COALICIÓN CÍVICA Martello aseguró que "hay fondos" para solventar la asignación universal por hijo

El referente bonaerense de la Coalición Cívica, Walter Martello, aseguró que existen fuentes para financiar el proyecto tal cual lo propone el Acuerdo Cívico, y criticó al Gobierno de "no buscar la universalización de la asignación para mantener una estructura clientelar".
"Recursos para el financiamiento existen, no estamos convencidos de que exista la voluntad de hacerlo", resaltó.

El diputado provincial reelecto por el Acuerdo Cívico y Social Walter Martello manifestó ayer sus dudas respecto a la puesta en marcha del proyecto de asignación universal por hijo, al considerar que "no existe" en el Gobierno nacional "la voluntad política para hacerlo".

En el marco de una charla con este medio, el presidente el bloque del ARI en la Legislatura bonaerense reconoció que el sector "no tiene esperanza" de que la iniciativa prospere tal como la impulsa la Coalición Cívica desde hace años.

"Ellos tienden a creer que la universabilidad se plantea únicamente en los sectores más humildes y a partir de ese concepto es que pueden mantener una estructura clientelar", acusó.

Martello destacó además que este es el motivo que los lleva a desconfiar del verdadero interés de la administración K por erradicar la pobreza, y apeló a cuestiones de coyuntura para entender porqué desde la Casa Rosada se empezó a hablar del proyecto que puso varias veces sobre el tapete Elisa Carrió, tanto desde una banca en el Congreso como fuera de él.

"Desde las elecciones hasta ahora hubo muchos anuncios gatopardistas, con los que se pretende decir que va a cambiar algo, cuando en realidad no se va a modificar nada. Si seguimos la secuencia del llamado diálogo político vemos que se empezó con la reforma política, el Consejo de la Magistratura y los superpoderes, y que no se discutió ninguno de esos temas", recordó el parlamentario, para concluir en que "ahora se empezó a hablar de la pobreza a partir del pronunciamiento de la Iglesia y por una necesidad de decir algo, pero será un anuncio que quedará en la nada como tantos otros".

En el marco de la ronda de diálogo propiciada por el oficialismo, y como consecuencia de las declaraciones del Papa Benedicto XVI, la "escandalosa" pobreza argentina volvió al centro de la escena.

Una de las respuestas del Gobierno fue apelar a la iniciativa de la asignación universal por hijo, propuesta por la que pelean hace varios años el diputado de la CTA Claudio Lozano y Carrió (en 1996 llevó la cuestión a la Cámara Baja nacional sin éxito), y que supone que el Estado asegure a todos los menores del país un ingreso mensual fijo.

El eje del debate gira ahora en torno a los posibles "beneficiarios", ya que, antes de que empiece a rodar la pelota, desde la Rosada anticiparon que una asistencia a todos los sectores de la sociedad (clase baja, media y alta) como proponen desde el Acuerdo Cívico es inviable por "los fondos disponibles".

Según indicó la propia Presidenta días atrás en el marco de una conferencia de prensa, en caso de implementarse una asignación por hijo de 135 pesos se necesitarían 6.900 millones de pesos anuales; en caso de ser 150 8.080; mientras que si se entregaran 200 pesos los millones del costo fiscal serían alrededor de 11.800.

No obstante, los cálculos de la Primer mandataria están basados en el índice de pobreza oficial (cerca del 25 por ciento) y la cifra final, según algunos estudios privados, redoblaría la cifra necesaria para hacer frente a la asignación.

Sobre este punto, Martello desestimó los argumentos oficiales de peligro de desequilibrio fiscal y aseveró que pueden alcanzarse los fondos necesarios para llevar adelante "una verdadera asignación universal".

"No como lo dicen, y si uno reasigna todas las partidas discriminadas en los distintos ministerios para financiar los programas sociales que tiene la Nación se podría hacer frente casi al setenta por ciento de la asignación", argumentó el referente del ARI.

Al tiempo que agregó como "dos posibles fuentes más" a la "nueva reasignación de recursos vinculada al ANSES" y a "un avance en la posible modificación los impuestos de los sectores que más ganan para, por ejemplo, gravar la renta financiera".

"Recursos y modalidad de financiamiento posible existen, lo que no estamos convencidos es que exista la voluntad de hacerlo", concluyó Martello.

Comentá la nota