierno provincial, a la reunificación de la UCR y a la alta consideración de Julio Cobos.Sin embargo, en el cobismo no dejan de pensar en que hace dos años creían ganada la gobernación y finalmente el electo fue el peronista Celso Jaque.

El domingo, el Frente Cívico se juega más que algunas bancas en el Congreso y en la Legislatura.Es que se pone a prueba la reconstrucción "express" del radicalismo.Desde ese sector ratifican que "una victoria hará más fácil la consolidación del reencuentro" y que se sumen también los dirigentes díscolos.

Pero el domingo además está en juego el futuro político del Vicepresidente, quien puso el resultado del 28 como primer escalón de su candidatura a presidente. De hecho, Cobos fue el protagonista casi exclusivo de la campaña y desde hace una semana no va alSenado de la Nación para hacer campaña.

Antes de su acto final, los candidatos del Frente Cívico terminaron la recorrida por todos los departamentos. Iniciaron ese camino en Maipú, territorio "enemigo" por excelencia, donde la música de "la gente de Cobos" se mezclaba con la marcha peronista que sonaba en la plaza departamental.

El recorrido siguió por GodoyCruz, donde finalmente apareció el intendente Alfredo Cornejo, quien estuvo alejado de la campaña. El siguiente paso fue Las Heras y también pasó por Capital, donde el escenario es raro para el radicalismo: el intendente Fayad es el principal opositor al Frente Cívico, a pesar de pertenecer al mismo partido y de ir como candidata Mariana Juri, funcionaria del municipio. Los últimos pasos los dieron en Lavalle y finalmente se concentraron en Guaymallén.

El cierre estuvo reservado para Ricardo Mansur, Ernesto Sanz y Julio Cobos. Sólo ellos tres hablaron en el predio de la Virgen, a un costado delAcceso Este.

"Si ser gente de Cobos es recorrer la provincia y hacer política desde la limpieza por apostar a una provincia que termine con la mentira entonces estoy orgulloso de ser gente de Cobos", dijoSanz. Mansur se encargó de enumerar las propuestas y dijo que ellos "van con las manos libres" al Congreso. Luego Cobos volvió a levantar las manos de sus candidatos.

Comentá la nota