Closs reclamó a las distribuidoras que equiparen los precios de los combustibles en Misiones.

Closs reclamó a las distribuidoras que equiparen los precios de los combustibles en Misiones.
Es que la provincia sufre asimetrías arbitrarias en el precio con respecto al resto de la Argentina. El pedido surgió en la cena del 21 aniversario de la Cesane. Representantes de Esso y Shell escucharon el reclamo.
Un nuevo aniversario de la Cesane, (Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste Argentino) que festejó sus primeros 21 años de existencia organizada, fue la ocasión propicia para que el gobernador de Misiones Maurice Closs, reclamara personalmente a las autoridades de Shell y Esso de argentina por la tremenda desigualdad a la que las petroleras someten a los misioneros y a otras provincias en el precio de los combustibles - especialmente el gasoil -, respecto del que cobran en el país central.

Antes de ese momento, y en la requisitoria periodística, los ejecutivos admitieron la brecha en favor de los porteños pero cargaron las responsabilidades de dicha situación en el precio que cobra en Buenos Aires la líder del mercado -Repsol YPF - y en los funcionarios nacionales por la política que aplican para el sector, "que no tiene un sinceramiento".

"Es una discriminación pero positiva para el país central, lo que debería hacerse es permitir que también en Buenos Aires suban los precios y no bajarlos en el interior", dijo Juan José Aranguren, titular de Shell de Argentina.

Para el gobernador misionero "esa lógica es una locura", y pidió que con un pequeño reacomodamiento en Capital y el Gran Buenos Aires - de alrededor del 1 por ciento -, se equilibren las diferencias de hasta el 30 por ciento que se paga por el gasoil en Misiones.

A la cena de la Cesane realizada en el Hotel Amerian de Puerto Iguazú, asistieron el gobernador Maurice Closs, el presidente de la Cesane, Faruk Jalaf; Rosario Elena Sica, presidenta de Fecra (Federación de Empresarios de Combustibles de la Republica Argentina); Juan José Aranguren, presidente de Shell Compañía Argentina de Petróleo S.A. y Tomás Hess, vicepresidente de Esso Argentina y responsable de la compañía en el cono Sur, entre otros empresarios de todo el norte argentino.

En la jornada previa, los expendedores se reunieron para analizar la problemática que aqueja al sector, y decidieron concretar el desarrollo de una Federación del Norte, que les permita una mayor relevancia en las negociaciones con las petroleras, además de compartir el abordaje de problemas comunes en su actividad.

Diferencia de precios

Acerca de las diferencias de precios a favor de Buenos Aires respecto de Misiones, el ingeniero Juan José Aranguren, presidente de Shell Compañía Argentina de Petróleo S.A. manifestó que "les traslado la pelota a mis competidores, porque tristemente muchos competidores tienen los precios bajos en Buenos Aires para que no se enojen las autoridades, justamente porque es el lugar donde las autoridades nacionales, el ministro Julio De Vido, el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno y demás, ven que los combustibles ahí son bajos, pero la realidad es que ahí están perdiendo dinero, por lo tanto lo que creo es que en vez de que los precios bajen en el interior, deberían subir en Buenos Aires".

Añadió que "nuestro competidor más importante es YPF y si ellos bajan sus precios, a nosotros no nos queda otra que bajarlos también porque tenemos un diferencial muy alto y si vendemos como deberíamos automáticamente nos quedamos prácticamente sin clientes. En un mercado libre el competidor que tiene el precio más bajo es el que regula los precios, por lo tanto es YPF el que los regula en el mercado, igual nuestro precio siempre es un poco más alto porque la calidad del combustible es mejor pero hasta el limite en que entremos a perder volumen".

Por su parte, el vicepresidente de la Esso Argentina señaló que "es cierto que existe una gran diferencia entre los precios de Capital Federal y los precios de combustible del interior. La política de nuestra empresa es que a los estacioneros que son independientes le sugerimos un precio, lo que está ocurriendo es que muchos de sus costos están subiendo y ellos dicen que tienen que protegerse a través de los precios al consumidor".

Al ser consultado acerca de si no resultará posible como salida volver a la unificación del precio en todo el país, dijo que "la unificación del precio no depende de nosotros, creo que la libertad del mercado sería lo ideal, no debería haber variables controladas como subsidios y demás porque eso hace que los precios no sean los que corresponden. Por ejemplo, si los costos estuviesen más liberados, porque existe una formula para el cálculo, si existiese la libertad como ocurrió en su momento, creo que los precios deberían subir por momentos y en otros deberían bajar".

En tanto que Rosario Elena Sica, presidenta de Fecra (Federación de Empresarios de Combustibles de la Republica Argentina) consideró que "lamentablemente la diferencia de precios entre Buenos Aires y el interior es por el Indec, tiene una gran incidencia en todo el país. Estuvimos hablando con el gobernador Closs porque esta asimetría ha generado también un mercado negro muy peligroso porque están cargando combustible en la Capital con camiones que no son volumétricos para trasladarse al interior. Se lo expliqué al ministro De Vido en diciembre, me puso técnicos a disposición con los que trabajamos en enero y febrero, pero todavía no hemos tenido una solución definitiva".

Y por su parte, Faruk Jalaf, presidente de la Cesane, indicó "que el combustible en Buenos Aires salga más barato que acá no es una decisión nuestra sino del gobierno nacional y se da porque probablemente incide mucho en el Indec. Se les obliga a vender a un valor menor".

Comentá la nota