Las clínicas piden cobrar más y harían subir la medicina privada.

El reclamo ya provocó el pago de adicionales por parte de los afiliados a las prepagas.
Las clínicas y los prestadores privados de servicios de salud insisten en reclamar mayores incrementos -de entre un 10 y un 12%- de los aranceles que están a cargo de las prepagas. Según los referentes del sector, tras los ajustes que se aplicaron este año queda una brecha entre los costos y sus ingresos, que ya provocó que en algunos casos se les estén cobrando copagos -montos adicionales por consulta o práctica médica- a los pacientes afiliados a planes de salud que no prevén esos cargos.

La situación podría derivar en que se efectivicen en los primeros meses de 2010 aumentos en las cuotas que pagan los afiliados a la medicina privada. Sólo en el caso de los planes familiares de las prepagas líderes del mercado -porque en muchos casos en rigor sí se concretaron incrementos de precios este año- los ajustes que se habían anunciado para las cuotas de agosto y de este mes quedaron suspendidos por presiones del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

A mediados de año, cuando se firmó el acuerdo salarial para los trabajadores de la sanidad, las clínicas comenzaron a reclamar una suba del 19% en sus aranceles. Según dijo a LA NACION Jorge Cherro, presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra), en octubre se recibió por parte de las prepagas un alza del 4% y en el mes actual, otra del 5 por ciento.

Pocos días atrás, agregó el directivo, se llegó a un acuerdo verbal para completar el 19% durante el primer trimestre de 2010. Los prestadores dicen que con ese nivel de suba compensarían también otros incrementos de costos que se produjeron en el sistema.

Las autoridades de Cimara -la cámara empresarial que reúne a Swiss Medical, Galeno, Omint, Medicus y Mapfre, entre otras- explicaron que cada empresa optó por diferentes alternativas respecto de qué hacer con sus cuotas, sin tomar una estrategia única como sí había ocurrido en otras oportunidades.

* Foro: ¿Cuánto gasta para vivir hoy?

En Swiss Medical se les dio a los afiliados, este mes, la posibilidad de elegir entre pagar un aumento del 7% o no aceptar ningún alza, pero, a cambio, abonar copagos para la atención en algunos centros prestacionales. Esto excluye los lugares de atención que son propios de la prepaga, según afirmó el presidente de la compañía, Claudio Belocopitt. "Los planes con copagos siguen siendo minoritarios, pero a la larga van a ser la opción más eficiente tanto para la gente como para las empresas", aventuró el directivo.

Copagos poco atractivos

Tres años atrás, luego de que las prepagas anunciaron a sus afiliados un alza del 22% en las cuotas, por orden del Gobierno se instrumentaron planes de salud que preveían copagos. Quienes aceptaban cambiarse a ese tipo de contratos no eran alcanzados por el incremento. Sin embargo, muy pocos afiliados aceptaron modificar las condiciones del servicio que ya tenían (pese a que en aquel entonces el Indec decidió que para elaborar el índice de inflación tomaría en cuenta los poco usados planes sin aumentos).

Según afirmó Cherro, las instituciones prestadoras que en los últimos meses tomaron la decisión de cobrar un plus para atender a los pacientes lo seguirán haciendo mientras no resuelvan el tema de sus ingresos, aunque sostuvo que eso queda a criterio de cada clínica.

El directivo de Adecra puntualizó también que este año se resolvió de mejor manera el tema arancelario con las obras sociales y con el PAMI, los otros financiadores del sistema de salud. La institución que da servicios a jubilados aplicó una mejora del 17%, en tanto que las obras sociales sindicales otorgaron entre un 15 y un 20 por ciento. En ambos casos, los recursos crecieron durante este año en porcentajes cercanos a los mencionados, por los ajustes salariales conseguidos en la negociación de convenios colectivos.

Incluso las llamadas sumas no remunerativas aportan mayores recursos a las entidades porque si bien no se consideran para el sistema de jubilaciones, sí cuentan generalmente para el de salud.

Comentá la nota