La Coalición Cívica advierte sobre las irregularidades del hotel de los Kirchner

El diputado Fernando Iglesias señaló que "es una compra bastante curiosa: en el documento, el comprador y el vendedor tienen el mismo domicilio. Entre los propietarios hay personas de su familia y Lázaro Báez", denunciado como testaferro.
El diputado de la Coalición Cívica Fernando Iglesias consideró como "un gran bluff" que el ex presidente Néstor Kirchner justificara la compra de dos millones de dólares para adquirir un hotel en la ciudad santacruceña de El Calafate.

"Es una compra bastante curiosa: en el documento, el comprador y el vendedor tienen el mismo domicilio. Entre los propietarios hay personas de su familia y está Lázaro Báez, a quien venimos denunciando hace mucho tiempo como uno de sus testaferros", indicó el legislador.

Iglesias es uno de los integrantes de la Coalición Cívica que ayer denunció penalmente a la presidenta Cristina Fernández y a su marido y antecesor, Néstor Kirchner, por supuesto enriquecimiento ilícito a partir de la compra de 2 millones de dólares en 2008.

"Los funcionarios manejan una serie de informaciones cruciales que no la pueden utilizar en beneficio propio ni de sus allegados. En particular, el caso del dólar es muy evidente: una persona que decide cuál va a ser el nivel del dólar en el futuro no puede salir a comprar y vender dólares como parte de su negocio especulativo", indicó a radio Continental.

Iglesias destacó que "me ha causado asombro escuchar al Jefe de Gabinete y a varios integrantes del oficialismo que son abogados decir que es lo mismo que una empresa. No es lo mismo. Una empresa no está afectada por la Ley de Etica Pública ni tampoco tiene un manejo reservado de información, ni la posibilidad de decidir por sí sola cuál es el valor del dólar, como sí lo ha tenido estos años Néstor Kirchner".

Respecto de la compra de un hotel en El Calafate, dijo que "la información que tenemos que no está en el directorio (de la empresa que adquirió la propiedad) y que todo esto es un gran bluff. Hay una falta absoluta de seriedad. En cualquier país serio esto provocaría verdaderamente un terremoto político".

Comentá la nota