CLOSS ENTIENDE QUE A FINES DEL AÑO PRÓXIMO HABRÁ DEFINICIONES SOBRE EL 2011

El gobernador de Misiones, Maurice Closs, se jacta de ser uno de los pioneros del tejido de alianzas entre los dos partidos mayoritarios, al estilo de lo que en 2007 supo ser la Concertación Plural.
De hecho, el Frente Renovador que integra está conformado por un sector de la UCR y otro del peronismo: el factor de unión sigue siendo la histórica puja con Ramón Puerta. En esta entrevista con Página/12, Closs asegura que el escenario político con vistas a la sucesión presidencial recién se definirá en la primavera de 2010. Cuando se le pregunta quiénes serán los competidores que tendrán protagonismo en 2011, el gobernador enumera una lista medianamente larga. "El principal actor político hoy es el gobierno nacional, a través de la Presidenta y de la fuerte incidencia que tiene en la política el ex presidente Kirchner", dice primero. Pero enseguida agrega otros nombres. "Todo aquel gobernador que tenga voluntad de militar y de trabajar más allá de las fronteras de su provincia va a ser un actor importante. Y también la Presidenta, Kirchner, Duhalde, Cobos, son actores importantes de la política argentina", completa.

Hijo de prósperos empresarios afincados en la localidad de Aristóbulo del Valle, titular del Comité provincial de la UCR a los 29 años, Closs puede enorgullecerse también de ser uno de los gobernadores más jóvenes del país. Nació en 1971, hoy tiene 38 años.

–¿Qué posibilidades le ve a Kirchner de ser candidato en 2011?

–El principal actor de la política nacional hoy es el Gobierno, a través de la Presidenta y de la fuerte incidencia que tiene el ex presidente Kirchner. Eso le permite conformar mayorías parlamentarias importantes no sólo para la ley de medios, sino también para otras leyes importantes de prórroga de impuestos, de presupuesto. Todo eso hace que hoy su gobierno y su espacio político tengan el acompañamiento del Congreso. Eso es lo que se discute hoy. Plantear candidaturas al 2011 en este momento es prematuro. Recién a esta altura del 2010 se va a estar definiendo con mayor claridad y profundidad el escenario político para el 2011.

–El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, intentó lanzar una línea postkirchnerista dentro del peronismo: un espacio político que no fuera ni el peronismo disidente ni tampoco el oficialismo de Kirchner. ¿Es posible que en el 2011 haya un espacio intermedio?

–Se empieza a notar la necesidad de que haya un nuevo espacio generacional. Porque a personas de nuestra generación, yo tengo 38 años, nos ha tocado desde muy jóvenes tener fuertes responsabilidades de gobierno. Esto nos obliga a tener una mirada de proyección política a mediano y largo plazo sin encasillarse en ninguno de los esquemas. Pero esto es proyección política. Después cada uno resolverá en qué espacio hace política, en qué espacio compite y a qué espacio nacional acompaña. Podremos coincidir o no en proyectos, pero sí sería bueno que tengamos por lo menos un buen espacio de debate de cómo creemos que será la política a veinte, veinticinco años.

–¿Fue un error lo de Urtubey?

–Yo creo que manifestó algunas coincidencias generacionales. Más que eso no creo... Y en lo personal, no lo escuché a él decir otra cosa salvo que había que empezar a trabajar a nivel generacional para armar equipos y para pensar. Pero no en la mirada del 2011. En el mediano y largo plazo.

–¿Es compatible la imagen negativa de Kirchner con una candidatura presidencial?

–Las imágenes que resultan de una encuesta son fotos estáticas de un momento del devenir histórico de la política. Todo puede evolucionar, para mejor o para peor. Lo que pasa hoy se enmarca en este momento muy especial donde la sociedad, respecto de la política, está simplemente observando. La etapa de definición se va a dar dentro de un año. A partir de ahí va a empezar a correr el calendario y se van a ir proyectando las influencias, las imágenes, las potencialidades y las posibilidades de éxito que tenga cada uno de los candidatos.

–¿Qué perspectivas económicas vislumbra para el año que viene? ¿Y la situación financiera de las provincias?

–El 2010 va a ser un mejor año, aunque tengo un optimismo moderado. Un optimismo que prevé un rebote pero que probablemente todavía no nos alcance para lograr los niveles de actividad del 2008. Como gobernador, creo que debo prepararme para un escenario mejor que el del año 2009 pero tampoco algo que sea cambiar de la noche a la mañana la situación. ¿De la Nación qué necesitamos? Lo de todas las provincias que tienen deuda. Que se renegocie la deuda, que todos los años se hace, a partir de los programas de asistencia financiera. Sin ninguna duda el año 2010 viene con vencimientos mayores, pero está prevista la partida en el Presupuesto nacional.

–¿El aumento del número de pobres no está de alguna manera revelando los límites del modelo basado en un tipo de cambio competitivo para la industria y para el campo? ¿No está demostrando que falta algo más para poder luchar más contundentemente contra la pobreza?

–Está mostrando que la evolución natural del crecimiento de un país recupera determinados nichos de la pobreza pero va dejando concentrados en determinados lugares también otros nichos importantes. Ahora, especialmente el norte argentino tiene problemas estructurales de pobreza. Hay que tomar de manera puntual las regiones que tienen mayores problemas estructurales de pobreza y desplegar políticas de manera dirigida, especialmente el NEA y el NOA. Reconozco que Misiones tiene un problema de pobreza estructural. Por eso reclamo políticas concretas. Con éste o con cualquier modelo de país que se tenga, si no se piensan políticas específicas, las brechas pueden ir aumentando.

–¿Qué posición tiene frente a la reforma política que impulsa el Gobierno?

–Debe hacerse por partes, gradual e inteligentemente. Lo primero que hay que lograr es un esquema de internas abiertas y simultáneas. Puede ser en etapas, como lo es en Estados Unidos. Lo que sí creo que hay que lograr de una vez por todas es separar las boletas. Yo lo grafico de la siguiente manera: no hay que buscar eliminar la lista sábana. Yo creo que el Poder Ejecutivo debe tener en la misma boleta su propuesta de Poder Legislativo. Lo que sí creo que debiera ser un buen paso de una reforma política, más en un país federal, es eliminar lo que por ahí yo llamo la lista chorizo. Hay que separar las boletas por jurisdicción. Entonces vos tenés la posibilidad de elegir tu equipo de gobierno municipal, provincial y nacional. Obviamente, cada uno sí tendrá su Poder Legislativo y Ejecutivo sí pegados, porque forman parte del mismo proyecto político. Esas serían mis dos ideas. Arrancar con los esquemas de internas abiertas y simultáneas, que pueden ser en un mismo día o en días distintos, depende las regiones, y de una vez por todas no seguir discutiendo la lista sábana sino discutir esto de que las boletas vayan pegadas. Una buena reforma política sería aquella que determine la unidad del voto pero por jurisdicción.

–¿Qué otros dirigentes, aparte de Kirchner y Cobos, piensa que están llamados a tener protagonismo en el 2011?

–Todos los gobernadores que tienen expectativa nacional y militancia nacional van a estar en el tablero. Desistimos nosotros los gobernadores que de alguna manera tenemos nuestra estrategia muy limitada a nuestra provincia. Pero todo aquel gobernador que tenga voluntad de militar y de trabajar más allá de las fronteras de su provincia va a ser un actor importante. Obviamente que va a ser más gravitante Mario Das Neves, que expresa una voluntad de hacer política nacional, que Maurice Closs, que expresa una voluntad de hacer política provincial. Pero insisto en que la Presidenta, Kirchner, Duhalde y Cobos son actores importantes de la política argentina.

Comentá la nota