Club Atlético Santa Rosa recupera 37 hectáreas

Deberá sacar a la venta 3 has. 93 as. para cancelar deudas concursales y demás compromisos. Nada menos que 9 abogados y 6 peritos deben cobrar, además de los integrantes del Organo Fiduciario.
Una decisión de la jueza Susana E. Fernández, titular del Juzgado nº 1 en lo Civil, Comercial. Laboral y de Minería, podría abrir la puerta a un gran negocio que involucrarían tierras que le corresponden al Club Atlético Santa Rosa al permitirle al Organo Fiduciario concretar un convenio por el cual Miguel Angel Gómez le cedería a la entidad 37 hectáreas ubicadas sobre la ruta nacional nº 5.

Lo paradójico del caso es que a esos terrenos el propio Gómez -ex presidente de la entidad- los habría comprado con el dinero que era del club, al que después le vendió 7 de esas hectáreas (a un precio muy superior a lo que valían) que nunca fueron escrituradas y quedaron a su nombre. Ahora Gómez ofrece la devolución de 37 hectáras "sin reconocer hechos ni derecho, y al solo efecto conciliatorio". Pretende entregarlas "en concepto de pago por todos y cada uno de los conceptos reclamados contra su persona y su hijo Gastón Ariel Gómez, en las actuaciones caratuladas "Organo Fiduciario Club Santa Rosa c/Talmón Raúl Alberto y otros s/daños y perjuicios - Medida cautelar"; otro del Club Santa Rosa "c/Gómez Miguel Angel y otro s/simulación", y "c/Gómez Miguel Angel s/daños y perjuicios", en trámite por ante el Juzgado Civil, Comercial, Laboral y de Minería nº 5.

"Propuesta indecente".

Hace algún tiempo, al conocerse esta propuesta por parte de Gómez y sus abogadas, no faltó quien lo juzgara como una "propuesta indecente", porque cabe recordar que el ex presidente, junto a Jorge Omar Sánchez -ex secretario y ex y director técnico del fútbol albo-; y Raúl Alberto Talmón -a la sazón tesorero- fueron hallados "material y penalmente responsables del delito de defraudación por administración fraudulenta en calidad de coautores". El 31 de octubre de 2006 los tres fueron condenados por la justicia a tres años de prisión de ejecución condicional.

Atlético Santa Rosa supo ser una entidad señera en la ciudad, y quien pensó que con el ingreso de 2 millones 880 mil dólares con la venta de parte del estadio Mateo Calderón a Casa Tía tendría asegurado un sólido futuro, se equivocó. El desfalco a que lo sometieron esos tres dirigentes dejó en estado ruinoso al club.

La jueza Fernández decide ahora otorgar un poder "especial irrevocable a favor de los integrantes del Organo Fiduciario para realizar y/o escriturar 7 has. que oportunamente fueron vendidas mediante boleto de compra venta por Gómez" al club, y una parte de 3 has. 7 as. de una fracción mayor de 33 hectáreas". También se cede a favor del O.F. "la totalidad de las hectáreas" inscriptas a nombre de Gómez identificadas catastralmente como parcela 178 del Lote 13 Fracción D Sección II (unas 30 hetáreas).

Gómez no paga ni sus abogados.

El O.F. acepta "y como contrapartida se compromete a desistir del derecho y la acción" contra Miguel A. Gómez en tres expedientes que tramitan en el Juzgado Civil nº 5.

Pero no es todo, porque "el Organo Fiduciario asume las costas y costos judiciales devengados y que se devenguen en el futuro por la parte que corresponda a Miguel Angel Gómez y/o Gastón Ariel Gómez (su hijo) incluyendo los honorarios profesionales que se regulen judicialmente a los peritos Sergio Martín y Heraldo Fritz, a los abogados apoderados del club Santa Rosa (Molín) y los que se regulen judicialmente a los letrados apoderados y patrocinantes del mismo Gómez" en aquellos causas enunciadas (Martiní y Brarda).

Eso sí, se dispone (¡!!) que los honorarios de los apoderados y patrocinantes de Gómez "se cancelarán en segundo término con el remanente que resulte de la enajenación de las parcelas" mencionadas. Es decir una vez que se cancelen los créditos verificados, gastos causídicos y aportes que se adeuden al Fisco provincial y nacional, Caja Forense y el Colegio de Abogados. Pero si no alcanzara con la venta de esas casi 4 hectáreas no habrá problemas, porque sus honorarios "quedarán garantizados" con el resto del bien inmueble, casi 30 hectáreas.

Cabe señalar que la última tasación -hubo dos anteriores por parte de D'Adam y Carlos Tueros-, realizada por el perito indicado por el Tribunal (Raúl O. Fernández Mendía) asignó un valor de 360 mil dólares por la parcela menor y 790 mil por la mayor, lo que no mereció observación.

.

El convenio.

Concretamente el acuerdo prevé que Gómez transfiera aproximadamente 37 hectáreas, valuadas en más de $ 4 millones, de las cuales el club retendría en principio 3 hectáreas 7 áreas "para continuar desarrollando sus actividades deportivas".

Como contrapartida el O.F. se compromete a desistir de los derechos y acciones contra Gómez en los tres procesos ordinarios en marcha y que ya mencionáramos. Según la jueza "deben sopesarse las reales posibilidades de que las sumas reclamadas puedan ser efectivamente percibidas una vez obtenida las eventuales sentencias condenatorias. Se trata de $ 1.800.000 más $ 540.000 de intereses y costas presupuestado en un caso; y $ 3.000.000 más $ 600.000 de intereses y costas en el otro).

En este punto alguien podría inferir que si Gómez resultó culpable y condenado en la causa penal, difícilmente podría esperar un destino distinto en las acciones civiles. ¿O no?

Especifica la magistrada que esa misma acción de daños y perjuicios "fue dirigida también contra otros dos codemandados (Talmón y Sánchez), habiéndose decretado la inhibición" de bienes en el caso del ex secretario y ex entrenador. No aparecen bienes a su nombre.

Meritúa Susana E. Fernández que la restante alternativa para obtener fondos y cancelar pasivos sería efectuar una nueva venta del estadio Mateo Calderón, "con un resultado también incierto", sostiene.

Acreedores satisfechos.

En síntesis evalúa que con esta decisión y autorización al O.F. "en un lapso relativamente breve los acreedores podrán ver satisfechos sus legítimos derechos, y paralelamente la continuidad de las actividades para la concreción del fin social".

Agrega que esa autorización "no obsta" la continuidad de las causas contra Sánchez y Talmón.

En definitiva aprecia que "el ingreso a la masa de los bienes comprometidos por un valor de 4 millones de pesos" servirá para la cancelación de un pasivo que "no alcanza" los $ 700 mil, más los gastos y honorarios. "Resulta a todas luces ventajosa para los intereses de los acreedores", ratifica la jueza.

¿Y el club? A pesar de la exacción a que se ve expuesto, y de lo que todavía le pueden llegar a sacar, podría a lo mejor iniciar una nueva etapa.

No obstante pareciera demasiada la cantidad de personas que cobrarán de su patrimonio. ¿Quiénes percibirían honorarios? Al parecer los abogados José Luis Moslares, Federico Luis Moslares, Laura Cagliolo, María Cecilia Martiní, Anahí Brarda, Román Molín, Sánchez Alustiza, Carlos Reale y Mirta Lilia Martín; más los peritos Sergio Martín, Heraldo Fritz, D'Adam, Carlos Tueros y Raúl O. Fernández Mendía. También debiera cobrar Sergio Montero, propietario de las tierras linderas y a quien le sacaron una importante capa fértil de su propiedad. A todo eso se le suman la Dirección General Impositiva y Rentas de la provincia. Sí, todo lo pagaría Atlético Santa Rosa.

Comentá la nota