Closs dejará una provincia con altos niveles de pobreza

Closs dejará una provincia con altos niveles de pobreza

Balance de referentes sociales y políticos sobre la gestión de Closs. En tres días termina su mandato el gobernador que se mantuvo ocho años en el cargo y que según las voces consultadas, deja una gran deuda social en la provincia.

No combatió la pobreza ni bajó los índices. No transparentó los manejos de los fondos públicos ni apartó a funcionarios señalados por corrupción. 

No mejoró el sistema político electoral ni la independencia o eficiencia de la Justicia. Tampoco solucionó los grandes problemas del agro, como falta de tierra, migración hacia las ciudades y deterioro de las economías regionales. 

Privilegió negocios de sus allegados con la obra pública, el transporte y el turismo. 

Más o menos así resulta el balance que hacen sobre la gestión de ocho años del gobernador Maurice Closs, aquellos que no viven ni dependen del Estado provincial ni políticamente del Frente Renovador.

Seguramente, en los próximos días previos al final de mandato, se oirán voces que elogiarán las decisiones que tomó el saliente mandatario en sus dos períodos, pero lo más probable es que los opinantes sean integrantes del Gobierno o incluso empleados o funcionarios del Estado.

Por lo tanto, para tener una mirada menos dependiente, PRIMERA EDICIÓN consultó a seis referentes políticos y sociales sin vinculación ni dependencia, para tener una mirada y una lectura sin censura. A continuación sus miradas.

Una oportunidad perdida

El diputado opositor Claudio Wipplinger (Trabajo y Progreso) consideró que los ocho años de mandato de Closs fueron “una oportunidad perdida por la enorme cantidad de recursos que llegaron a la provincia en una época de bonanza económica. Si uno mira las obras y los planes del Gobierno y compara con la cantidad de recursos económicos que llegaron a la provincia, nos damos cuenta que se hizo lo mínimo”.

Recalcó que “falta ajustar la deuda pendiente con los jubilados, el blanqueo salarial a los trabajadores estatales, la precarización de los monotributistas, el problema de las villas miserias. En lugar de abocarse a esto vimos un gobierno muy marcado por darse lujos y priorizar gustos personales con altísima inversión del Estado, como el helicóptero, como la réplica de las cataratas, el faro que se pretendió hacer en Iguazú, y los negocios turísticos para beneficiar a su familia”.

“En lo institucional vimos una permanente falta de recursos económicos para agilizar la justicia, un retraso permanente en la designación de jueces para agilizar el funcionamiento de la justicia lo cual era potestad del gobernador. Falta total de interés político de implementar casi 50 leyes que se aprobaron por la Legislatura y no tuvieron la reglamentación que le corresponde dar al Ejecutivo”, enfatizó Wipplinger.

El legislador también mencionó signos de “corrupción, falta de transparencia, desmanejo en los dineros públicos” y consideró a esto como “uno de los peores problemas de este gobierno, porque hubo sectores cercanos al gobierno que se enriquecieron tremendamente con recursos del Estado. Lamentablemente siguió vigente todos estos años la ley de lemas, con lo cual se aprovechan las estructuras del Estado y los recursos para captar votos y seguir en el poder”.

Desde el punto de vista político, señaló que Closs termina su mandato y “se va del poder echando culpas al próximo gobierno de las situaciones que deja su propio gobierno (en referencia a la suba de precios y el déficit del Estado), se observa claramente que los números no cierran, que la inflación empobrece a la gente y que no tuvieron un plan para solucionar estos problemas”.

Y por último dijo Wipplinger que “está claro que no tiene ideología, sino que usa la que más le conviene de acuerdo al momento, cuando le conviene se acuerda que viene del radicalismo, en otro momento es renovador y misionerista y ahora resulta que le conviene ser peronista y habla de unir al peronismo, queda claro que se ubica en la posición donde creen que electoralmente le puede atraer más votos, no hay convicción, solo conveniencia”, finalizó.

Ajuste a la clase trabajadora

Jorge “Koki” Duarte, secretario general de la CTA de Misiones, expresó al respecto de la gestión de Closs que “desde punto de vista laboral fue un gobierno negativo, porque solo una cuarta parte de la fuerza laboral de la provincia está en blanco y registrado, el resto precarizado, con contratos basura, sin relación de dependencia, sin ninguna garantía de obra social, sin derecho básico laboral”.

“En estos ocho años de gobierno, para nosotros, vimos que se privilegio a la dirigencia política y a un sector de la sociedad a expensas de la pobreza de muchos misioneros. Creo que esa es nuestra visión desde los trabajadores ante la gestión. Y vemos que ahora salen a decir cosas en los medios, incluso con tono acusatorio contra el ciudadano misionero por su voto, cuando en ocho años no han podido manejar las variables económicas y justaron a la clase trabajadora”, agregó el dirigente gremial.

“Hoy que tenga ese discurso lo hace de la boca para afuera y desde ballotage para acá, porque nosotros durante todo este tiempo estuvimos luchando por la clase trabajadora, por el salario del trabajador y nunca lo escuchamos preocupado al gobernador”, enfatizó Duarte.

Respecto a la relación del gobernador con los gremios estatales en sus dos períodos, recordó que “fue una relación institucional deplorable, solo se juntó con sindicalistas amigos, las veces que pudimos reunirnos fue por presión de trabajadores con protesta, le hemos puntualizado los reclamos de la clase trabajadora pero jamas ha resuelto nada en una mesa de negociación con nosotros, siempre a espaldas”.

“Como empleados públicos pagamos las consecuencias de esa gestión gubernamental donde miles de trabajadores son precarizados, no pueden negociar colectivamente sus derechos, no tienen obra social, esa es la deuda que le deja este gobernador a (Hugo) Passalacqua, ojala que el próximo gobernador se aboque a estos temas que para nosotros son cruciales. Apenas asuma Passalacqua vamos a plantear una audiencia urgente para empezar a tratar estos temas”, finalizó Jorge “Koki” Duarte, secretario general de la CTA.

"Terminó mostrando la hilacha"

Alfredo Schiavoni, diputado provincial del PRO, sostuvo que “vemos un gobernador que deja el gobierno pichado, cuestionando lo que votó la gente y diciéndose 'jódanse si suben los precios'. Una lástima y un final triste para alguien de la democracia porque deja ver lo que él piensa, que cuando la gente le vota, sabe, pero cuando no le vota, se equivocan. Creo que terminó mostrando la hilacha”.

Por otra parte, remarcó que “nunca hubo un plan de gobierno, nunca se generó un proyecto de provincia que atienda a generar una matriz productiva que incluya a la población económicamente activa, Misiones siguió expulsando gente desde el ámbito rural hacia las grandes ciudades y hacia otras provincias. No apuntaron las herramientas del Estado a consolidar un modelo productivo inclusivo, ese fue el gran error. Si bien identificaron al turismo como actividad económica para promover, solamente lo circunscribieron a Iguazú y no al resto de la provincia”.

Schiavoni también consideró que “la infraestructura de este gobierno no apunta a afincar a los misioneros en los lugares de producción ni en las chacras, al contrario, con Itaembé Guazú y Rincón Itaembé queda demostrado que no hay una política para revertir la migración interna, generan condiciones para que la gente siga abandonando la producción. El agro no tiene apoyo, desde que soy joven escucho hablar de la reconversión tabacalera pero ningún tabacalero cambia de actividad”.

“Se tomaron decisiones equivocadas, como el Puerto de Posadas, cuando era mejor potenciar el de Santa Ana y armar un corredor por la ruta 4 hacia San Javier, donde se tiene que construir un puente para unir con Puerto Xavier, vinculando el tránsito de mercaderías del río Uruguay al río Paraná, ni hablar de los millones que se destinaron a cuestiones superfluas como al cruz de San Ana que solo genera ocho puestos de empleo directos y como el faro de Iguazú, que no se construyó por la presión de la sociedad, sino seguro que lo construían”, enfatizó el diputado del PRO. 

En el plano institucional “no acondicionó la provincia al siglo XXI, no hizo nada con la ley de lemas, no corrigió la dependencia de la justicia al poder político, mucho menos la transparencia en el manejo de las cuentas públicas, en este aspecto fue pésima la gestión de Closs. La corrupción estuvo a la orden del día y nunca se investigó ni sancionó a nadie”, dijo el diputado. 

“En definitiva, no hemos visto en todos estos años un proyecto de provincia, no hubo metas para la pobreza, para el empleo, no hubo metas para el sector productivo, la yerba, el té, la forestación no tienen un plan hacia donde apuntar. Solamente un capitalismo de amigos que benefició a los allegados y se dedicó a perseguir y presionar con la política fiscal a los otros”, agregó. 

Por último señaló que “tampoco hubo política para mejorar la seguridad, siguen con el cuento de la escuela de Policía pero son los mismos viejos policías los que forman a los nuevos con todas las mañas, no se hizo nada con el crecimiento de la droga. Por otra parte, el manejo de los medios estatales y la propaganda es obscena, la millonaria cartelera en las campañas políticas, el negocio de la empresa Marandú que es puro gasto y cero de resultados, en fín, esperaba otro tipo de gestión de alguien que viene del sector empresarial”, finalizó Schiavoni.

Balance muy negativo

El diputado provincial y excandidato a gobernador Héctor “Cacho” Bárbaro, del Partido Agrario y Social (Pays), sostuvo que el balance de los ocho años de gobierno de Maurice Closs “es muy negativo”.

Señaló que en el sector agrario “hubo solamente parches y ningún tipo de soluciones concretas”. En ese sentido, detalló: “No se solucionó el problema de la cuenca cañera, bajó la producción de azúcar y no hubo una política de apoyo al productor. Lo mismo ocurrió con el tabaco: no se hizo nada para evitar la concentración en el sector; los fondos del FET no se tradujeron en beneficios concretos para la realidad del colono; y el gobierno siguió acompañando a sectores nefastos como APTM. En el sector yerbatero tampoco se evitó la concentración de las plantaciones y los molinos”.

Bárbaro observó que en estos ocho años se vio un crecimiento exponencial de los hechos de corrupción en la gestión pública. “Es vergonzoso ver como los funcionarios se enriquecieron a costa del robo descarado al pueblo misionero. Hubo gastos excesivos en megaobras y se impulsaron proyectos millonarios realmente ridículos, como el faro de Iguazú, el santuario de Puerto Piray”, enumeró.

El diputado del Pays consideró que en el tema tierras no llegaron las soluciones a los problemas históricos: “Hasta ahora no hubo una política de tierras fuerte para solucionar este problema, que es uno de los más graves que tiene Misiones. Y no solo eso, sino que además se registraron gravísimos hechos de desalojos mediante operativos policiales muy violentos”.

La generación de trabajo genuino es otra de las deudas pendientes que deja el gobierno de Closs, según el dirigente agrario. Indicó que en los últimos ocho años, salvo la planta de Nike en Eldorado, no se radicaron nuevas industrias en Misiones. 

Asimismo, Bárbaro cuestionó la “excesiva carga impositiva y trabas burocráticas” para los pequeños y medianos empresarios de Misiones. Sobre la educación manifestó que la conflictividad docente estuvo muy activa “por el ninguneo a los reclamos docentes”. Y en materia de salud pública advirtió que “hubo una falta de inversión, los hospitales públicos del interior de Misiones están en una situación deplorable”.

Temas sin resolver

El diputado nacional Luis Pastori (UCR) también opinó al respecto de la gestión de Closs sobre la cual dijo que “deja varios temas de importancia sin resolver, entre los cuales destacamos: un sistema tributario provincial lleno de trabas y complejidades con una multiplicidad de regímenes de retención y de percepción que agregan un alto costo financiero al contribuyente, todo ello agravado con la insólita creación de “aduanas internas” que han generado más inconvenientes al comercio provincial, aumentando los costos que se trasladan a los precios para el consumidor”.

También mencionó “una presión fiscal que estuvo siempre entre las más altas del país, en particular en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, generando desaliento y expulsando inversiones hacia otras provincias, y la continuidad de la emergencia económica que ya lleva 26 años de vigencia, y que le permite no pagar los juicios perdidos por la Provincia con sentencia en firme, como por ejemplo el pago de los bonos Junior y Senior emitidos en diciembre de 1999, y la constante prórroga de pago de los bonos Cemis vencidos, sin ninguna propuesta de solución”.

Otro aspecto irresuelto que destaca Pastori es “la deuda del IPS con los jubilados docentes y retirados de la Policía, donde ni siquiera ha blanqueado dicha situación, generando incertidumbres en sectores con alta sensibilidad social” así como también “la falta de defensa de los fondos coparticipables y la situación fiscal de la provincia en su relación con la Nación, actuando siempre en subordinación al poder central ejercido por el kirchnerismo”.

El diputado nacional criticó asimismo “la falta de gestión de recursos ante la Nación, provocando que Misiones sea la provincia con la más baja asignación per cápita del gasto del Presupuesto Nacional durante sus ochos años de mandato, a pesar de la supuesta amistad con el gobierno kirchnerista” y la grave “confusión durante todo su mandato del Estado con el partido de gobierno, apropiándose de los medios públicos como canal 12 y Radio Provincia para beneficio del oficialismo, y de los actos oficiales que fueron transformados en actos partidarios”.

Por último mencionó que Closs mantuvo “la nefasta y tramposa Ley de Lemas como régimen electoral municipal, situación que le permitió ganar elecciones, pero a costa de generar múltiples inconvenientes en la gobernabilidad de varios municipios permanentemente conflictivos”.

No ha cambiado la pobreza

El referente de la Corriente Clasista y Combativa, Felipe Mazacote, expresó al respecto que “durante los ocho años de este gobierno no ha cambiado mucho en lo social, la gente que vivía en la villa sigue viviendo en la villa, la precariedad y falta de trabajo sigue igual, en el caso de que conseguimos alguna changa no pasa de 2.500 pesos por mes”.

Pero además “las perspectivas se están perdiendo, mucha gente ha perdido la noción de la perspectiva de una familia, de un crecimiento humano, tener hijos, una vivienda propia, un coche, no existe en muchos misioneros porque es una pobreza material pero también espiritual”, reflexiono el dirigente de los desocupados.

“Eso sí, cuando hay alguna protesta no faltó la represión, juicios, persecución, hemos recibido 50 personas con telegrama de juicio, nuestra organización en ocho años fuimos presos y recibimos 'laceada' un montón de veces”, agregó.

Comentó también que “hay mucha desnutrición en lo social, la gente vive mal, con precariedad. Este gobierno nunca fomentó el trabajo donde la gente gane bien, por ejemplo un sueldo de 10 mil pesos, eso nunca existió en el gobierno. Nosotros, a fuerza de lucha y garrotazos, hemos conseguido alguna changa pero nada importante”, expuso Mazacote.

“A los jóvenes por portación de cara le llevan preso y la droga reina en los barrios humildes, esto es lo que tenemos ahora, no se trabaja en prevención. En general, no quiero ser tan negativo, pero cuando vamos a pedir soluciones en Casa de Gobierno rara vez nos reciben, nos mienten, pero no nos entregamos, vamos a seguir peleando para dignificar a familias”, enfatizó.

Por último dijo que “ahora que viene un cambio de gobierno, lo más probable es que sigan con la misma línea pero esperamos que se corrijan algunas cosas, principalmente en lo social, mejorar los sueldos y el empleo de la gente, solucionar el tema de las villas y la pobreza”, finalizó.

Coment� la nota