Closs destacó los valores del trabajo, la tolerancia, la honestidad y la paz

El gobernador Maurice Closs sostuvo que "la tolerancia, el trabajo, la honestidad y la paz son nada más y nada menos que los valores que hicieron posible soportar aquellos tiempos difíciles, encontrar el camino para el progreso y llegar a lo que hoy somos. Esos cuatros valores, además, son los indispensables para seguir creciendo", afirmó en su mensaje en el acto central celebratorio del 90mo. aniversario de la fundación de Puerto Rico, en la tarde del sábado 14.
El Gobernador encabezó los festejos junto al intendente José Lorenzo Dieminger; y al presidente del Concejo Deliberante local, Jorge Vercelli. Asistieron también jefes comunales de localidades vecinas; el diputado electo y vicepresidente del IPRODHA, Eduardo Morales Lezica; y el vicepresidente del IPLyC y ex intendente de Puerto Rico, José Meier.

Previamente, el mandatario provincial y el Intendente inauguraron formalmente el nuevo edificio del Club de Abuelos de esa ciudad, entregaron diez viviendas construidas por el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional y recorrieron diversas obras que se ejecutan en el caso urbano de la ciudad. Debido a la intensa lluvia que caía a esa hora, el acto central tuvo lugar en el club Victoria, donde hicieron uso de la palabra el padre Romano, sacerdote católico y uno de los primeros habitantes nacidos en Puerto Rico; el intendente Dieminger y el gobernador Closs.

Al iniciar su alocución, dijo el Gobernador: "no hay duda de que, cuando uno imagina una fiesta, la imagina seguramente en el mejor de los días, en el escenario que hubiera querido, con el sol radiante, con luz eléctrica y con sonido, con las calles asfaltadas, con las vidrieras adornadas. Es casi como que nos acostumbramos a todo esto. Imagínense el trance que pasamos quienes vivimos hoy, en los lugares del siglo XXI, cuando tenemos que estar solamente 10 ó 15 minutos sin luz: parece que nos sacaran la mitad de nuestras comodidades. Si nos ponemos a pensar, hace cuánto tiempo tenemos luz; y si esto nos permite ir un poco más para atrás y pensar cuáles eran las realidades, las comodidades que tenían los pioneros de estas tierras casi un siglo atrás, 90 años, nos damos cuenta de que la lluvia, de que la falta de sonido, de que la falta de luz, son accidentes puntuales que vivimos hoy y que eran constante de aquellos tiempos difíciles, de aquellos tiempos de sueños, de aquellos tiempos de esperanzas y de aquellos tiempos de desprendimiento. Esa metáfora que recién decía el Intendente, marcaba su obra; y contaba que la luz que alumbraba ésta, su nueva patria, era una parte de la película. Porque seguramente dos meses atrás, ese mismo barco dejó una luz, que era la luz de la vieja patria. Aquella en la que dejaba su padre, su hermano, amigos, sueños e historias. Y no por casualidad, esta tierra y esta zona, tienen estos 90 años. Noventa años atrás sería 1919, y si uno mira los años que tiene Esperanza, Eldorado, Victoria que también estuve en el acto del día del pueblo; tienen también algo que ver con la historia del viejo continente, con el final de la Primera Guerra. Con el final de esa Primera Guerra que lleva a millones de europeos. No todos tenían la visión de que había que quedarse en una zona de guerra. Y si bien esta zona aparecía desolada, sin luz, sin progreso, aparecía a los ojos de aquellos hombres como una tierra de paz, una tierra donde cada uno podía venir a construir y a forjar su propio destino en paz. Días pasados, creo que se cumplió el 11 del 11, el aniversario del final de esa guerra; y no estuvieron equivocados quienes vinieron a Puerto Rico, Misiones o Argentina en busca de la paz, porque al cabo de pocos años iba a estallar la Segunda Guerra. Digo esto porque quiero hacer una reflexión concreta sobre los elementos que el padre Romano decía que estaría indicándonos nuestros pioneros. Creo que estos elementos, que no son propios de Puerto Rico sino que espero sean propios de todos los misioneros, son nada más y nada menos que los valores que hicieron posible soportar aquellos tiempos difíciles, encontrar el camino para el progreso y llegar a lo que hoy somos. Esos cuatros valores, además, son los indispensables para seguir creciendo", aseguró.

"Primero, nos decía Romano que, en cada uno de ellos, estaba la tolerancia, la capacidad de entender al que piensa distinto, la capacidad de convivir. Ese ejemplo que hoy vimos expresado, también, en las palabras del pastor que reconocía que, desde distintas vertientes religiosas, se podría compartir un palco. Eso que demostramos en cada acción, sabiendo que también hay alguien que piensa distinto: en la política, el juego de mayorías y minorías; en las escuelas; cuando salimos a mirar un partido de fútbol, y siempre debemos respetar a quien piensa distinto. Y siempre debemos respetar incluso a quien mira más lejos, y en el momento parece como alguien equivocado. Esa reflexión, que decía recién al pasar, de cuando se trasladó la Iglesia al monte. Porque todas estas ciudades, no por casualidad, crecieron a la orilla del río, en este caso del Paraná. Lo digo porque el río era lo que los comunicaba, les daba la oportunidad de relacionarse, habían llegado por ese río en muchos casos. Pero había quienes ya veían que la ciudad crecía para otro lado.. Ese valor, entonces, de la tolerancia, de saber compartir, de saber respetar al que piensa distinto; es un valor que no tengo duda alguna que ha sido una constante en estos noventa años", señaló el mandatario.

"Luego rescataba el valor de la honestidad, esa honestidad que significa que cada uno debe tener lo suyo, lo propio, y lo que corresponde. Y no avanzar sobre lo que le corresponde a los demás; esa honestidad que significa que uno es dueño de lo propio y que no tiene que tener nada que ver con lo ajeno; esa honestidad que sin duda alguna es un valor que requiere de cada uno, en cada momento de su vida, y mucho más aún en quienes tienen responsabilidad en construcción de cosas colectivas; como puede ser el Gobernador de una provincia, el Intendente de un pueblo, el Presidente del Club de Abuelos. Que recién, cuando le escuchaba en la inauguración, emocionado decía también que para él uno de los valores más importantes es la honestidad. Esa honestidad entonces, ha sido un valor que se ha mantenido intangible en estos 90 años", agregó.

Closs luego marcó al "trabajo como tercer valor; el trabajo y el esfuerzo que también, con sabiduría decía el Padre recién, que ha cambiado en sus formas. Imagínense si su padre, en el viejo aserradero, iría a imaginar que hoy hay miles y millones de personas en el mundo que trabajan en una computadora sin salir de su casa, en cualquiera de las multinacionales, utilizando la Internet; o que hay alguno que está trabajando allá en alguna estación espacial, viendo cómo evoluciona el cosmos. Ese trabajo, que no tengo duda alguna, caracteriza al pueblo de Puerto Rico. Esfuerzo y perseverancia, el trabajo que buscamos que todos tengan, el trabajo que por ahí hace falta, pero que gracias a Dios en esta Provincia no se le niega a nadie. Que buscamos entre todos a partir del desarrollo de una economía de nuestro hogar; ahora buscando la producción de alimentos, que ustedes también son ejemplo. El desarrollo forestal, el desarrollo turístico, que a mí me apasiona y creo que va a ser uno de los pilares y va a tener una explosión en la economía en los próximos años. Nosotros, desde el Estado, generando obra pública, los servicios, el trabajo que hace cada uno en un aula frente a la educación, un policía defendiendo la seguridad, un juez impartiendo justicia, el trabajo que nos permite llevar a cada uno de los hogares el pan del presente", indicó.

"Por último, decía al cerrar algo que es, sin duda alguna, el punto de partida de cada uno de mis discursos, en que definitiva no es mío porque termino casi tomando las palabras del padre: la paz. La paz que es indispensable en cada familia, en cada pueblo, en cada provincia. Este valor es fundamental, porque si tenemos trabajo y tenemos honestidad, si sabemos compartir y contener, pero no vivimos en paz, todo se altera. Yo soy un convencido de la paz, cada día de la vida avanzo en el sentido de la paz; hago del centro de la política de este Gobierno, con errores, con aciertos, con defectos y virtudes, la paz como el principal de los objetivos. No tengo duda alguna de que, con diferencias y con momentos difíciles, este pueblo siempre ha contribuido a la paz. Yo siempre resalto esto en Misiones, es una interpretación mía; hay otras Provincias donde las cosas se complican y hay más conflictos. El misionero es más tranquilo, yo creo que es justamente por eso, porque tuvo que vivir el alemán al lado del polaco, del ucraniano, del italiano. En el Viejo Continente estaban en guerra, y cómo iban a venir a estar en guerra acá, si acá habían venido a buscar la paz; a Misiones a Puerto Rico; habían venido en la búsqueda certera de esa paz. Esa paz es el valor que debemos, entonces, buscar en cada una de nuestras acciones", remarcó el Gobernador.

Para Closs, "estos cuatro valores son valores que han logrado que ustedes sean lo que son; siempre lo digo en todos los lugares. Anduvimos hoy con José, porque el programa era más intenso, recorriendo. No hay pueblo en la provincia que tenga la cantidad de calles asfaltadas que tienen ustedes; saben ustedes que esta Municipalidad hace asfalto, hace asfalto en distintos municipios de la Provincia; acá está el Intendente de Puerto Piray, por ejemplo. Como Gobernador, le contrato a la Municipalidad para que haga asfalto en otros pueblos. Esos son ejemplos constantes de los que han sabido progresar ustedes. Recién entrego un cheque de 200.000 pesos para una cooperativa; que es medio subsidio, pero no es tan subsidio porque en algún momento un municipio como Wanda tuvo un problema y acá habían avanzado y habían resuelto el tema del agua potable. Yo estuve en la inauguración, y les sobraba una planta potabilizadora, y sin pedirnos un peso dijeron `que vaya esto a Wanda porque necesita´. Y algún día el Gobierno compensará con algo, y asumimos el compromiso, y hoy cumplimos con esto. Por eso les digo que no es tan subsidio, sino que es la retribución a un acto solidario. Al andar por las calles, me decía el Intendente como están en algunos lugares las huellas de las cloacas, que las están haciendo ustedes con su esfuerzo. La solidez que tiene su cooperativa eléctrica; cada una de las cosas que muestran, la solvencia, los valores, el respeto al pasado, el compromiso en el presente y la visión de futuro que tiene este pueblo. Por eso, cada vez que venimos a inaugurar viviendas como hoy, a inaugurar el Club de Abuelos, o como días pasados, que estuvimos inaugurando una Comisaría, cada vez que venimos a cualquier acción de Gobierno en el pueblo de Puerto Rico, lo hacemos convencidos de que pisamos uno de los pueblos con más historia, con mejor presente, pero por sobre todas las cosas, con inmejorable futuro. Porque han sabido forjar esos valores que seguramente han guiado a los pioneros. No tengo dudas, entonces, de que reuniones como ésta, por más que las hagamos bajo la lluvia, que se nos corte la luz, que nos quedemos sin sonido, nos sirven para que sigamos compartiendo, admirando, creyendo y respetando al que piensa distinto; para que sepamos que la honestidad es un valor inclaudicable; para que sepamos que hoy es un día de fiesta, que mañana es domingo, pero que el lunes todos tenemos que ir a trabajar; y por sobre todas las cosas, desde Puerto Rico, tenemos que seguir construyendo este sueño de la paz. Este sueño que me permite a mí culminar cada uno de mis discursos diciendo que es el sueño de todos los misioneros, aquél sueño que tuvieron los pioneros 90 años atrás, cuando vinieron a Puerto Rico, soñando que podían crecer más y crecer en paz", finalizó el Gobernador.

Comentá la nota