Cloacas de Alvear: Pepa lloró e involucró de lleno a "Tuti" Rodríguez

El ex jefe comunal de Intendente Alvear, Oscar Pepa, declaró hoy en la primera jornada del juicio oral y público por el millonario fraude de las cloacas. En una hora de relato, lloró e involucró de lleno al ex subsecretario de Obras Públicas de la provincia, Raúl "Tuti" Rodríguez: dijo que, en vez de una licitación pública, hizo un concurso de precios por sugerencia de Rodríguez.
La obra fue presupuestada en 18 millones, aunque costaba 6 millones. Por esos montos, debió llamarse a una licitación.

"El subsecretario Rodríguez fue el que me ofreció la obra", expresó Pepa. "Me dijo: ‘Invitá a algunas empresas importantes a participar de esta obra'. A mi me sonó raro, pero yo no sabía... Y él me sugirió a la consultora de Oppezzo para diseñar el proyecto", dijo. Después, Carlos Oppezzo fue el que también fiscalizó la obra. Juez y parte.

Finalmente, a partir de las 9.20 horas de hoy y luego de interminables dilaciones, el ex intendente de la localidad se sentó en el banquillo de los acusados en la sala de la Cámara en lo Criminal de General Pico por el Caso de las Cloacas. Además, se encuentran acusados su secretario Omar Ghisio y los representantes de las empresas Ilka y Cosnor, Andrea Bensi y Jorge Rodríguez.

Luego de escucharse los requerimientos de la Fiscalía, el doctor Francisco Marull -abogado defensor de Pepa- solicitó la nulidad de la causa y la prescripción de alguna de las acusaciones contra su patrocinado. Lo mismo pidió la defensa de Ghisio, representada en este caso por el doctor Armando Rodríguez y Filgueira Huergo. Luego de un cuarto intermedio dispuesto por los camaristas Alfredo Alonso, Florentino Rubio y Fabricio Losi, se prosiguió con el debate. Definirán la solicitud de la nulidad antes de la sentencia.

La obra fue licitada por 18 millones de pesos, cuando debería haber costado 6 millones.

Los cuatro están acusados de "fraude en perjuicio de la administración pública" por una maniobra que perjudicó al erario público y a los vecinos en una suma estimada en más de 12 millones de pesos-dólares de la época, valor del sobreprecio que, según calculó la Sindicatura General de la Nación (Sigen), fue del 158 por ciento del valor real de la obra.

Los concejales, fuera

En tanto, los ex concejales alvearenses cuestionados Juan Alazia, Héctor Ruiz, Jorge D'Amico, Alicia Navazzoti, Delia Schroder, Rubén Beltrán, Simón Berclaz y Lidia Iglesias quedaron libres de culpa y cargo, luego de que prescribiera la causa en su contra.

La Cámara en lo Criminal de Pico hizo lugar a un pedido del abogado defensor, Miguel Palazzani, quien argumentó que la última actuación de jueces o fiscales en la causa había sido el 29 de junio de 2006 por lo que los plazos de la prescripción, previstos en dos años, fueron cumplidos.

Lloró

Pepa declaró por espacio de una hora y 10 minutos. Hizo un recorrido por su trayectoria como dirigente. Siendo muy joven fue presidente del club de sus amores, Ferro de Alvear, y luego ganó tres elecciones que le permitieron ser intendente en todas esas oportunidades. Incluso, marcó que siempre fue subiendo en la cantidad de votos obtenidos.

Luego respondió a varios interrogantes del fiscal Carlos Salinas, habló de su familia, lagrimeó e hizo llorar a algunos familiares que lo acompañaban.

Expresó que a Alvear entraron 10 millones para esa obra y que los otros 8 millones nunca llegaron y que por eso la obra nunca pudo terminarse. "Quise regalarle una gran obra a mi pueblo", dijo.

La recomendación

Pepa dijo que Rodríguez le recomendó hacer la obra. Recordó también que en un viaje que hizo a Buenos Aires se reunió con el secretario de Relaciones con las Provincias del gobierno de Carlos Menem: ua persona a la que identificó como "el licenciado Mecca", quien tras varias comunicaciones terminó confirmándole que el proyecto era posible y que podía avanzar en su concreción.

"Después de que hablamos con la Provincia, que no lo podía hacer, vinimos al concejo deliberante y le explicamos que queríamos hacer la obra y que nos habían aconsejado hacerlo invitando a empresas a costo riesgo; el concejo deliberante nos autorizó por ordenanza donde dice que declara de interés municipal, imponiendo el estudio proyecto y presupuesto de la planta cloacal" y autorizó al ejecutivo a convocar "en la forma que se considere adecuado, a empresas interesadas a realizar a su costo riesgo, el proyecto de obra".

Pepa explicó a los jueces que ya con tres proyectos ofrecidos, regresó a la Subsecretaría de Obras Públicas a cargo de Rodríguez. "Quería que nos pusiera gente que estudiara los tres proyectos y nos dijera cuál era el mejor", dijo.

Recordó que Rodríguez le dijo que con la tarea del Acueducto del Río Colorado -entonces en plena ejecución-, no tenía gente de la secretaría. "Pero nos aconsejó que en Santa Rosa estaba una de las mejores consultoras del país, que no tuviéramos dudas y fuéramos a ver a la consultora de Opezzo y Reale", dijo.

"Rodríguez llamó a Opezzo para que nos atienda, lo vimos y nos dijo que sí", sostuvo. "Volvimos a Alvear y cuando llegamos al concejo lo comunicamos por nota. Nos autorizaron y les dijimos que cuando tuviéramos la respuesta de Opezzo le íbamos a pedir que explicara en el concejo los detalles de la obra", precisó Pepa.

Comparaciones con Trenel

El ex intendente dijo también que tomó como parámetro la obra de cloacas de Trenel y que sabía de acuerdo a la relación de habitantes, que si en Trenel el monto era de 12 o 13 millones, para Alvear iba a ser un poco más caro.

"Nosotros no hicimos nada que desconociera el concejo", ratificó en un pasaje de sus dichos Pepa.

Aseguró, además, que Opezzo les dijo que el proyecto elegido era "una obra de una tecnología de última generación" en Sudamérica. "Yo viajé a ver una obra similar, la de Aluminé, una obra donde el agua de las cloacas se volcaba luego al lago, donde se pescan truchas. Era un agua que estas plantas expulsaban luego de su tratamiento para consumo animal y de riego. Es más, colocándole una tecnología en el final del ciclo, se podía convertir en agua potable", sostuvo.

Envíos de fondos

El ex intendente dijo que cuando desde la consultora les dijeron que era viable el proyecto, preguntaron en Nación si podían enviar fondos. "Nos dijeron que sí, que teníamos que presentar la nota del gobierno de la provincia para que el gobierno nacional transfiriera fondos a la provincia para pasarlos al municipio, porque si no, no había forma de mandarlos", sostuvo.

Pepa aclaró también que desde la Nación les aclararon que el dinero iba a venir a La Pampa mientras estuviera esa gestión. "En el llamado a licitación ya habíamos puesto que la obra quedaba supeditada a los ATN que llegaran de la Nación", dijo. "Como no teníamos personal técnico para controlar, pedimos al concejo que nos autorizara a contratar a Opezzo, que era quien nos había hecho el estudio del proyecto, para que fuera nuestro resguardo, porque una obra de tanta envergadura, de tanto costo, debía tener los controles necesarios", sostuvo. "El concejo deliberante nos autorizó por ordenanza", puntualizó Pepa.

"Cómo se iba a pagar? Contra certificación, como todas las obras. Entonces cada empresa de la UTE tenía una inspección y lo enviaban al municipio para cobrar, pero tenía que coincidir con la inspección que había hecho la consultora", sostuvo. "Pero para tener más seguridad, habíamos contratado otra inspección, que inspeccionaba la obra y nos pasaba los certificados al municipio, así que tenían que coincidir los tres".

Comentá la nota