En un clima tenso, los médicos y el PE vuelven a dialogar

Autoconvocados de la sanidad y funcionarios volverán a verse las caras hoy, en otra audiencia conciliadora convocada por el arzobispo Luis Villalba.
Funcionarios del Gobierno provincial y representantes de los médicos y empleados autoconocados de la sanidad volverán a verse las caras esta tarde, a partir de las 16.00, cuando se reunirán en la sede del Arzobispado, por cuarta vez, en el marco de la mediación encarada por monseñor Luis Villalba.

Por el Ejecutivo, acudirán los ministros de Salud, Pablo Yedlin, de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Economía, Jorge Jiménez, en tanto que los trabajadores de la salud estarán representados por Estela Di Cola (Niños), Jorge Ramacciotti (Padilla), Adriana Bueno (Concepción) y Francisca Cruz (Avellaneda), entre otros.

La audiencia de hoy se producirá en medio de un clima tenso, que hace presagiar la continuidad del conflicto, que lleva más de tres meses y mantiene paralizada la atención de los consultorios externos y cirugías programadas en todos los hospitales públicos.

Descuentos y tensión

Ayer, en la antesala del encuentro, las boletas de haberes de los médicos, enfermeros, auxiliares y demás trabajadores de la salud llegaron con importantes descuentos, por tercer mes consecutivo.

La medida, dispuesta por el Poder Ejecutivo, en represalia por los días no trabajados, a raíz de los paros y quites de colaboración, enardeció los ánimos de los autoconvocados, cuya predisposición para alcanzar un acuerdo hoy con las autoridades mermó considerablemente.

La situación de mayor tensión tuvo lugar en el hospital Avellaneda, donde se produjeron algunos incidentes, que derivaron en la toma pacífica del edificio durante varias horas, entre las 9.00 y las 15.00, cuando resolvieron un impasse hasta hoy a las 8.00, cuando realizarán una asamblea para definir los pasos a seguir.

Uno de los trabajadores perjudicados con la reducción de haberes y que este mes cobrará solamente 500 pesos (cuando su sueldo normal es de 1.100 pesos), en medio de un ataque de nervios, descargó su enojo destruyendo una puerta de vidrio e increpando duramente al director de ese centro sanitario, José Rogero. Como consecuencia del episodio, el empleado, un administrativo de categoría "D" (la más baja de la sanidad), fue denunciado penalmente por las autoridades.

Por su parte, los profesionales del Avellaneda, con el apoyo de los delegados de los demás hospitales, solicitaron formalmente la renuncia de Rogero, y el resto del personal jerárquico, a quienes consideraron como "responsables políticos" de los descuentos.

Al cierre de esta edición, Rogero y el resto de las autoridades de ese centro sanitario todavía seguían firmes en sus cargos.

Braulio Fanlo, delegado de ese hospital, confirmó a EL SIGLO que los descuentos alcanzaron entre un 50 y un 60 por ciento, en el caso de delegados y otros voceros del sector "rebelde" de la sanidad.

"Estas son confiscaciones ilegales, sin ningún tipo de criterio legal o administrativo por parte del Gobierno, que sigue echando nafta al fuego, cuando en realidad es el que tendría que bregar por el diálogo para resolver este conflicto", consideró Fanlo, uno de los "damnificados" por la medida oficial.

Además, admitió que la decisión del PE de seguir descontando los sueldos por las jornadas de protesta "es una provocación, porque las esperanzas que teníamos de llega a un acuerdo en la mesa de diálogo convocada por la Iglesia terminan desapareciendo", sentenció.

Expectativas en baja

Por su parte, la delegada del hospital de Niños, Estela Di Cola, coincidió en que "las expectativas de llegar a un acuerdo con el Gobierno en el corto plazo se terminaron cuando llegaron las boletas con los descuentos. Lamentamos esta maniobra del PE, que cada vez que está por concretarse una reunión sale a provocar para generar incertidumbre y desgastarnos; pero no vamos a caer en el juego y vamos a ir a la reunión con el Arzobispo para ver qué respuesta tiene el Gobierno", expresó. La pediatra aclaró que en la audiencia insistirán con el reclamo de "un aumento salarial que sea razonable para destrabar conflicto, que se cumpla la carrera sanitaria y que se termine con la precarización laboral".

En las últimas semanas, los autoconvocados sostuvieron el reclamo de un inmediato aumento de 100 pesos en la base de cálculo de 250, más otra suba de 150 pesos en el mismo ítem, de manera escalonada. En cambio, el Gobierno defiende el ofrecimiento de 25 pesos de aumento en la base de cálculo, además del pago de 200 pesos por Responsabilidad Médica.

"¿Por qué se enojan?", preguntó Alperovich a los autoconvocados

Mientras los médicos despotricaban ayer a la mañana contra el Ejecutivo por los descuentos de haberes efectuados por tercer mes consecutivo, el gobernador José Alperovich, en declaraciones a la prensa, justificaba la medida.

"¿Por qué se enojan? Debería enojarse el que trabaja y no cobra, pero no puede ser que el que no trabaje, cobre", disparó el titular del Poder Ejecutivo.

Además, el Gobernador pidió "un límite" a las medidas de fuerza de la sanidad, en alusión a los incidentes producidos en el hospital Avellaneda. "Estamos en Democracia, todos tienen derecho a protestar. Lo que pasa, es que hay que tener un límite", sentenció.

Alperovich aseguró que "este Gobierno cree en la Democracia, cree en el disenso, hay que ayudar informando bien a la sociedad, dando un clima de tranquilidad porque seguimos invirtiendo bien en Salud", enfatizó.

En este sentido, trató de poner un paño frío a la tensa situación reiterando que "gracias a los médicos la salud ha cambiado en Tucumán, bajaron los índices de mortalidad infantil, ha bajado la mortalidad materna, hemos dado servicios, es una revolución que hemos hecho de la mano de los médicos y los enfermeros", argumentó.

Por su parte, el ministro de Salud, Pablo Yedlin, solititó a los autoconvocados "mantener la calma", de cara a la reunión prevista para esta tarde en el Arzobispado.

Respecto a la quita de haberes por "inasistencia" y "falta de atención" realizada en contra de los huelguistas, el funcionario aseguró "los descuentos son estrictamente de los días no trabajados. Si hubo algún error, ya lo hemos devuelto (al dinero) o estamos en condiciones de devolverlo, si pueden demostrarlo", acotó.

Comentá la nota