Cloacas y basureros clandestinos, "la gripe porcina de Comodoro"

A pocos días de haberse recordado el Día Mundial del Medio Ambiental, hace falta profundizar medidas concretas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en esa materia, porque si bien se adoptan acciones para erradicar los basurales clandestinos, por ejemplo, no se aplica la reglamentación contra quienes los generan.
La gran deuda son las plantas de tratamiento de residuos sólidos y líquidos cloacales, necesarias para evitar el colapso que hoy tiene el sistema cloacal de la ciudad y a su vez para erradicar en el tiempo los desechos que se tiran al mar.

Hay una luz de esperanza para los ciudadanos de la zona norte, pues pronto saldrá la licitación pública para la construcción de la colectora cloacal que beneficiará a miles de familias de esa cada vez más populosa zona de la ciudad.

Muchos reclamos en la zona sur

Desde la zona sur se espera el mismo tratamiento y en forma urgente; son asiduos los reclamos de vecinos que se quejan por el colapso cloacal en distintos barrios y por la total impunidad con que gente inconciente crea basurales clandestinos; es que así como hay personas comprometidas, también están de las otras que toman acciones irresponsables.

Son muchas las denuncias y el reclamo de los vecinos que piden la presencia del diario para graficar los problemas, como en el caso de la intersección de la calle Patagonia y Misiones donde una empresa no solo tira tierra sino escombros, dijo el vecino José García.

Otra denuncia por problemas cloacales es sobre la avenida Congreso y Juan Manuel de Rosas donde desde el jueves pasado una tapa se encuentra abierta y si bien está señalizado el sector, el olor nauseabundo es impresionante, según comentaba el vecino Mariano González.

Asimismo, en una firma comercial que se dedica a la venta de materiales de construcción y electricidad, sobre avenida Kennedy al 3.000, sufre también las consecuencias del desborde de las cloacas que perjudica a su negocio, asegura el comerciante.

En resumen, se tratan de pequeñas deficiencias que cada vez se hacen más reiterativas como también son más firmes los reclamos de los vecinos, mientras se sigue esperando las soluciones de fondo.

Comentá la nota