Un club campeón.

Estudiantes demostró que la cuarta Libertadores de su historia no es casualidad: detrás del equipo hay una fuerte inversión en obras.
La obtención de la cuarta Copa Libertadores despertó en Estudiantes una inquietud siempre latente: ¿por qué no es considerado un grande más? Para la afirmación los hinchas y dirigentes esgrimen los títulos, la cantidad de gente, la historia en general y, también, la infraestructura del club. Este último ítem siempre es remarcado por los jugadores que llegan por primera vez al Pincha. Pues bien, en los últimos seis años el gobierno de la institución ha realizado inversiones que convirtieron en lujosas a algunas de sus instalaciones.

El Country fue la idea de un visionario, de Mariano Mangano, presidente durante toda la década del 60. Primero compró 45 hectáreas, luego les agregó 40 más. Hoy es un verdadero lujo en el que los jugadores profesionales y juveniles se entrenan; el equipo de Primera concentra y los chicos del Interior viven. El edificio de la concentración es un hotel con habitaciones doble y una triple (la del cuerpo técnico, con vista a la cancha uno y al campo de golf); tienen televisor, DVD, teléfono, Direct TV, aire acondicionado. Cuenta con un microcine, sala de Internet, un salón comedor con dos plasmas, salas de kinesiología con equipamiento de última tecnología y dos salas de reuniones. También el cuerpo técnico posee una sala con videoteca.

La gran obra del año pasado fue el spa para los profesionales. Cuenta con una pileta térmica de 9 x 4 metros, una rampa de recuperación de 9 x 1m (ambas con jets de chorros de agua); dos hidromasajes para seis personas; tres duchas escocesas; un sauna de madera para 12 personas (se consigue el efecto calor); y un baño finlandés (efecto humedad) con la misma capacidad.

El Country tiene vida todo el día. Temprano por la mañana entran los chicos del Jardín de Infantes, Primaria y Secundaria. En total suman alrededor de 800 alumnos y la matrícula está bloqueada. Luego llegan los jugadores de Inferiores, que para entrenarse cuentan con cinco canchas más una de césped sintético (compartida con el hockey). Y por la noche llegan los 300 chicos de Infantiles y de la Escuelita de Fútbol.

Los pibes del Interior tienen en el Country también su casa, que lleva el nombre de "Edgardo Ruso Prátola". Hoy son 11 habitaciones (dobles y triples) y luego serán 11 más; comedor con plasma y Direct TV y vestuarios completos.

La CD planea seguir con las obras en el predio de City Bell (de paisajismo, salones para los socios), que sumadas a la construcción del estadio son los dos ejes que para los hinchas y dirigentes conforman los argumentos tangibles para que sea considerado un club grande. A los títulos, la historia y las glorias ya las conocen todos.

Comentá la nota